De cómo el ejército español hizo el ridículo más surrealista del siglo XXI

Álvaro Colomer reconstruye la batalla del 4 de abril de 2004 en 'Mientras caminen por el valle de la muerte', después de la cual el ejército español fue despedido con huevos por el resto de la Coalición

Foto: Soldados españoles saltan de su vehículo personal blindado en una base militar estadounidense cerca de la ciudad iraquí de Najaf, en abril de 2004. (Reuters)
Soldados españoles saltan de su vehículo personal blindado en una base militar estadounidense cerca de la ciudad iraquí de Najaf, en abril de 2004. (Reuters)

La fecha 4-4-2004 es fácil de recordar, pero parece que todos hemos convenido que olvidarla es mucho mejor idea. El ejército español había invadido Irak y todo iba bien hasta que se dieron cuenta de que estaban en una guerra; fue entonces cuando Gila tomó el mando de las operaciones y Faemino y Cansado sacaron el coñac. El humor español arrasó los dominios de Sadam Husein sin contemplaciones, y es justo que se sepa.

'Aunque caminen...'.
'Aunque caminen...'.

Yo no tenía ni idea de qué era la batalla del 4 de abril de 2004 hasta que Álvaro Colomer, el único escritor español capaz de documentarse sobre el terreno para escribir una novela (bueno, junto a Lorenzo Silva), se puso a investigar el asunto; pisó Irak, pisó El Salvador y, finalmente, pisó el orgullo nacional.

El ejército español queda, en su novela 'Aunque caminen por el valle de la muerte' (Literatura Random House), como una peña de señoritos que juega al cinquillo mientras, a pocos metros, un hombre camina sin su brazo derecho en medio de las llamas y la mugre del combate.

Federico Trillo no vio la guerra

Sí nos acordamos todos de que José María Aznar, cansado de que España no le llegara a la suela de los zapatos ni a Estados Unidos ni a Reino Unido, quiso nivelar el asunto subiendo sus propios pies presidenciales a la mesa de las grandes decisiones, todo lo cual hizo que fuéramos de la mano con Estados Unidos y Reino Unido a arreglar lo de Irak.

Más de 200 entrevistas sirven a Álvaro Colomer para dejarnos una vívida y ridícula —y no por ello menos fiable— versión de la batalla

Federico Trillo, que parece abonado a los silencios más incómodos y a las manifestaciones menos respetables, dejó dicho este verano que España “no fue a la guerra de Irak” y que allí “no se pegó un solo tiro”. Algo no cuadra en no ir a una guerra y tampoco pegar un tiro. ¿A qué va España a las guerras? ¿Para qué envía soldados armados hasta las amígdalas? ¿Es el soldado español un maniquí y, por tanto, Trillo inventó en Irak el 'mannequin challenge' de índole pacifista?

De cómo el ejército español hizo el ridículo más surrealista del siglo XXI

Más de 200 entrevistas con las gentes que estuvieron en Najaf aquel 4 de abril sirven a Colomer para dejarnos una vívida y ridícula —y no por ello menos fiable— versión de la batalla.

Los españoles se quedaron quietos

El ejército español se acuarteló en Najaf junto al 711th Signal Battalion estadounidense, el Batallón Cuscatlán II salvadoreño, algunos diplomáticos y varios mercenarios de la compañía privada militar Blackwater. Nuestra Brigada Plus Ultra II dirigía el complejo militar, que montaron los servicios de inteligencia españoles, con tanto gusto y criterio que utilizaron un campus universitario abandonado para instalar a la tropa y no vieron que un hospital, también abandonado, se alzaba algunos metros más allá. El hospital era un lugar perfecto para que cualquier enemigo ubicara allí algunos soldados y friera a tiros a las fuerzas de la Coalición, dado lo ventajosa de la posición.

De cómo el ejército español hizo el ridículo más surrealista del siglo XXI

La guerra se desarrollaba como a Trillo le gusta (sin guerra), hasta que el autoproclamado Ejército de Mahdi se alzó contra los invasores y cercó el cuartel español. Eran varios miles de iraquíes mal armados, pero completamente locos. Los salvadoreños y estadounidenses, y obviamente también los mercenarios, empezaron a defenderse a tiros del ataque, con singular sevicia (no se respetaban ni mujeres ni niños ni hombres desarmados). ¿Qué hacían los españoles? Los españoles se quedaron quietos en una planta baja de las dependencias militares.

El mando español fue conminado en varias ocasiones a unirse a la defensa del cuartel que, de hecho, ellos mismos dirigían. Se negaron

Según caían los cadáveres, explotaban vehículos, se hería a los soldados de la Coalición o se desmembraba a los iraquíes (Colomer narra todo esto que ni Spielberg en 'Salvar al soldado Ryan'), el mando español fue conminado en varias ocasiones a unirse a la defensa del cuartel que, de hecho, ellos mismos dirigían. Se negaron porque estaban esperando una llamada.

Transcurridas varias horas, numerosos soldados se quedaron sin munición, y solo contaban con la que guardaba bajo llave el ejército español, que rechazó también en varias ocasiones proporcionársela. Un par de mercenarios decidieron entonces abrir por la fuerza la armería y aprovisionarse de balas; algún español desoyó las órdenes y dejó entrar también a por más munición a varios soldados estadounidenses. Antes de volver al combate, los soldados se maravillaban de lo relucientes que estaban las balas de los españoles, pues su munición parecía en verdad la colección de figuritas de Lladró de la abuela.

“Su ejército es el hazmerreír de la Coalición y usted pasará a la historia como el cobarde de Najaf”, le dice un mercenario a un coronel español en la novela de Colomer.

“Los españoles no están participando en el combate”, leemos más adelante. “Solo nos ayudan tres soldados que dicen pertenecer a algo que llaman la Legión...”.

Tiros y retirada

Álvaro Colomer.
Álvaro Colomer.

'Aunque caminen por el valle de la muerte' consigue que nos avergoncemos del ejército español, independientemente de que la decisión de ir a Irak nos pareciera bien o mal. Las balas zumban, la prosa del autor las persigue hasta la carne donde impactan, hasta la pared o el casco de un soldado, poética y seca al mismo tiempo. Admiramos el coraje indígena de los salvadoreños, la profesionalidad algo soberbia de los estadounidenses; hasta un mercenario bastante hijo de puta nos fascina —como ficción—. Los españoles, estáticos, modosos, con las armas relucientes, hacen al lector sonrojarse y hasta indignarse.

La batalla cayó en plena mudanza del Gobierno de Aznar, y no iba a ser el de Zapatero el que tomara las decisiones más batalladoras —quizá ni siquiera podía aún—. Por ello, la parálisis de la Brigada Plus Ultra II se originó en un despacho, recorrió varios despachos más pequeños, llegó a una base militar, se coló en las botas de todos y cada uno de los soldados y solo se rompió cuando por fin se produjo la llamada que permitía la acción.

La batalla cayó en plena mudanza del Gobierno de Aznar, y no iba a ser el de Zapatero el que tomara las decisiones más batalladoras

Los españoles colaboraron al final en la batalla, pero no pudieron evitar la penalización que su actitud supuso cuando, además, les mandaron volver a casa. Huevos, pintadas, insultos y silbidos del resto de la Coalición acompañaron su salida de Irak.

Aznar envió a nuestro ejército a la guerra, pero solo un poco. Los soldados no pudieron defenderse de un ataque por ese poco. 'Poco' que permite a Trillo afirmar que nunca estuvimos en la guerra de Irak.

Con menos, Alec Baldwin te hace un monólogo.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
104 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios