Cómo se entrena a través de la psicología la toma de decisiones en ajedrez

La psicología deportiva es fundamental para cualquier deporte y en ajedrez no iba a ser menos (al contrario). En este texto explicamos las maneras de implementarla para rendir mejor

Foto: Magnus Carlsen, durante una partida contra Karjakin durante el último Campeonato del Mundo (Reuters)
Magnus Carlsen, durante una partida contra Karjakin durante el último Campeonato del Mundo (Reuters)

Tomar decisiones, incluso en ajedrez, no es un acto exclusivamente cognitivo o racional, sino que se ve influido de forma notable por el estado anímico del deportista, por sus miedos, temores, por la confianza que tiene en sus propias posibilidades o en las de sus compañeros de equipo o entrenador, por sus preferencias personales, por la presión del ambiente, o de sus propios compañeros de equipo, o de percepción del riesgo que pueden conllevan dichas decisiones, entre otras posibilidades. El autor Jonathan Rowson afirma que “hay razones para pensar no solo que su capacidad para conocer y utilizar sus emociones es tan importante como la forma en que piensa, sino que los dos conceptos, pensamiento y emoción, están inevitablemente unidos”. Incluso en una reciente investigación publicada en la revista 'Cognition' (Ver 5), María Juliana Leone y su equipo han podido constatar que durante la mañana, los jugadores juegan más lento y mejor (utilizan más tiempo y la calidad de las decisiones es más alta) y, más tarde, las decisiones se vuelven más rápidas y de menor calidad.

Muchos ajedrecistas tienen importantes problemas sobre cómo gestionar el tiempo (EFE)
Muchos ajedrecistas tienen importantes problemas sobre cómo gestionar el tiempo (EFE)

Entrenamiento psicológico

Es evidente, si tomamos como punto de partida las posiciones del inicio, que el ajedrecista no solamente toma decisiones de manera racional. Entre todos los factores que influyen, el tiempo es sin duda uno de los más decisivos. Muchos ajedrecistas tienen serios problemas sobre cómo gestionar su tiempo, en qué momentos es realmente determinante utilizarlo o dónde no lo va a ser. En el trabajo psicológico con los jugadores, este es uno de los aspectos más importantes y complejos, pues estamos hablando de multitud de eventos internos que, además en muchas ocasiones, los propios jugadores no son conscientes o no están entrenados para darse cuenta. Desde PsiChess (Psicología y Ajedrez) estamos creando multitud de materiales para ayudar en el desarrollo de la toma de decisiones de los ajedrecistas: el entrenamiento en situaciones que el ajedrecista se va a encontrar posteriormente puede resultar decisivo a fin de que éste desarrolle control sobre la situación.

[Leer aquí todas las noticias de ajedrez]

Una de las críticas más habituales entre padres y entrenadores a los ajedrecistas más jóvenes es que no consumen el tiempo suficiente para pensar o que no están atentos a lo que está pasando en la partida, por citar solo un par. Sin embargo, lo que nos hemos encontrado con ajedrecistas menores de 11-12 años es que, muchos de ellos, no saben sobre qué pensar en una partida. El tiempo lo utilizan para ver qué ocurre si hago esta o aquella jugada, qué respuesta tiene el rival y cuál le harán ellos. Puro cálculo. Pero, ¿qué ocurre si en la posición hay tantas alternativas y tan parecidas que es imposible calcular?

Muchos de ellos solo saben calcular, pero en las posiciones donde hay tantas alternativas, se pierden y consumen mucho tiempo. Pensar es complejo, sobre todo si no se sabe sobre qué pensar. Uno de los materiales que elaboramos conjuntamente con los entrenadores es la elaboración de pequeñas hojas de registro que los alumnos deben valorar cuando se encuentran con una posición. Deben ver esta hoja que tendrán encima de la mesa y que les va a señalar sobre qué deben pensar. Les sirve de guía y les ayuda en el proceso de construcción del pensamiento.

¿Y con ajedrecistas más avanzados?

Ante una situación, el alumno comenzará a chequear cada uno de estos puntos. Esto le ayudará a sistematizar un proceso de análisis, evaluación y decisión que le servirá a largo de su vida. Por supuesto, esto solo es una muestra y cada hoja de registro debe realizarse según los objetivos a trabajar y el nivel del alumno.

Este método y otros, los utilizamos con los ajedrecistas jóvenes pero, ¿cómo trabajar con los más adultos? Cuando se cuenta con un proceso de pensamiento establecido y automatizado en ajedrez, es necesario ver detenidamente en base a qué se toman las decisiones que se toman. Una de las situaciones más comunes sucede cuando se está en una posición con desventaja: el jugador en desventaja buscará los cambios de piezas a fin de mitigar la presión del rival. Esta estrategia suele ser errónea en la mayoría de los casos y pensar de forma tan reduccionista, buscando solo lo que uno quiere hacer en lugar de mirar lo que está pasando en el tablero, suele llevar al desastre. Entrenar estas situaciones ofreciendo al ajedrecista recursos para mantener el control mental y emocional, permaneciendo en la partida y buscando el momento, es uno de los trabajos que realizamos. Lógicamente, es un trabajo muy específico y alejado de fórmulas mágicas, pues es imprescindible el compromiso y la dedicación.

El ajedrez ofrece un escenario “seguro y controlado” donde ver actuar el proceso de toma de decisiones y los factores (internos y externos) que influyen en el mismo. Nuestro trabajo está adscrito al ámbito deportivo, pero creemos que acompañar a los ajedrecistas en estos procesos les puede servir para ampliar su pensamiento y llevarlo a su día a día.

*Carlos Martínez es psicólogo especializado en ajedrez y habitual colaborador de Chess24.com.

El Peón Facundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios