Rincón de María Trincado

Poner límites: cómo educar a niños responsables e independientes con límites claros

Poner limites. Robert J. MacKenzie / 376 págnas / 29 euros.  Comprar libro.Los niños necesitan límites para poder guiarlos en su desarrollo, límites, por otro lado,
Foto: Poner límites: cómo educar a niños responsables e independientes con límites claros
Poner límites: cómo educar a niños responsables e independientes con límites claros
Fecha

Poner limites. Robert J. MacKenzie / 376 págnas / 29 euros.  Comprar libro.

Los niños necesitan límites para poder guiarlos en su desarrollo, límites, por otro lado, que ellos reclaman poniéndonos a prueba constantemente y cerciorándose de  hasta dónde pueden llegar.  En este libro el psicopedagogo y terapeuta norteamericano Robert MacKenzie, describe técnicas y procedimientos, de eficacia contrastada, para que nuestros hijos tengan unos lindes de conducta claros, que sepan lo que se les permite hacer y lo que no, y las consecuencias que deberán asumir si deciden traspasar esa frontera.

El autor comienza describiendo en primer lugar las estrategias más comunes entre los adultos: padres con límites blandos, que repiten muchas veces la norma pero no acaban de conseguir que sus hijos la cumplan; padres con límites autoritarios, que pegan al niño en cuanto no cumple la norma; y padres, que primero repiten la orden y la discuten con sus hijos (límite blando), para acabar finalmente pegándolos, hartos ya de tanta discusión (límite duro).

Como no dudo de que cada uno de nosotros nos hemos reconocido en una de estas actitudes o, lo que será más frecuente, en las tres, puede ser conveniente que sigamos adelante en la lectura de la obra para evitar caer en estos ineficaces y agotadores extremos. El método empieza enseñándonos a transmitir mensajes verbales claros. Así nuestra indicación debe centrarse en la conducta a corregir y no en calificar al niño, por ejemplo es más eficaz decir:”Deja de molestar a tu hermano ahora mismo”, que decir “no seas tan pesado”. Nuestros mensajes también deben ser lo más concretos posibles: “Tienes que llegar a casa a las siete” y no “intenta ser puntual” y se deben especificar las consecuencias de transgredirlos, si se cree que es necesario: “Por favor, no vayas en patinete por esa calle en cuesta. Si lo haces, no lo podrás usar durante el resto del día”

La clave del método está en respaldar nuestros mensajes claros, breves y concretos con actos, de manera que  si el niño, a pesar de nuestra advertencia, decide ir en patinete por la calle en cuesta, sin más repeticiones o advertencias se quedará sin patinete el resto del día.

Si conseguimos hacer nuestra esta forma de educar se acabarán en nuestras familias las eternas discusiones y amenazas: “No es momento de discutir. Puedes hacer lo que te he pedido o pasarte los próximos diez minutos en tu habitación preparándote para hacerlo.” Los niños sabrán quien manda en casa y que no hay otra opción más que obedecer o prepararse para obedecer.

El método se apoya también en la motivación y en los mensajes alentadores, “que ordenado tienes hoy tu cuarto”, “me encanta cuando me pides las cosas por favor”;  en fomentar la independencia de nuestros hijos a la hora de tomar decisiones y enseñarles las habilidades necesarias para resolver problemas.

Es de destacar un capítulo especialmente provechoso dedicado a la adolescencia y a cómo debemos ir cambiando al compás de la edad de los niños los límites impuestos, pero siempre con las ideas claras sobre  las normas que queremos que se vivan en nuestra casa.

A pesar de ser tan didáctico el libro se lee con enorme interés, ya que está lleno de casos reales que el terapeuta  ha vivido en sus talleres educativos, mostrando de forma muy efectiva las diversas reacciones de los niños y cómo debemos actuar ante ellas. La literatura existente sobre este tema es inabarcable, pero nunca había leído un programa tan claro y práctico, destinado directamente a los padres y que tanto está ayudando a muchos de mis conocidos. Excelente aportación a  la tarea paterna que requiere de nosotros infinito cariño y paciencia, pero también,  aunque sea más difícil,  fortaleza e inteligencia.

#21
Compartir
ANTES se SANTIFICA_BANK .......AHORA SE INDULTAN ....I+D+I
Ampliar comentario
#20
Compartir
los indultos, que no deberían existir, son la prueba evidente y palpable de que &039;nuestra Justicia&039; es lenta, inoperativa y perversa demasiadas veces

Ampliar comentario
#19
Compartir
3 ¿No será por una cuestión leGAL?
Ampliar comentario
#18
Compartir
SRES. DEL GOBIERNO DE ESPAÑA:

No tienen verguenza o son unos mentirosos !
Los recortes, me los trago y ya veremos los resultados, pero las promesas de transparencia y buen gobierno. ¿donde estan?.

por favor ayuden a cambiar el modelo de sociedad y de la democracia.
Hasta las CORTES FRANQUISTAS, LO HICIERON.
Ampliar comentario
#17
Compartir
He comenzado a leer el artículo llevado por el titular &034;favores pagados del Ejecutivo&034;...y me siento engañado.
El titular induce a pensar que los indultos han sido abonados por los indultados, percepción que obtendrían los miembros del Poder Ejecutivo. Pero no encuentro ninguna justficación a esos &034;indultos pagados&034;, por lo que, o bien mienten con su titular para que leamos el contenido del artículo [engañan a sus lectores influyentes] o bien injurian a los distintos gobiernos de España.

Mal titular, mal artículo, mal enfocado...y para colmo las dos personas metidas en el proyecto no pueden opinar sobre los indultos pues no son juristas.
Ampliar comentario
#16
Compartir
Sra. Clinton, p.f. póngase a dieta.
Ampliar comentario
#15
Compartir
9 Practica usted la reduccion al absurdo de una manera un tanto comica. Mis hijas me obedecen porque me respetan, no porque les arree un bofeton cuando me da por ahi. Me temo que si hiciera eso entonces si que me perderian el respeto.

Aun asi, en el mundo normal [quiza no en su paranoico universo de persecucion del Estado], es perfectamente posible disciplinar a los hijos como uno vea bien, incluido el bofeton ocasional. Lo que si que no se puede hacer es ponerles el ojo morado a los hijos ni a las mujeres de uno, lo cual me parece muy bien.
Ampliar comentario
#14
Compartir
11 valiente perogrullada. Le han asustado a usted los barnudos y bigotudos? Siente que los musulmanes vulneran sus derechos? Vaya milonga la del pobrecito hombreton de mediana edad que se ve avasallado por todas estas minorias - mujeres, niños, arabes etc
Ampliar comentario
#13
Compartir
9 Correeeecto Capablancka....Perfectamente sintetizado, lo políticamente correcto como forma de manipulación, alienación y usurpación de los espacios privados nos lleva a todo tipo de contradicciones y de inmersión e invasión de lo personal por parte de lo público...con una supuesta intención de protección de determinados...¿valores?
Hoy, 15,40...una familia de padre barbudo, dos hijos bigotudos y una [imagino] madre con burka entero sólo dejando ver parte de sus ojos, dónde? No en olot, sino en azca, plaza junto al edificio picasso, esto es lo que conseguimos, ese valor sí se protege, ahí la mujer no está ofendida...........hipocresía.....

Ampliar comentario
#12
Compartir
Ejemplo de adolescente con una gran posibilidad de llegar a ser un honorable adulto, ya que siendo niño no le pusieron límites
Ampliar comentario
#11
Compartir
6 Mire, seamos claros: si sus hijas le obedecen es porque quieren hacerle ese favor. Porque sepa que si se negaran... Vd. no podría obligarlas. No podría obligarlas sin entrar en el terreno de la comisión de algún delito.

Pero si tan sólo puede darle un cachete a su hija [ni aunque se lo merezca]. ¿Qué película intenta contarme?

Y los padres no han cedido su papel, es el Estado quien se lo ha usurpado. Con la excusa de proteger a los hijos han criminalizado a los padres. Como ha pasado con las parejas: con la excusa de proteger a la mujer han cargado -legalmente- contra los hombres.

:_[[
Ampliar comentario
#10
Compartir
2 A ver, que no me has entendido [bien].

Los padres tienen la responsabilidad, por supuesto, pero carecen de los medios. Lo cual es mucho peor.

:_[[
Ampliar comentario
#9
Compartir
La educacion de los niños es precisamente eso, marcar limites, es una labor lenta, continua y con cariño.
Yo recuerdo a mis primeros &034;maestros&034; con una cariño especial, que era lo que me transmitían.
Luego está el entorno familiar, que es el que con el ejemplo y la guia diaria en los comportamientos marca mas profundamente y para el futuro. El ejemplo es el gran educador, aparte de las estrategias tecnicas de comportamiento concreto por parte de los padres.
En la sociedad actual los padres estamos muy atareados en nuestras obligaciones profesionales y poco en la relacion con nuestros hijos.
Por otro lado los hijos reciben una serie de informaciones e influencias que escapan al control de los padres y eso produce una desarmonia en el resultado final.
Y no podemos olvidar que nuestros hijos serán tambien una persona con sus rasgos caracteristicos, experiencias, personalidad, estudios, criterios, que lo diferenciarán de su entorno [ ojalá] y les harán únicos.
¿Y que decir del continuo intento por parte de los mas pequeños [ y no tan pequeños] de sobrepasar los limites? ¿De verificar si ahora o en este contexto puedo hacer lo prohibido?
Todo un mundo maravilloso de matices.
Ampliar comentario
#8
Compartir
1 Como es eso de que el Estado nos ha usurpado a los padres la educacion? Yo soy padre y me involucro lo suficiente para que la educacion de mis hijas siga en mis manos. El colegio es una parte y en entorno familiar es otra y si uno quiere nadie le usurpa. Es posible en cambio que algunos padres hayan &034;cedido&034; su papel voluntariamente?
Ampliar comentario
#7
Compartir
3 ya, pero como parece que algunos lo han olvidado pues nunca vienen mal un recordatorio.
Ampliar comentario