La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Hola, soy Carlos Matallanas y me acaban de diagnosticar ELA

Hasta ahora era coordinador de Deportes de El Confidencial. Desde este verano enfermo de ELA. Para hablar de ello se ha abierto este blog. Empecemos
Foto: Carlos Matallanas junto a su perro en una playa de Cádiz.
Carlos Matallanas junto a su perro en una playa de Cádiz.

Desde hace ya siete años, cuando esta casa era muchísimo más pequeña, textos escritos por mí han sido publicados prácticamente a diario en El Confidencial. Seguramente, la gran mayoría de lectores habituales del diario habrán leído uno alguna vez. Es más, puede que a bastantes les suene la firma, e incluso habrá un grupo selecto de ellos que sean capaces de diferenciarme del otro Matallanas (Javier), quien sólo aparece por estás páginas virtuales en su columna de opinión de los lunes, pero con quien sistemáticamente me han venido confundiendo casi sin excepción en los emails privados que me remitían, en las redes sociales o en los comentarios dentro de mis informaciones.

Desde ahora creo que será más fácil para todo el mundo diferenciarnos. Javier es el mayor, director de AS TV, ex de la COPE y de Marca, y a quien puede que hayan visto en alguna tertulia o informativo de televisión, en Estudio Estadio de TVE sin ir más lejos. Carlos soy yo, el pequeño, hasta ahora coordinador de Deportes de El Confidencial y desde este verano enfermo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Para anunciar esto último y para hablar de ello se ha abierto este blog. Así que empecemos.    

La idea de iniciar una narración en primera persona acerca de lo que es esta gravísima enfermedad no ha salido de mí, pero he de reconocer que me ha costado poco decidirme. Una vez que pasé a formar parte de ese club de luchadores que conforman los enfermos de ELA y sus familiares, tuve muy claro que una de mis prioridades iba a ser pelear sin descanso hasta el final, no sólo por mí, sino por todos los demás, sobre todo los que vengan detrás. Y voy a intentar explicar esta manera de pensar que, por lo que he constatado en las últimas semanas, sorprende a la mayoría de personas a quienes se la he transmitido. Para mí, tiene dos claves.

Entiendo igual de lícito sentir pánico o verse superado por una situación así, aunque a mí no me haya pasado

La primera clave es que no he sufrido ningún shock que altere gravemente mi estado de ánimo o mis valores vitales, con lo cual no sólo siento la lógica necesidad de ser ayudado, sino que además quiero servir de ayuda. He actuado en todo momento de manera natural, guiándome por mis principios. Esto no tiene más relevancia que la justa, puesto que entiendo igual de lícito sentir pánico o verse superado por una situación así, aunque a mí no me haya pasado. Por esta templanza (por la que, reitero, tampoco quiero sacar pecho), es por la que intuyo que mis jefes y seres queridos me han sugerido tener un espacio como este. Y pienso aprovecharlo.

Ayudó a no sentir shock alguno el propio desarrollo de la ELA. Esto no es un cáncer fatal, donde puedes entrar tan tranquilo a ver a un médico en una consulta rutinaria y recibir la mala noticia de que algo dentro de ti y de lo que ni siquiera te habías percatado amenaza con poner fin a tu vida. En mi caso, y en el de la gran mayoría de los enfermos como yo, los signos de la enfermedad van apareciendo poco a poco en un lento avance que te permite ir asimilando que lo peor puede suceder. A mí eso, lejos de angustiarme, creo que me ha venido bien a nivel emocional.

 

Hola, soy Carlos Matallanas y me acaban de diagnosticar ELA

 

Vïdeo: 'El Confidencial' participó en el Ice Bucket Challenge

 

Breve historia de mi enfermedad

Resumen exprés. Tras hacerme una serie de arreglos en la dentadura a lo largo de tres meses (sacarme dos muelas del juicio, algún empaste y una endodoncia), en la primavera de 2013 comienzo a notar que hablo lento y raro. Pensando que era consecuencia de las intervenciones en la boca o por la anestesia, no le doy importancia hasta que pasadas unas semanas, el maxilofacial que me sacó las muelas me confirma que el problema que sufre mi lengua no puede ser debido a ningún proceso de sus intervenciones. Ahí se encienden las primeras alarmas. Finalizo aquel verano visitando al neurólogo, quien, de momento, no puede más que diagnosticar una parálisis de la lengua muy localizada de origen desconocido, algo parecido pero menos frecuente que las parálisis faciales temporales que muchos de los lectores seguro conocerán. Y es que todas las pruebas que se me hacen entonces dan negativo. Por cierto, aviso para aprensivos: todos los médicos siguen sin ver conexión entre las visitas al dentista y mi enfermedad. Se supone que es mera coincidencia.

Jamás acudí en todo ese tiempo al ‘doctor Google’, algo que veo absurdo y por tanto me permito la licencia de desaconsejar desde aquí

Pero según se adentra el invierno cada vez me cuesta más vocalizar y comienzo a tener dificultades para comer. En otras pruebas, ya en la primavera del presente año, se comienza a ver que el síndrome ha avanzado, aunque el diagnóstico de ELA, que se hace por descarte y constatando la progresión de la enfermedad, no podía ser ni mucho menos firme. Pero durante todos esos meses, ya eres muy consciente de que es más que probable que la ELA se haya colado en tu vida. Jamás acudí en todo ese tiempo al ‘doctor Google’, algo que veo absurdo y por tanto me permito la licencia de desaconsejar desde aquí. En mi caso, para ser dominador de esa situación personal, ayudó mucho que mi pareja fuera médico, y también mi insistencia en que ni ella ni nadie me ocultara nada en ningún momento.

En mayo hacen una larga batería de pruebas (dentro del diagnóstico diferencial para tratar de aislar esta dolencia de otras con síntomas iniciales parecidos) y todas dan negativo. Y a la vez, los músculos de mis brazos y de una pierna ya dan signos de afectación. Ahí, según protocolo médico, en mi historial médico aparece por primera vez el diagnóstico de esclerosis lateral amiotrófica, y es cuando se lo comunico al grueso de seres queridos, amigos, compañeros de trabajo y también a la empresa.

Como se ve, un largo proceso donde tanto mi pareja como yo hemos podido ir replanteándonos todo, sabiendo que tocaba cambiar el chip, cambiar de vida, de objetivos, de esperanzas. Y donde yo siempre he tenido claro que lo que nunca iba a dejar de hacer es luchar.

No sabemos prácticamente nada

La segunda clave es muchísimo más compleja y reside en la propia naturaleza de la enfermedad a nivel médico, científico y social. Se trata de una enfermedad que mata al paciente en una media de unos cinco años desde el diagnóstico, y cuyo desarrollo es bastante cruel, paralizando poco a poco al enfermo, anulando su capacidad de comunicación y finalmente su capacidad para llevar aire a los pulmones, y todo mientras la actividad intelectual sigue intacta y se es plenamente consciente de todo el deterioro y del propio fallecimiento. En vez de levantar temor en mí, asimilar correctamente esta realidad despertó todo lo contrario, la necesidad de aprovechar al máximo mi tiempo beneficiándome de, como yo las llamo, las tres grandes ‘ventajas’ de la dolencia: el ‘coco’ permanece intacto; pese a su crueldad, este deterioro no conlleva dolor físico; y no afecta ni altera los sentidos ni el control de esfínteres (esto último puede parecer más banal pero, gracias a ello, creo que la dignidad personal no se ve alterada como si ocurriera lo contrario, en una enfermedad donde se acabe siendo totalmente dependiente de terceras personas).

Los médicos especialistas en ELA se dedican a asistir desesperados a ver caer uno tras otro a sus enfermos, mientras prueban mil ensayos clínicos que todos dan negativos

A toda su desagradable evolución se une que en el plano científico no se sabe prácticamente nada sobre ella. Se sabe cuál es su proceso, la muerte de las neuronas encargadas de mover los músculos, pero no se conoce ni por qué se desencadena ni por qué afecta a quienes afecta ni que han hecho los enfermos para que les toque precisamente a ellos esta ‘macabra’ lotería. Esto significa que no hay descritos unos factores de riesgo o una determinada predisposición genética o un desencadenante ambiental ni infeccioso. Y todo a pesar de que se diagnostica desde hace muchas décadas. Los médicos especialistas en ELA se dedican a asistir desesperados a ver caer uno tras otro a sus enfermos, mientras prueban mil ensayos clínicos que todos dan negativo. No hay tratamiento y sólo existe un fármaco, el riluzol, que únicamente consigue retardar un poco el avance y exclusivamente en unos enfermos; en otros no hace absolutamente nada. Todos, por si acaso, lo tomamos.

Y a la ignorancia de la ciencia se suma la de la sociedad en general. A estas alturas, muchos de quienes lean estas líneas sabrán de la enfermedad gracias a la campaña del cubo de agua helada que se popularizó, no sin polémica, este verano entre personalidades públicas de todo el planeta. Es justo reconocer que el fenómeno ha servido para dar visibilidad al problema, pero todavía se está muy lejos de comprenderlo de forma global.

Debido a los pocos datos que sabemos, estamos hablando de un ‘asesino en serie’ que amenaza a toda la sociedad en su conjunto y del que no se conoce ni el arma que utiliza

Por todo lo que aquí he descrito, mis esfuerzos y los de los seres queridos que me acompañan en esta lucha están destinados a intentar avanzar en la solución del problema, que creo atañe a todas las sociedades occidentales en general (por ser las que tienen más medios para investigación). No se trata de meter miedo ni de dar pena en busca de fondos para unos ‘pobres desgraciados que les ha tocado una enfermedad rara’. No estoy escribiendo esto en busca de tiritas para una brecha por donde se escapan cada año miles de vidas humanas sin saber siquiera el porqué. Este espacio pretende ser una voz firme y rotunda donde trataremos de evitar que hablar de la ELA ‘pase de moda’. Tengo mucho que contarles y espero despertar su interés porque no tengo otro objetivo. Con el paso de las semanas irán conociendo aquí la gran complejidad del problema, imposible de resumir en una información puntual de un periódico o a través de una llamativa campaña de cubos helados. Debido a los pocos datos que sabemos, estamos hablando de un ‘asesino en serie’ que amenaza a toda la sociedad en su conjunto y del que no se conoce ni el arma que utiliza. Nadie está libre de vivir en su familia lo que los míos y yo estamos viviendo ahora junto a miles de familias en España. Por gravedad y por número de casos, la ELA no puede ser considerada una enfermedad rara. Es una enfermedad desconocida y que debemos descifrar cuanto antes.

Como para capturar a un criminal, para empezar a dar caza a la ELA se necesita investigación. Y antes que el propio dinero, es más importante la voluntad de darle prioridad al problema. En lo que a mí respecta (si también me toca perder finalmente la batalla contra la enfermedad), cuantas menos dudas sobre lo que me ha pasado y por qué me ha pasado me lleve de este mundo, más satisfecho me sentiré. Simplemente porque estará más cerca el momento en que nadie muera de esta manera tan absurda e incomprensible.

#212

Hola Carlos 
Te envio Abrazo con infinito amor ! 
Estoy atendiendo con terapias de Reiki, Gemoterapia, Cromoterapia ( color Azul añil) )    a una sra. con ELA  y ella siente mucha paz y sociego con las terapias pero creo que lo que mas le entrego es Amor infinito y estoy convencida de que el amor sana ! 
me gustaria saber un poco mas de ti. 
Abrazo de luz 
Nancy 

Ampliar comentario
#211
En respuesta a sinela

 

Hola Sinela;

No sé si ya habréis avanzado en el diagnóstico...sólo me guataría contestarte y decirte que hay muchas enfermedades neurológicas que empiezan de manera insidiosa, es decir lenta e inespecífica. Sé que es así porque soy médico y he tenido pacientes de todo tipo....al principio los síntomas pueden coincidir con varias enfermedades e Internet no ayuda, al contrario.....Yo también tengo un niño de 12 años...y pasé por algo parecido a lo vuestro...así que también soy paciente...Al final fue otro diagnóstico. Pasé meses de infierno en los que la cabeza no paraba.....como te digo no fue ELA. Ten esperanza, no siempre el diagnóstico es tan malo...

Un abrazo.

Ampliar comentario
#210

He querido contactarme contigoo

Ampliar comentario
#209

soy investigador de ELA buscame en las redes sociales como enfermedades degenerativas

Ampliar comentario
#208
En respuesta a percor

 

Buenas! Quisiera saber si es posible si conoces gente que haya utilizado el protocolo Deanna y si le ha ayudado.

Muchas gracias. Un saludo.

Ampliar comentario
#207

Hola Carlos, mi nombre es Ana Maria y vivo en Colombia, me parece maravillosa tu forma de ver las cosas, eres un gran apoyo no solo para las personas en tu pais si no al rededor del mundo donde habemos personas tambien afectadas por la ELA. Mi padre fallecio hace 4 años a causa de la ELa solo tenia 46 años. Admiro tu forma de ver la vida y la enfermedad por que estasayudando a muchas personas, gracias a Dios existen personas como tu que pueden darle fuerza a los demas, ya  que en mi pais no se cuenta con personas como tu que aun padeciendo la enfermedad sea capaz de dar fuerza a los demas enfermos con ELA.

 

Recuerda que aun puedes seguir luchando y que la vida se encargara de recompensarte todo lo bueno que haces.

Ampliar comentario
#206
En respuesta a pilargdesantos

 

Hola, a mi madre le han diagnosticado ELA bulbar también desde hace un mes y medio, pero por lo visto la enferdad ya está muy avanzada. Ahora está en cama, respira con una máquina y se alimenta por sonda. Los médicos dícen que es cuestión de meses que deje de poder respirar por máquina y estoy muy asustada y destrozada, solo tiene 61 años...

Ampliar comentario
#205

Hola carlos , hace mas de un año de sugeri  que te informaras a cerca del protocolo Deanna , no se si lo hicistes .Empieza a mostrarse como una alternativa a realentizar la ELA , seguro que te puede ayudar a ti y a muchas personas mas como le ha ayudado a esa chica.Bueno espero que te  encuentres bien , te deseo lo mejor amigo , te doy un abrazo fuerte y mucho animo guerrero

 

Ampliar comentario
#204

Hola, me acabo de encontrar este blog. Mi madre está enferma de ELA desde hace casi tres años, dos con diagnóstico. Ella empezó por la zona bulbar. Si puedo ayudar a alguien, poneros en contacto conmigo. Mi correo: pilargdesantos@gmail.com

Ampliar comentario
#203
En respuesta a canarito587

 

Hola, acabo de leer tu mensaje y veo que estás buscando casos de ELA. Mi madre empezó hace casi tres años con ELA bulbar. Si te puedo ayudar en algo mi correo es: pilargdesantos@gmail.com

Ampliar comentario
#202

Hola soy Victor un chico de 33 año con diagnostico de ELA, si mi caso puede ayudar en tu estudio estaria encantado.

Mi correo es Maki_vic@hotmail.com.

Un saludo

Ampliar comentario
#201

Quien quiere ponerse en contacto conmigo: bucanaro@gmail.com
 

Ampliar comentario
#200
En respuesta a julufemu

 

soy especialista en Biodescodificación. Estoy buscando casos de ELA, comparando conflictos desencadenantes para conseguir más conocimiento de las causas que provocan la enfermedad. Tengo preguntas referente a acontecimientos sufridos durante de la vida de las personas afectadas. Si quieres compartir, te agraderzco mucho. También a otras personas leyendo eso.

Ampliar comentario
#199

Hola Carlos,
soy especialista en Biodescodificación. Estoy buscando casos de ELA, comparando conflictos desencadenantes para conseguir más conocimiento de las causas que provocan la enfermedad. Tengo preguntas referente a acontecimientos sufridos durante de la vida de las personas afectadas. Si quieres compartir, te agraderzco mucho. También a otras personas leyendo eso.
 

 

Ampliar comentario
#198

Hola Carlos, soy Almudena. LLevo tiempo queriéndote escribir pero, la verdad, esto de los foros no es lo mío. Soy hija de una enferma de ELA que nos dejo ya hace dos años. Cuando empece a leer tu historia no pude dejar de sorprenderme pues a mi madre le comenzó la enfermedad de la misma manera que a ti: tras unas visitas al dentista en las que le tuvieron que hacer implantes... En casa comenzamos a oírla   

hablar raro y todos pensábamos  que era algún nervio que le habían tocado en el dentista, al igual que a  

ti el dentista le dijo que no tenía nada que ver y la mando al neurólogo. Allí comenzaron las pruebas, que 

bien conoces, y el diagnóstico final de ELA.  Antes de escribirte hoy, he estado leyendo el foro y me he

quedado más sorprendida cuando hay otra persona que habla exactamente de los mismo y otra de 

intervenciones con anestesia.

Con esto no quiero ser alarmista, pues gracias a Dios, se hacen muchos implantes...que no acaban en 

ELA pero sinceramente me llama poderosamente la atención que no se investigue alguna relación. Me 

parece mucha casualidad que los síntomas comiencen tras estas intervenciones y, al menos se debería

estudiar si, en determinadas personas con alguna predisposición genética...algún tipo de anestesia o 

intervención de estas características puede activar la enfermedad

Quiero agradecerte todo lo que estas haciendo y darte la enhorabuena por tu optimismo, me recuerdas a

mi madre. Para toda mi familia y los que la acompañamos, a pesar de la dureza de la enfermedad,fue un tiempo de mucha unión y disfrute de cada momento

como todos sabemos, una de las  peores cosas del ELA es su desconocimiento y lo poco similar que es en unos enfermos y otros. Por eso encontrar un punto en común en el inicio de la enfermedad no me parece una vanalidad

Muchas gracias por todo y ánimo 

Ampliar comentario