La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Poldito

(Este artículo fue escrito el jueves, antes de que se conociera la noticia del fallecimiento de Leopoldo Alas)Cuando escribo esto, querido Poldito, en la medianoche del
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min
    (Este artículo fue escrito el jueves, antes de que se conociera la noticia del fallecimiento de Leopoldo Alas)

    Cuando escribo esto, querido Poldito, en la medianoche del 31 de julio, la mitad de los españoles anda metiéndose en un coche o en un avión para largarse a otro sitio o para volver de él (o sea, que andamos todos dando vueltas), pero tú todavía estás aquí. No sé cuánto y te juro que me gustaría saber cómo, hasta qué punto estás, qué te pasa ahora mismo por esa cabeza en la cual los médicos aseguran, en voz baja, que ya no sucede nada en absoluto.

    Pero tú y yo sabemos que los médicos están para lo que están y nada más: hay cosas que no pueden entender, por eso son médicos y no trapecistas o pintores o músicos o marionetistas. Es perfectamente lógico que ningún médico (seres amables, en el fondo, como los Famas de Cortázar) se llame como tú, Leopoldo Alas, o sea, múltiplemente alado: cómo van a saber los médicos lo que pasa ahora mismo por la cabeza de alguien con tanto vuelo en el nombre, hijo, que pareces una compañía aérea o una bandada de esas alondras vespertinas que nuestro amigo Pepe Infante ve volar con tanta hermosura en su “fotolog”, negando la tonta evidencia (claro, tampoco es médico) de que son vencejos.

    Te acuerdas, Poldito, de que Eduardo Mendicutti escribió una novela asombrosa, El beso del cosaco, que comenzaba con una mujer que entraba el coma y concluía cuando ella soltaba el último lazo y se iba para siempre. Pero todo lo demás, doscientas sesenta páginas de una belleza y de una tensión irrepetibles, eran lo que pasaba por aquella cabeza durante ambos extremos, el penúltimo y el último. Ahora, mientras fumo como un bestia y escribo con mucha dificultad (van y vienen tontas oleadas de agua que no me dejan ver la pantalla) estas líneas pensadas sólo y nada más que para que tú te rías un poco, sé que eres tú ese personaje “mendicútico”; que, digan lo que digan los médicos, estás ahí, quieto pero alado. ¿Qué piensas ahora, Poldito? Como decía Juan Ramón, “Platero, ¿tú nos ves?” ¿Nos piensas? ¿Qué pinta tenemos, qué decimos ahora en tu cabeza? ¿Somos aún los que te queremos y a los que tú quieres o, como en la novela de Eduardo, se ha creado entre tú y nosotros un denso humo azul de ensoñación que lo vuelve todo casi surrealista?

    ¿O a lo mejor –por qué no– ves ahora nuestros propios pensamientos, nuestros recuerdos, lo que nos has ido dejando de ti, que es lo que ahora tenemos todos en la memoria y en la punta amarga del alma? Estaría bien eso. Sabrás, entonces, que a mí me caías, hace quince o veinte años, como una patada en la espinilla, chaval. Y todo por una escena tonta: los seres humanos somos así de simples, Poldito. Te recuerdo no sé si en el bar Cock, o en Rick’s, o en una presentación de libros –yo qué sé, hace ya mucho–, apoyado en una columna, desatento a lo que estuviese sucediendo. Lo que te interesaba era la gente, o sea nosotros. Nos mirabas con cara de suficiencia y luego tomabas notas en un cuadernito. “Hay que joerse aquí con el entomólogo”, renegaba yo, “¿querrá que hagamos volatines para merecer que nos saque luego en un libro?”

    Pero pronto cambié de criterio, quizá porque no soy tan burro como muchas veces parezco o quizá porque algunos amigos se hacían de cruces: “Pero cómo te va a caer mal Poldito, Inci, no seas cenutrio. Si es una maravilla de crío. Toma, léete esto”. Y me prestaban tus libros. No me quedó más remedio que rectificar, hijo, porque, al contrario de lo que pasa con alguno de tus más queridos amigos, la lectura de tu obra corregía una mala impresión callejera y te convertía en alguien no sólo adorable sino deslumbrante. Tu obra, que era tu vida repartida en géneros. Con la novela disfrutabas: ahí está el Leopoldo chispeante, ingenioso hasta el triple salto mortal. En el ensayo haces lo mismo pero más: a tu brillantez, a la claridad de tu pensamiento y al océano de tus lecturas, unías la provocación pura y un estilo gamberro que a mí me ha entusiasmado siempre. La radio y el periódico te daban de comer; lo sabías, así que a veces no te lucías demasiado, y para la poesía (que a mí es lo que más me gusta de todo lo que has escrito) dejabas la verdad, la descarnadura, la confesión de un tipo que se puso en este mundo con dos ideas claras: ser feliz y querer a la gente, lo cual, claro está, es el método más rápido y directo para que a uno le rompan el alma, como sabe mucha gente y ahora yo también.

    En El triunfo del vacío me hiciste temblar, lo mismo que en La posesión del miedo y, sobre todo, en Concierto del desorden, que publicaste el año pasado. Te iban tocando mucho las narices la soledad y desde luego la edad. Una soledad siempre acompañada de muchísima gente que te quería, que te quiere, que te queremos tanto, porque a ti te pasaba, hijo lo que decía mi abuela Delfina: que, si fueras gallina, no ponías un huevo en casa. No te perdías una fiesta, un sarao, una presentación, un jolgorio. Y con la edad estabas, creo yo, algo enfadado. Cuando cumpliste los 40 hiciste dos cosas. La primera, escribir un poema tremendo que terminaba así: “Y del amor ni hablemos / pues todo lo apostado se perdió en el propio engaño. / Pero me tengo al fin. / Ya no me busco en el espejo. Soy el que soy”. Dime dónde hay que firmar eso, Poldito, hijo.

    La segunda cosa que hiciste fue inventar el término “cuarentañero”, porque te tocaba muchísimo las narices que uno, en el transcurrir de la vida, uno fuese primero quinceañero, luego veinteañero, después treintañero y, de pronto, plaf, “cuarentón”. Por ahí no pasabas de ninguna manera, aunque el jodío espejo se empeñase en demostrar que la “cuarentañería” te había puesto una divertidísima cara de avestruz que tú, sin duda, conocías bien y que mostrabas impepinablemente en todas las fotos que te hacías o te hacían, y que están colgadas en internet con desternillantes pies (a veces melancólicos) que tú escribías.

    Fotos llenas de gente, al contrario que tus versos, que siempre están solos. Porque cuando uno se organiza la vida con la intención de ser feliz y de querer a los demás, suele ocurrir que lo despedazan vivo pero que, no sólo al final, el cariño florece, Leopoldo y uno termina por vivir rodeado de ese aroma. Tú escribías hace cuatro años algo que hoy duele mucho leer: “Espectros de una vida que se agota, / hemos llegado hasta aquí. / Vamos juntas las almas al olor de los cuerpos, / que en esa confusión estaba la respuesta. / Por absurdo que parezca el desafío, / habrá felicidad en el reencuentro. / Cuando hagan la señal, salgamos de las cuevas”.

    Estas nubes de agua que ahora casi no me dejan escribir, Leopoldo, y que a tantos nos tienen el corazón machacado desde hace semanas, demuestran que tenías tu razón en ese poema. Tengo los ojos anegados no por el dolor de que te vayas, sino por el inevitable egoísmo de que no podré disfrutar más de ti. Lloro lo que pierdo, lo que perdemos tantos como te queremos y te vamos a querer siempre. Siempre.

    Qué bien lo has hecho, puñetero. Cuánta felicidad has esparcido, has sembrado, nos has regalado. Cuánto y cuán definitivamente te has hecho querer. Nos has hecho mucho mejores de lo que habríamos sido sin ti. Cruza la laguna, pues, tranquilo y sosegado, chico bueno, cuarentañero guapo. Lo que dejas es nuestras almas es tan inmenso y tan hermoso que, como tú dices, habrá felicidad en el reencuentro, porque cada vez que nos veamos estarás tú también. Y así ya para siempre. Despliega tus Alas y vuela en paz: has hecho bien tu trabajo. Míranos, sonríenos desde allá donde estés con nosotros.

    Gracias, carita de avestruz.

    #3
    ¿se habrán desfondado?

    Han apretado tanto el culo de los obreros socialistas que se han quedado sin energia para apretar el culo de los católicos facinerosos.

    Ahora que se jodan. Que se reinventen y renueven. El mundo ha cambiado gracias a que el público rehén y cuautivo que explotaban les ha dicho BASTA [aunque sigan chupando con el cannon digital].
    Ampliar comentario
    #2
    Por lo que a mi respecta, la Sinde puede hacer y deshacer a su antojo lo que quiera y como quiera, ya que cuando a mí no me convenga, doy de baja el servicio de ADSL y que les vayan dando[con perdon] por donde les apetezca a los creadores, a la Sinde y todo el que crea hara negocio con estos secuestros amparados en una ley sectaria y vomitiva que han inventado estos giliprogres.
    De verdad se creen que vamos a estar pagando mas de 40 de media que vale la conexión del ADSL, para leer la prensa y decir cuatro chorradas por los foros. No hijo no, me dio de baja y el periodico lo leo en el bar mientras me tomo el cafetito y si tengo ganas de conversación, en las tertulias de los viejos en los parques, se lo pasa uno de cine, oyendo los disparates y las batallitas de los abuelos y gratis.
    Ampliar comentario
    #1
    Los grandes medios de comunicación están al dictado del gobierno. En eso nos vamos pareciendo a Venezuela. Ninguno de ellos quiere  molestar al poder, porque al final están comiendo de la sopa del estado. Quitaron la publicidad en TVE para beneficiar a la Sexta, pero les benefició a todos. Luego está la propaganda institucional, que se reparte con gran arbitrariedad. A3 con la Ley Sinde se le ha visto mucho el plumero. ¿Qué va a salir de la fusión de A3 y la Sexta?... miedito da.
    Ampliar comentario