La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La verdadera inhumanidad: la terrible historia del niño Daniel Pelka

En la ciudad inglesa de Coventry ha tenido lugar finalmente el juicio que ponía fin a la terrible historia de Daniel Pelka, un niño de cuatro
Foto: El fallecido Daniel Pelka.
El fallecido Daniel Pelka.

En la ciudad inglesa de Coventry ha tenido lugar finalmente el juicio que ponía fin a la terrible historia de Daniel Pelka, un niño de cuatro años que murió a manos de sus padres.

Los progenitores, Magdelena Luczak, de 27 años, y Mariusz Krezolek, de 34, han sido condenados a cadena perpetua tras ser declarados culpables de la muerte de su hijo. Las declaraciones del hermano mayor de Daniel, así como los mensajes de texto en que ambos se recreaban acerca de la tortura a la que sometieron al pequeño han ayudado a desentrañar el caso.

El pequeño Daniel, tras meses de sufrir abuso por parte de sus padres y después de ser fuertemente golpeado, murió encerrado en una habitación sin calefacción ni comida, en la que permaneció 33 horas. El alcance exacto de la agresión que sufrió el niño se desconoce, según el informe oficial del caso.

El niño murió en marzo de 2012 pero ha sido ahora, con la celebración del juicio en Birmingham, cuando se han conocido los detalles de la escalofriante tortura a la que fue sometido Daniel por parte de sus padres.

Una invisibilidad inaceptable

La pregunta que todo el mundo se hace y que nadie ha sido capaz de responder es: ¿Cómo no se dio cuenta nadie? Familiares, amigos, profesores, la policía, los médicos, los servicios sociales…

Fruto del trato que se le daba en casa, Daniel estaba extremadamente delgado, tenía la columna desviada y a menudo presentaba moratones o heridas.  

Fueron 26 las denuncias de violencia doméstica que recibió la policía acerca de la casa de Daniel Pelka, pero no fueron capaces de llegar al fondo de la cuestión. Los oficiales “demostraron un fallo en uno de los aspectos más básicos del trabajo de protección del menor”, señala el informe oficial. Y es que resulta verdaderamente sorprendente cómo, a pesar de las numerosas señales, nadie se atrevió a dar un paso adelante a favor del bienestar del pequeño.

Las faltas más graves

El informe critica gravemente la falta de profesionalidad en diferentes ámbitos en que se podía haber impedido el final trágico de Daniel. Además, identifica tres errores graves, momentos en que el abuso podría haber cesado:

–Los servicios sociales se creyeron sin dificultad la historia que contaron los padres en 2011, cuando alegaron que Daniel se rompió un brazo al caerse del sofá.

–En la escuela Little Heath, a la que acudía Daniel, nadie hizo nada al respecto de las heridas y lesiones que presentaba el niño durante los cuatro meses que precedieron a su muerte. Las profesoras lo veían escuálido y rebuscando comida en la basura.

–Un mes antes de su muerte un pediatra vio a Daniel y no dio parte de su dramática pérdida de peso: pesaba menos de 11 kg cuando falleció.    

Los signos de que Daniel sufrió durante meses estaban ahí, pero nadie les hizo caso

“Se podría argumentar que si hubiera habido una mente más inquisitiva que se hubiera preocupado del cuidado de Daniel, y si hubiera estado más concentrada y decidida en sus intenciones a hacer frente a sus sospechas, la protección de Daniel habría sido mayor”, revela el informe.

Parece evidente que la muerte de Daniel podía haber sido evitada, y el maltrato prolongado fue ignorado durante mucho tiempo por diferentes personas. “La muerte de Daniel pesa sobre nuestra conciencia”, declaró, inevitablemente, el viceprimer ministro británico, Nick Clegg.

También Peter Wahless, director de los servicios nacionales para la Prevención de la Crueldad para con los Niños (NSPCC, según las siglas en inglés), ha declarado que “hay que hacerse preguntas vitales para entender cómo el estado del niño no fue registrado por los servicios de protección del menor. Los signos de que Daniel sufrió durante meses estaban ahí, pero nadie les hizo caso”.


#12
Compartir

El otro día oí a un nazionalista, alto cargo de la Generalidad catalana diciendo que estaba justificado el uso propagandístico de los niños en TV3 porque los padres lo aceptaron, hay gente que cree que los hijos les pertenecen y sólo tienen los derechos que ellos le quieran dar, gente para la que la Declaración Universal de Derechos Humanos y la de los Derechos de los Niños son papel mojado, chorradas, algo que no les obliga a ellos.

Ampliar comentario
#11
Compartir

No hay nada que justifique un grito o un azote a un niño, siempre son un síntoma de impotencia y falta de control. Siempre hay una alternativa buena.

Saludos 

Ampliar comentario
#10
En respuesta a unamadre
Compartir

 

Algunos pensamos que un azote a tiempo arregla muchas cosas y aunque estes en contra te has pasado veinte pueblo comparandonos con maltratadores de mujeres.

Gente como tu es el verdadero problema de este país y tu comentario demuestra que eres mas nazi que nadie. O pensamos como tu o estamos a favor del matrato,ole tus huevos, y encima pretendes dar lecciones....

Ampliar comentario
#9
En respuesta a unamadre
Compartir

La estadística del voto te da la razón, las opiniones contrarias a tu mensaje son muy superiores a las favorables, entre los que me incluyo. Cuando España progrese llegará a normalizarse eso, como ya ocurre en otros lugares.

Ampliar comentario
#8
Compartir

Yo creo que trata exactamente de eso, de la violencia contra grupos sociales especialmente vulnerables que queda impune, porque no pueden denunciar, y porque tiene en gran medida apoyo social, si no absoluto, sí relativo. El artículo sólo es un caso extremo.

 

Respecto al mechero. A un niño pequeño se le debe mantener alejado de los mecheros, de la lejia, de las autopistas, de los acantilados... Por eso no se les puede dejar solos y hay que andar con mil ojos. ¿Qué tal poner el mechero en un armario alto, hasta que entienda los peligros de quemar la cortinas? Si un niño pequeño enciende un mechero varias veces, además de ser muy espabilado porque no es nada fácil, podemos afirmar que está a cargo de un adulto descuidado. Si es un adolescente, la cosa cambia. Seguramente tiene serios problemas que desde luego no se van a resolver a tortas. Siempre hay una alternativa a pegar, siempre.

 

Llegamos al absurdo de pegar a los niños por haber pegado ellos a otro, "para enseñarle que no se pega". Con la diferencia de que el niño normalmente ha pegado a otro de peso y tamaño similar, no a alguien que le llega por la rodilla.

 

Me pueden poner mil negativos, pero seguiré insistiendo porque se lo debo a los niños: pegar no sirve para educar y además está mal.

Ampliar comentario
#7
Compartir

Hay mucho maltrato hacia niños indefensos en las familias que queda impune.Y en una sociedad como la inglesa,donde la norma es no meterse en asuntos que no sean propios,ha pasado ésto.Afortunadamente ,este caso ha salido a la luz, aunque demasiado tarde.Decanse en paz el niño daniel.

Ampliar comentario
#6
Compartir

Sí, vale, de acuerdo con el 1, pero sin exagerar: recuerdan aquella madre que por tirarle una zapatilla al niño la condenaron a un mes de cárcel?

 

Si les pegamos, nos pegarán o puede que sean futuros maltratadores o víctimas de maltrato. Si les gritamos, también nos gritarán.. y, con buenos modales, a veces te van dando largas.

 

Pero personalmente prefiero millones de veces una madre que alguna vez me suelte un cachete o cuatro gritos a otra con tal ignorancia alimentaria que me atiborre de comida basura y me haga padecer los graves efectos físicos y psicológicos de la obesidad.

 

La obesidad, en mi opinión, es una de las peores formas de maltrato. La sufres toda la vida. Doy gracias a mi madre por su sensatez en ese sentido aunque se le escapara algún tortazo por perder el control

Ampliar comentario
#5
Compartir

A todos y cada uno de los que vieron y no hicieron nada, además de un despido inmediato por incompetencia total, deberían acusarlas en vía penal por omisión del deber de socorro.

La violencia contra los menores, que no pueden defenderse, es lo que la sociedad debería perseguir y proteger.  Una pena que no esté de moda.

Ampliar comentario
#4
En respuesta a unamadre
Compartir

 

 

Esta atroz noticia trata sobre un crimen y una negligencia policial tan asombrosa que la noticia, como está redactada, me parece diréctamente increible.¿Cómo narices se pueden recibir 26 denuncias de "violencia doméstica" y no hacer algo tan sencillo como mirar el estado del niño. ¿Y los profesores lo ven comiendo de la basura y no hacen nada? No me lo creo. 

Esta atroz noticia no trata sobre la forma en que la sociedad trata a los niños. Cuando veas a tu hijo quemando las cortinas con el mechero que le quitaste por enesima vez, me cuentas cómo dialogas con él para que no vuelva a hacerlo.

Ampliar comentario
#3
Compartir

Sólo lamento que haya por el mundo bestias disfrazadas de seres humanos, de padres, y que no seamos capaz de detectarlos y eliminarlos de una forma u otra.

Ampliar comentario
#2
Compartir

Cómo se tiene q estar de enfermo para cometer unas barbaridades de este calibre?

Cómo se puede estar de ciego para que el entorno no advirtiese nada?

La crueldad humana, junto con su estupidez, parece ser infinita.

 

Ampliar comentario
#1
Compartir

Claro que se dio cuenta la gente. El problema es que la violencia contra los niños está normalizada en la sociedad, que mayoritariamente piensa que es imposible educar a un hijo sin pegarle nunca, y que ignora que no pegar no es sinónimo de dejarle hacer lo que le dé la gana. Cuando se han realizado encuestas sobre el tema se ha descubierto que la gran mayoría de los adultos están de acuerdo con el castigo físico. El famoso cachete a tiempo. Y después ocurre lo de siempre: una vez que se banaliza el tortazo, es dificil decir cuánto empieza a ser demasiado: ¿tres tortazos? ¿y si es todos los días? ¿tres tortazos y una patada? ¿dejar marcas es demasiado? ¿o sólo es demasiado una fractura que te lleva al servicio de urgencias? Así que en la calle vemos de forma cotidiana bofetones y palmadas en el culo y no hacemos nada. Es fácil pensar que esos adultos que pegan en público pueden dejarse llevar mucho más en la intimidad del hogar.

En mi opinión, aún tenemos que recorrer con los niños el mismo camino que se recorrió con la violencia contra la mujer. Reconocer que violencia es violencia aunque sea flojita, y que una torta ya es demasiado.

Yo jamás he pegado a mis hijos ni el más mínimo cachete, me horroriza la simple idea de tocarles para hacerles daño. No sólo porque me parece éticamente inaceptable, sino porque sé a ciencia cierta que la violencia, en cualquier grado, es un pésimo método educativo.

Ampliar comentario