Es noticia
5 razones por las que 'Maniac' es tu serie este fin de semana (por marciana que parezca)
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por
Aloña Fernández Larrechi

5 razones por las que 'Maniac' es tu serie este fin de semana (por marciana que parezca)

Netflix ha estrenado este viernes una de sus series del año, con Emma Stone y Jonah Hill a las órdenes de Cary Fukunaga

Foto: Jonha Hill y Emma Stone en una imagen de 'Maniac'. (Netflix)
Jonha Hill y Emma Stone en una imagen de 'Maniac'. (Netflix)

Dos años y medio después de poner la miel en los labios a miles de espectadores en todo el mundo, ‘Maniac’ ha llegado a Netflix. La producción dirigida por Cary Fukunaga (‘True Detective’) y protagonizada por Emma Stone (‘La la land’) y Jonah Hil (‘El lobo de Wall Street’) está compuesta por diez episodios de 45 minutos de duración. Una extensión asequible para un fin de semana. Pero el metraje de la serie no es la única razón por la que caer en los brazos de uno de los estrenos más esperados del año en la plataforma.

Según su sinopsis, ‘Maniac’ está ambientada en un mundo similar al nuestro, y cuenta la historia de Annie Landsberg (Stone) y Owen Milgrim (Hill), dos extraños que coinciden en una terapia farmacéutica, cada uno por su propios motivos. Annie vive traumatizada por las relaciones con su madre y su hermana. Owen lleva cinco años luchando contra un diagnóstico de esquizofrenia. La promesa de encontrar un nuevo rumbo para sus tristes existencias les lleva a participar en el ensayo clínico. Una decisión radical que cambiará sus vidas de la forma más inesperada.

Foto: 'Juego de tronos' encara su temporada final. (HBO)

Si queremos aproximarnos un poco más a la historia escrita por Patrick Somerville, el tráiler (abajo) puede ayudarnos. O no. “Esta mierda es magia cerebral de realidades múltiples” dice el personaje de Stone durante una rápida sucesión de imágenes que incluyen un koala morado, elfos, máquinas que gesticulan y diversas épocas históricas. Además de tiros, gritos, sustos y alguna lágrima. Ok, Netflix.

Tal vez toda esta información más que ayudarles, les ha confundido. Qué le vamos a hacer si una de las producciones más esperadas del año en el panorama seriéfilo, es también una de las más marcianas. Pero que esto no sirva de excusa para no acercarse a esta genialidad de la que, para bien o para mal, se hablará durante mucho tiempo. Tras los dos primeros episodios, he encontrado cinco razones por las que probar esta pequeña locura.

placeholder Emma Stone en una imagen de 'Maniac'. (Netflix)
Emma Stone en una imagen de 'Maniac'. (Netflix)

Primera razón: Emma Stone

Hace cuatro años era la novia de Spiderman de turno, tras encadenar trabajos notables en películas como ‘Easy’, ‘Crazy, Stupid, Love’ y ‘Criadas y señoras’. En 2016 protagonizó ‘La, la, land’, la película más comentada y parodiada de los últimos tiempos. Ahora Stone protagoniza su primera producción televisiva, con uno de los directores más cotizados del medio. Y como nos tiene acostumbrados, lo borda.

La actriz se pone en la piel de Annie Landsberg, una joven deprimida y drogadicta que cada día tiene que afrontar una lucha muy personal. Ocultar el dolor que le ha causado su relación con su madre y su hermana. El trauma que paraliza su vida, y le lleva afrontar los riesgos del experimento de la empresa farmacéutica Neberdine. “No estoy jodidamente loca, Patricia. Solo estoy pensando en los objetivos” explica a cualquiera que se atreva a cuestionar sus motivos.

Stone afronta con realismo y determinación los desafíos que le plantea un personaje tan camaleónico como Annie, un trabajo sorprendente que la propia actriz definió como “algo muy divertido”. Y lo mismo se codea con las altas esferas políticas, que habla con normalidad con su padre, un hombre que vive en un dispositivo destinado a proteger a los usuarios del mundo exterior. La categoría de miniserie de los próximos galardones de rigor puede tener a Emma Stone y Amy Adams entre sus nominadas a mejor actriz, y es para celebrarlo.

placeholder Justin Theroux y Jonah Hill en sendas imágenes de 'Maniac'. (Netflix)
Justin Theroux y Jonah Hill en sendas imágenes de 'Maniac'. (Netflix)

Segunda Razón: Owen y el Dr. Mantleray

El primer episodio de ‘Maniac’ arranca con Annie tratando de comprar tabaco, pero Owen Milgrim es el personaje que ocupa buena parte de la historia. El rol interpretado por Hill llega al espectador mientras ensaya su declaración en el juicio a su hermano. Entonces descubrimos que, 5 años atrás, sufrió un brote psicótico por el que le internaron. Y poco a poco llegan los terremotos, las palomitas en medio de la calle y el patrón. Pero no el de Pablo Escobar, sino el que rige nuestros destinos. Ya lo entenderán.

Más llamativo que el papel de Hill, resulta el de Justin Theroux (‘The Leftovers’) interpretando al Dr. James K. Mantleray, el inventor y precursor del tratamiento que reciben Annie y Owen. Un personaje intencionadamente absurdo que Theroux consigue convertir en auténtico, por muy ridículas que sean las situaciones que vive en los laboratorios en los que transcurre la serie.

placeholder La de la derecha es Emma Stone. Y esta también es una imagen de 'Maniac' (Netflix)
La de la derecha es Emma Stone. Y esta también es una imagen de 'Maniac' (Netflix)

Tercera razón: Todo es posible

Si te gustó ‘Legion’, que en España emite FOX, te gustará ‘Maniac’. Si no, también, porque aquí estoy yo preguntándome por el nivel de locura de Owen, por el doctor Mantleray y el devenir de la buena de Annie sin haber disfrutado con la primera. Para conseguirlo, es necesario asumir cuanto antes que todo es posible en ‘Maniac’. Koalas morados que hablan y juegan al ajedrez, padres asociales y máquinas independientes para recoger caca de perro. Una ambientación particular, para una historia que recorre varios géneros a lo largo de sus diez episodios.

‘Maniac’ juega con la psicología de los personajes, y sus particulares puntos de vista, recreando situaciones reales en mundos imaginados. El deseo del Dr. Mantleray de erradicar la tristeza y acabar con el dolor da lugar a momentos que enlazan estados de ánimo diferentes, como si de la psicología de los propios personajes se tratase. Fantasías compartidas de unos protagonistas que, ante todo, tratan de combatir sus traumas. “Queríamos que la audiencia se sintiera desorientada sobre cuál es la realidad”, dijo el guionista Patrick Somerville sobre su creación, antes de puntualizar que “¡la realidad es extraña!”

placeholder El experimento de Neberdine Biotecnología Farmacéutica. (Netflix)
El experimento de Neberdine Biotecnología Farmacéutica. (Netflix)

Cuarta razón: Divergente pero reconocible

La historia de Annie y Owen, el momento en el que deciden participar en el experimento, es una época similar a la actual, en un Nueva York reconocible, pero en la que los avances tecnológicos se detuvieron allá por los años 70. Un mundo en el que no existen los microprocesadores, la moda se acerca a los 80 y es posible encontrar drogas con cierta facilidad. El pequeño ‘Black Mirror’ en el que también es posible encontrarse con máquinas que tienen alma y además de alquilar unos cuantos amigos.

Del Nueva York plagado de neones, a los escenarios a los que “viajan” los protagonistas, la producción propone al espectador una historia que se reinventa constantemente, planteando caminos llenos de sorpresas. Entre las que se encuentra la magnífica Sally Field, el universo de elfos que ya vimos en el tráiler , las máquinas de billetes de metro, que siguen siendo tan molestas como las actuales, y un preciado ejemplar de 'Don Quijote de la Mancha', "por que la gente sana lee y viaja".

placeholder Jonah Hill y Emma Stone en 'Maniac'. (Netflix)
Jonah Hill y Emma Stone en 'Maniac'. (Netflix)

Quinta razón: Fukunaga y sus cosas

Responsable de la dirección de la primera temporada de ‘True Detective’, Fukunaga es uno de los realizadores más cotizados de los últimos tiempos. Tras dirigir y escribir 'Beast Of no nation', el creador trabajó como guionista y productor ejecutivo de 'El Alienista'. Posteriormente llegó ‘Maniac’ a la que, como la producción protagonizada por McConaughey y Harrelson, Fukunaga le ha dado su particular toque artístico.

Ligeramente inspirada en una producción homónima noruega, la nueva serie de Netflix se rodó en cuatro meses. “Para lo que queríamos lograr teníamos un presupuesto bastante bajo” comentó el director sobre el rodaje antes de añadir que a la hora de planificarlo se encontraron con “una agenda casi imposible”. Entre aquellos que tuvieron que sincronizar sus calendarios, además de los mencionados Theorux y Field, hay que sumar en el reparto a Jemima Kirke (‘Girls’) y Gabriel Byrne ('In Treatment') como padre de Owen, entre otros.

Sin dejar de destacar lo arriesgado de la propuesta, y que muchas veces el espectador puede sentirse "descolocado", las primeras críticas de los medios estadounidenses alaban la capacidad de Fukunaga de trabajar con inteligencia todo tipo de géneros, las enormes cualidades estéticas y visuales de la serie y la "obsesión" del realizador por que cada imagen, de cada una de sus creaciones, dé lugar a un retrato perfecto.

Series de Netflix
El redactor recomienda