La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Los padres españoles somos los que más pegamos, y tenemos que cambiar

¿Pegaría usted a su hijo? No es esta una pregunta tan fácil de contestar como parece porque en el fondo, casi nadie desea hacerlo. Pero a
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    ¿Pegaría usted a su hijo? No es esta una pregunta tan fácil de contestar como parece porque en el fondo, casi nadie desea hacerlo. Pero a pesar de los esfuerzos y buena voluntad de muchos padres lo cierto es que según parece, en España se sigue pegando mucho a los hijos

    Estas al menos son las conclusiones de una reciente investigación realizada en el marco del gran Proyecto europeo Daphne, destinado a la “Erradicación del castigo físico sobre los niños”. Los datos presentados lo han dejado muy claro: estamos a la cabeza de Europa en el empleo del castigo físico como medio para educar a los hijos. Y no solo eso; para muchos españoles éste sigue siendo un método educativo aceptable y eficaz.

    En España, el castigo físico sigue siendo muy habitualPero estos datos no son nuevos. Ya en 1997 en un estudio del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, casi la mitad de encuestados justificó el castigo físico como método habitual de disciplina. Desde entonces la mentalidad ha cambiado, pero no tanto como creemos. En 2005 un estudio del CSIC confirmó que más del 25% aún pensaba que su empleo era necesario habitualmente; para el 56.9% sólo de vez en cuando. En otro estudio de Gámez-Guadix de 2010 un 64% de universitarios dijeron haber recibido frecuentes castigos físicos en la infancia.

    Así pues no debemos engañarnos. Cada vez son más los que desaprueban el castigo físico, pero en España esta práctica sigue siendo todavía demasiado habitual. Este nuevo estudio acaba de demostrarlo. Pero no solo eso. Todo indica que estamos empezando a sustituir peligrosamente el castigo físico por algo aún peor: el castigo emocional.

    Claves para conseguir ser los padres que deseamos

    Y ante estos datos, ¿qué podemos hacer? 

    1. En primer lugar, si alguna vez pegó a sus hijos no se culpe. La culpa paraliza. Fallar no es tan difícil ya que con el amor y las buenas intenciones a veces no es suficiente. Lo que realmente importa es concienciarse de la necesidad de cambiar y esforzarse en ello. Hacerlo es posible.

    2. Y una buena forma para conseguirlo es mentalizarse de los riesgos y consecuencias de este tipo de castigos. Y van mucho más allá del daño físico. Se ha demostrado que los azotes frecuentes hacen que los hijos se relacionen con sus padres a través del miedo y que muchos de acaben aceptando las agresiones también de compañeros o parejas. Además se ha comprobado que a quienes se pegó en la infancia tienen más probabilidades de ser ellos quienes peguen en la vida adulta. ¿De verdad desea eso para sus hijos? Tener claro que no, puede darle fuerza para trabajar en ello. Pero también tener presente que si pega, será siempre usted el que pierda: puede generar remordimiento, críticas encubiertas, reproches de sus hijos. No merece la pena.

    3. Así que para cambiar debe empezar trabajando algo crucial: el control de su ansiedad. Es algo clave para educar. La ansiedad elevada hace pensar peor, ser más impulsivos, anula los recursos y el autocontrol y es responsable de que a veces peguemos. Por eso es necesario aprender a manejarla: Respire, aprenda relajación... De más tiempo a los hijos para las rutinas familiares, vaya más despacio aunque se hagan menos cosas. Se ha demostrado que la prisa genera muchísima ansiedad. En el hogar es nefasta. Practique su control.

    4. Cuide su bienestar emocional. Cuide y trabaje su pensamiento: que los hijos se equivoquen no siempre es tan grave. Relativice los problemas. Reorganice sus prioridades, alimente sus emociones positivas, dese tiempo para el esparcimiento personal. Se ha demostrado que los padres que lo hacen tienen menos ansiedad y utilizan mejores recursos para educar. Así que es bueno realizar alguna actividad placentera más allá de sus hijos. Eso no nos hará ser malos padres; al contrario. Incrementará las emociones positivas, algo clave para educar con acierto.

    5. Comparta la educación. Busque apoyos para los momentos duros. Educar es difícil; aprenda a delegar. No se cargue con todo. Los nervios pueden pasarle malas pasadas. Los estudios señalan que las madres pegan más pero no porque eduquen peor, sino porque suelen pasar más tiempo con los hijos y acumulan más presión. Cuide este aspecto.

    6. Exija apoyo ante los hijos. Sentirse apoyado en situaciones difíciles es fundamental. Cuando se nos contradice ante ellos se pierde autoridad moral, se dispara la ansiedad, se genera enfado, soledad y frustración. Estas emociones dificultan el empleo de recursos educativos adecuados. Jamás contradiga al otro progenitor ante sus hijos. Esta norma debe ser inquebrantable.

    7. Pero mentalícese. Quienes pegan, aunque sea de vez en cuando, es por un motivo principal: carecen de estrategias para conseguir que los hijos obedezcan de otro modo. Y si es su caso se enfrenta a un reto: debe aprender mejores herramientas educativas.

    8. Y debe saber que existen muchas alternativas al castigo físico, pero en general los métodos más eficaces siguen la misma estructura. En primer lugar se debe analizar qué situaciones familiares le ponen nervioso y le llevan a pegar. Casi siempre son las mismas: estudios, falta de respeto, desobediencia,… Trate de solucionar estos problemas antes de que ocurran. Si el conflicto está en los deberes, ponga un profesor en casa. Y si el problema son las salidas de los vienes, haga que su hijo entrene ese día… Adelántese al problema, sea creativo, no se estrese.

    9. Pero si con esto no basta, una vez detectadas las situaciones problema, trabaje con su hijo. Haga un pequeño plan para enseñarle a extinguir conductas desadaptativas y a desarrollar las habilidades de las que carece. No se dedique solo a castigar. Enséñele a  controlarse y a resolver conflictos mediante el diálogo. Pero primero aprenda usted. Evite darle charlas. Enseñe de forma práctica: mediante el ejemplo o ensayando con él. También puede enseñar con cuentos, jugando…o simplemente hablando.

    10. Enséñele también a calmarse. Ante el mal comportamiento lo más eficaz es mandar a otro cuarto. Usted también se tranquilizará. Diga que no está castigado y que podrá salir cuando se sienta en calma y con control. Dígale: “Cuando estés tranquilo y dejes de gritar, te atenderé”. Cuando reaccione, preste atención positiva, hablen y fijen juntos consecuencias. 

    11. Pero también usted debe aprender a calmarse y no entrar en lucha. Es algo básico. Ignore a su hijo si le reta. Céntrese en otra cosa. Es eficaz prestar atención a los hermanos para que reaccione. De éste modo su hijo y usted aplacarán su ansiedad.

    12. Intente pactar consecuencias con antelación. Esto le ayudará a estar tranquilo, seguro y no improvisar. Esto le será muy útil con pequeños y también con adolescentes. Y nunca se  olvide de lo positivo: si es mayor, acuerde privilegios familiares.

    13. Y ante la desobediencia, actúe con firmeza. No perdone. Aplique las consecuencias pactadas con su hijo. Entrene su discurso. No grite. Sea tajante y repita: “No depende de mí. Tú has decidid; sabías lo que iba a pasar”. Esto le ayudará a no tener dudas y a controlar su ansiedad.

    14. Dese un tiempo prudencial. Si su plan no funciona pruebe otros métodos. Hay muchos recursos educativos para no acabar con una crisis de ansiedad o pegando. Infórmese. En la web hay guías con recursos para ejercer una parentalidad más positiva. Pida consejo.

    15. Y si su plan fracasa, si sus fuerzas merman o no se le ocurren más alternativas, solicite ayuda. Fórmese; vaya a escuelas de padres. Aunque les diré algo. A éstas siempre suelen asistir los que menos lo necesitan. Los padres más necesitados suelen estar ausentes.

    16. Y si con todo esto no basta, puede que sea necesario hacer un plan más sistemático. Déjese guiar por profesionales.

    17. Y si acaso flaquea no tire la toalla. Educar es a veces difícil pero es bueno esforzarse por tener algo presente: no debemos renunciar a ser el padre o la madre que en el fondo deseamos ser. Y muy probablemente pegar a sus hijos nunca entró en sus planes…

    #8
    Sinceramente no entiendo por qué unos simples datos despiertan tantas susceptibilidades. El artículo solo hace referencia a un estudio que dice que los padres españoles dan azotes con más facilidad que otros padres Europeos. Yo soy el primero que alguna vez lo he hecho y la verdad es que como se dice el artículo, luego me he sentido mal. Y en ningun sitio he leido que se recrimine a los padres que lo hacemos. Todo lo contrario. Creo que se comprende que esto pueda pasar y se anima a no sentirse culpable [es la primera vez que leo algo así]. Yo soy de los que me gustaría educar sin que miss hijos se me suban a la chepa, pero a lo mejor hay otros métodos que no pasen por el sopapo; ese que yo he dado más de una vez. Si los hay, me gustaría conocerlos.
    Ampliar comentario
    #7
    El articulo hablar de &034;pegar&034; como si hablara de palizas &034;educativas&034;. Diciendo cosas como que los niños a los que se pega son luego violentos y pegaran en el futuro o que se crearan resentimientos...

    Pegar, o al menos como yo lo entiendo, es soltar un cachete o un azote suelto. No deja de ser una herramienta más al servicio de los padres. Como todas, efectiva hasta que se abusa de ella.

    Tambien llegar a acuerdos es una herramienta efectiva hasta que el dia a dia se convierte en una negociacion sin fin o si no hay consecuencias cuando no se cumple lo acordado.
    Ampliar comentario
    #6
    Esta claro que no se debe pegar, pero lo que tambien esta claro es que los hijos deben respeto al padre/madre y en muchas ocasiones se ve que falta en todas las clases sociales, economicas o lugares . A mi me miraba mi padre, me decia que no hiciese algo y no lo hacia. Ahora si nunca le has dado un cachete a tu hijo y le dices que no haga algo, ¿que hace el?.

    Los mios como los de todos, tiran de la cuerda hasta donde pueden. Con mi mujer que les dice te cuento 3 y empieza 2 y media, 2 y tres cuartos , se rien. Cuando yo les digo te cuento 3, al decir 2 empiezan a hacer lo que se les ha dicho que hagan. Y no es miedo, es respeto, lo que no puedes es enderezar a un chaval con 15 años si con 5 ya se estaba riendo de ti [y no nos equivoquemos, de la sociedad entera cuando sean mayores].

    Despues cuando esten buscando trabajo , tambien se reiran del entrevistador y se acabaran quejando del sistema.
    Ampliar comentario
    #5
    Con todos mis respetos: menuda sarta de chorradas.
    Que se pega mucho en España, dice el articulo.
    Si hoy en dia pegas una bofetada a tu hijo, y te detiene, te condenan y te ordenan alejamiento de él [revisen hemerotecas]
    Madre de dios, si un cachete a tiempo arregla muchas cosas.
    Los que me dieron a mi en casa y soy un apersona completamente normal

    Lo que no es normal son los tiranos de hijos que se educan ahora.
    Que no se les puede ni tocar.

    Si no, vean los programas Supernanny y Hermano mayor.
    Ampliar comentario
    #4
    Con todos mis respetos: menuda sarta de chorradas.
    Que se pega mucho en España, dice el articulo.
    Si hoy en dia pegas una bofetada a tu hijo, y te detiene, te condenan y te ordenan alejamiento de él [revisen hemerotecas]
    Madre de dios, si un cachete a tiempo arregla muchas cosas.
    Los que me dieron a mi en casa y soy un apersona completamente normal

    Lo que no es normal son los tiranos de hijos que se educan ahora.
    Que no se les puede ni tocar.

    Si no, vean los programas Supernanny y Hermano mayor.
    Ampliar comentario
    #3

    ¿De donde salen tantas tonterias?
    ¿Como saben estos &034;listos&034; la realidad?

    Ni en mi casa ni en mi entorno familiar y de amistades, he visto ensañamiento con los hijos, como máximo un cachete en el culete.

    Ya sabemos que hay gente &034;pa to&034;, pero lo que veo es que los niños están muy consentidos e indisciplinados.
    Ampliar comentario
    #2
    Déjese guiar por profesionales....Uno de los grandes problemas de nuestros niños es la estupidez de sus padres, junto a la calidad ínfima de nuestro sistema educativo...

    Eso sí, proliferan los centros de psicología infantil, pedagogía, psicopedagogía, orientación, etc. Un negocio boyante del que participa la autora de este post, que en mi opinión es bastante simplón, publicidad pura y dura
    Ampliar comentario
    #1
    Yo creo que un cachete a tiempo y cuanto a más temprana edad, es mejor para una buena educación.
    No es normal que por ejemplo, los niños vayan correteando entre las mesas de un restaurante, molestando a los demás comensales mientras los padres permanecen impasibles. Tampoco es normal que cuando son más de tres los que juegan, griten para comunicarse.
    Pondría unos cuantos ejemplos más, pero me extendería en demasía.
    La educación de los hijos es el reflejo de la educación de los padres.
    No tenemos más que ver como se comportan los niños de otros países cuando nos visitan por vacaciones.
    Tomen ejemplo de ello y si es necesario, pregunten a sus padres como lo han conseguido.
    Un saludo
    Ampliar comentario