Adel Mechaal y el cuento de sentirse catalán o español según interese

El atleta hispano-marroquí ha pasado de mostrarse orgulloso por votar en el referéndum a favor de la independencia de Cataluña a enfundarse en la bandera de España

Foto: Adel Mechaal celebra su victoria en Belgrado con una bandera española. (EFE)
Adel Mechaal celebra su victoria en Belgrado con una bandera española. (EFE)

Adel Mechaal nació en Tetuán (Marruecos) en 1990 y llegó a Palamós, una pequeña localidad del Bajo Ampurdán (Girona), con cinco años, después de que su padre encontrara trabajo como peón de construcción en una Barcelona que se preparaba para albergar los Juegos Olímpicos de 1992 y gracias también a la indemnización que recibió tras sufrir un grave accidente de tráfico.

Además de entregarse desde muy pequeño al atletismo, un deporte en el que, como él dice, "para ganar no hacen falta ni zapatillas", Adel estudió Administración y sacó una oposición en el Ayuntamiento de Calonge para trabajar como conserje en el polideportivo de esta localidad catalana por poco más de 1.000 euros al mes, "suficiente para pagar el alquiler del piso, las facturas, la gasolina... Agradezco que ese dinero esté en mi cuenta todos los meses, pero busco algo más".

En vista de sus cualidades como atleta, en 2015 pidió una excedencia de cinco años para preparar dos ciclos olímpicos. "Llegaré a los Juegos de Tokio con 29 años, que puede ser la edad ideal", asegura Menchaal, quien nunca ha tenido reparos en confesarse "demasiado ambicioso, quizá porque he vivido muchos años reprimido en España". "He ganado muchos títulos de Cataluña y de España que nunca se me han reconocido porque no me daban la nacionalidad, y ahora quiero recuperarlos aunque sea de dos en dos", añadió hace tan solo año y medio Adel, quien el pasado mes de diciembre fue suspendido cautelarmente por la IAAF por saltarse tres controles antidopaje.

[Para leer más noticias de atletismo]

Este domingo, un año después de proclamarse subcampeón de Europa de 5.000 al aire libre, Mechaal relegó a un segundo plano sus problemas con las autoridades antidopaje al conquistar la medalla de oro de 3.000 metros en pista cubierta en una carrera magistral. "No sabría ni si podría competir aquí hasta hace 20 días, cuando llegó la cautelar", aseguró ante los micrófonos de TVE, para añadir: "Tengo que dar las gracias a España por haber acogido a mi familia, por dejarme competir y demostrar mi talento. Aunque algunos medios hayan manipulado información, quiero decir que me siento muy orgulloso de vestir esta camiseta y devolverle a España lo que ha hecho por mí".

Por más que el hispano-marroquí intente matar al mensajero, la noticia, además de su medalla de oro, es que estas declaraciones las hizo el mismo atleta que, tras publicar en su cuenta de Twitter una foto votando el 9-N a favor del referéndum para la independencia de Cataluña, aseguró en una entrevista concedida al diario 'El Mundo' que sacaría la estelada cuando subiera al podio, algo que lógicamente no gustó ni en la Federación Española de Atletismo (RFEA) ni en el Consejo Superior de Deportes (CSD).

"Me transmitieron que no les habían gustado algunas de mis declaraciones y que no podía faltar al respeto a los españoles. No lo haré, cogeré la bandera de España por respeto si hace falta, pero no me impedirán votar", explicó Mechaal en un tono desafiante, aunque en Belgrado, tras imponerse en la final de los 3.000 metros, no dudó en posar orgulloso con la bandera española y decir lo que dijo.

Adel Mechaal encabeza la carrera que terminó ganando en Belgrado. (Reuters)
Adel Mechaal encabeza la carrera que terminó ganando en Belgrado. (Reuters)

Hasta el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le felicitó en Twitter. "¡Felicidades por la medalla de oro @adelmechaal! Magnífica carrera en los 3.000 m del Europeo de Belgrado. Gran noticia para el #TeamESP. MR". Una felicitación inimaginable cuando Adel dijo: "Cataluña es la tierra que me lo ha dado todo, que permitió a mi familia salir de Marruecos y conseguir una vida mejor. No tengo ese sentimiento con Madrid, al contrario".

La cuestión es que Mechaal no se sintió entonces bien tratado por la RFEA, de ahí su resentimiento con Madrid. "La Federación Española nunca me ha ayudado. Cuando cumplí los 18 años, pedí la nacionalización e intenté que agilizaran los trámites para poder competir en el Europeo sub 23, pero me lo negaron. Lo hicieron por Bezabeh y no por mí, y aquello me impidió recibir ayudas, competir en millas y encontrar 'sponsors". Sin embargo, esta situación ha cambiado radicalmente y donde había quejas, ahora solo hay agradecimiento.

Parece evidente que los motivos que llevaron a Adel a renegar de España y sumarse al independentismo catalán, hasta el punto de amenazar con sacar una estelada cuando subiera al podio, fueron puramente personales. Es posible que el hispano-marroquí tuviera razones para estar dolido con la RFEA o con el CSD por no ayudarle a obtener la nacionalidad española, pero su exhibicionismo político con motivo del 9-N solo fue, tal y como se ha podido comprobar ahora, una pataleta.Y es que uno tiene derecho a sentirse marroquí, catalán o español, pero siempre desde la convicción y la coherencia y no según el interés personal, tal y como ha sucedido con el caso de Mechaal. Aunque, claro, esto es precisamente lo que hacen los políticos y todavía hay quienes les creen...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios