Mata-dor

Iniesta: "La entrada es roja y ya está"

La expulsión de Amorebieta ha agudizado el debate abierto con la roja a Ujfalusi por su violenta entrada a Messi. Viendo los análisis de los expertos

La expulsión de Amorebieta ha agudizado el debate abierto con la roja a Ujfalusi por su violenta entrada a Messi. Viendo los análisis de los expertos arbitrales en los medios de comunicación, se observa que entre los ex colegiados hay alguno que piensa que con una amarilla era suficiente para sancionar la entrada del central del Athletic Club de Bilbao a Andrés Iniesta.

Si entre los que han sido árbitros de Primera no se ponen de acuerdo, aunque la mayoría señalan que la expulsión es justa, queda claro lo complicado que es la toma de decisiones de los árbitros. Salvo algún criterio diferente, como la entrada de Pepe que mereció roja directa ante el Espanyol o la de Busquets ante el Sporting, que también debió saldarse con expulsión, esta temporada se detecta un esfuerzo de los árbitros por unificar criterios en las entradas violentas, sancionando todas con tarjeta roja.

La entrada de Amorebieta a Iniesta es roja, No se puede esperar a conocer si las entradas lesionan a un jugador para decidir si es expulsión, ni para poner la sanción al futbolista que realiza la entrada peligrosa o violenta. El propio Iniesta, tras el partido, comentaba a un amigo sus sensaciones: "No puede valorarse por el daño al jugador. O sea, si me parte el tobillo y si sigo jugando, amarilla, ¿no? La entrada es roja y ya está". Y, aunque sea el protagonista del lance, Iniesta posee toda la razón en su reflexión.

Otro debate es la protección únicamente a las estrellas. Se debe proteger de la misma manera a todos los jugadores, pero es evidente que los más expuestos a lesiones y a entradas duras son los futbolistas de talento, los que desequilibran, las estrellas. Si el criterio es único, cuando un jugador modesto, no mediático, sufra una entrada violenta, siempre será sancionada con tarjeta roja, como si la patada se la lleva uno de los 'cracks' de la Liga BBVA.

Volviendo a la entrada de Amorebieta a Iniesta hay que recordar que tuvo un efecto colateral. Después de haber sido despedido con sendas ovaciones en El Sardinero y el Vicente Calderón, el jugador que marcó el gol que supuso el primer Mundial de España fue despedido con una sonora pitada en San Mamés. Joaquín Caparrós, entrenador de Athletic Club, insinuaba que los cuarenta mil que silbaron a Iniesta en La Catedral lo hacían porque Iniesta había buscado la expulsión del central del Athletic Club.

No es cuestión de buscar mayor explicación que la indignación del aficionado al conjunto vizcaíno porque Iniesta fue protagonista, por la entrada que recibió, de ese lance, igual que Messi fue despedido por los ultras del Atlético de Madrid al grito de "muérete" cuando abandonaba el terreno de juego en camilla, con el tobillo hinchado por la patada de Ujfalusi. Pero, probablemente, al héroe de España en Sudáfrica, querido por la gran mayoría de los aficionados españoles, hubiera tenido más aplausos en cualquier otro estadio de España.

Mata-dor
Comparte en:
Sigue esta sección:
#16
Compartir
Otra mentira más de la máquina de noticias de Botín: ¿Grecia era El Alcorcón? Pues nada debe de preocupar Grecia pero tu valor, Botín, cae y caerá mucho más a medida que se vayan fijando más en tu Consejo de Administración.
Ampliar comentario
#15
Compartir
Pues como deja claro el titular y notas de prensa:

BANCO SANTANDER REBAJA UN 15% LOS PRECIOS DE LOS INMUEBLES EN VENTA.

El que quiera que saque otras conclusiones, pero a dia de hoy Santander VALORA sus inmuebles a un 15% menos que ayer.

Los inmuebles empiezan a pesar en balance, no por su coste, sino por su NULA generacion de recursos LADRILLOS =>Inversiones Improductivas.
Ampliar comentario
#14
Compartir
Esperemos que sean mas habitables que las cuevas de Altamira.
Ampliar comentario
#13
Compartir
10 tirarse hacia otro jugador con los tacos por delante y a ras de suelo es una roja como una catedral hasta en el futbol inglés. No hace falta clavarlos y rebentarle el tobillo a alguien para que sea expulsión. Suerte tuvo Iniesta que le tocó con la pierna y no con los tacos. Si luego Iniesta se retorció más de la cuenta en el suelo, que no lo sé y creo que tú tampoco, la entrada sigue siendo igualmente merecedora de roja.

Tampoco hay que ensañarse con la jugada. Como esas hay a cientos cada fin de semana. También los otros &034;grandes&034; [el athlétic lo es] tienen sus leñeros a los que de vez en cuando se les va la olla. El Bar
Ampliar comentario
#12
Compartir
EL VICTIMISMO RENTABLE.
Lo cierto es que el victimismo de los dos grandes para con sus &034;figurillas del belén&034; comienza a ser rentable.
A la tremenda desigualdad de nuestra liga, que es cosa de dos merced al talonario, ahora hemos de añadir la connivencia arbitral con los grandes, que logran, así, la protección de unas figuras que otros equipos mucho más modestos no pueden ni soñar en costearse. Con lo que la desigualdad se acrecienta.
Y con un estamento arbitral tan particularmente vendido a los dos grandes, los árbitros se convierten en el jugador número doce de ambos grandes, además de ser rehenes y cómplices en la protección de la nueva especie &034;figurillas de belén&034;.
Lamentablemente, estas &034;figurillas&034; adocenadas, individualistas y prepotentes hasta la náusea podrán seguir provocando a sus rivales con sus excentricidades, sus bicicletas ridículas y sus regates recurrentes e innecesarios hasta conseguir la expulsión de sus marcadores, más limitados técnicamente.
Por si no teníamos suficientemente adulterada la competición con los señoritos de amarillo y sus represalias chulescas a los discrepantes [que siempre, siempre suelen ser los modestos].
Ampliar comentario
#11
Compartir
Creo que la tarjeta roja fue poco; tenian que haberle escoltado dos policias nacionales, meterle en los calabozos y el juez decretar prision incomunicada.

ASI ESTA BIEN...FOROFOS
Ampliar comentario
#10
Compartir
Ampliar comentario
#9
Compartir
Para mí la entrada de Amorebieta debe ser tarjeta roja, este tipo de entradas se deben penalizar independientemente de si causan daño o no.

En el Athletic se debió dejar marchar a este jugador cuando tuvo una oferta.

Iniesta metió un gol que recordaremos con cariño todos, pero eso no es un pasaporte para hacer teatro en los campos de futbol, en mi opinión la pitada que recibió fué merecida.

Y para finalizar: AUPA ATHLETIC
Ampliar comentario
#8
Compartir
Todo muy bien hasta el último párrafo. Es es muy gratuito. A Iniesta no lo silbaron hasta que se produjo la jugada de la expulsión. Seguramente creyeron que hacía teatro y que Iniesta manipuló al árbitro para que sacara la roja. Hay gente capaz de creerse cualquier cosa con tal de ver a los suyos como víctimas y no como los verdugos que verdaderamente son. La historia de la humanidad está llena de eso. A nadie le gusta ser el malo de la película. En cambio lo de la política está bastante de más. También tenía el Bilbao jugadores de la &034;roja&034; y no los pitaron. En cualquier otro estadio, por españolísimo que sea, también hubieran pitado a Iniesta si pensaran que ha simulado una lesión para agrabar la percepción del árbitro y conseguir así una roja.
Ampliar comentario
#7
Compartir
Por otra parte, Caparrós en su línea. Patético. Es uno de estos personajes detestables que pululan por el mundo del fútbol.

Equipo que entrena, equipo que se caracteriza por dar patadas hasta al apuntador.
Ampliar comentario
#6
Compartir
Para los amantes del fútbol que no somos fanáticos de ningún equipo, la tarjeta roja está bien enseñada.

Que en cada partido se den jugadas similares no justifica que esta tarjeta esté mal enseñada.

Y si hay que finalizar 9 contra 9, que se haga.

Es un balón dividido al que Amorebieta se lanza de forma desaforada, exagerada, con los tacos por delante y a ras de suelo.

Igualmente me pareció, incluso con mayor motivo, oportuna la expulsión de Gurpegi. Y no se hizo.

Villa, es cierto que reacciona agrediendo, y por ello es justa la expulsión, pero es que antes Gurpegui le da repetidas patadas por detrás. Como un poseso, como una persona irracional, lanza patadas a ver si por casualidad alguna de ellas llega al balón.

Conductas como la de Gurpegui han de ser erradicadas si queremos un deporte limpio.
Ampliar comentario
#5
Compartir
Sin esa entrada es roja, cada partido debería acabar con 9 jugadores por equipo. La entrada es fuerte, pero en disputa de un balón dividido, el terreno de juego, muy resbaladizo, favorece que el lance sea más espectacular.

Los árbitros deben proteger a los jugadores, por supuesto, pero no podemos hacer que el fútbol parezca un deporte de señoritas.
Ampliar comentario
#4
Compartir

Cuestionar que la entrada de Amorebieta es de roja directa no me parece sensato.

Entrada típica de &034;saltador de longitud&034;: pierna estirada, tacos por delante sin controlar donde van a impactar poniendo en grave riesgo al contrario,.......: ROJA. En mi opinión es indiferente que finalmente impacte sobre el tobillo o no.

Sobre si Iniesta hace teatro o no: pues si no le han dado es que hace teatro. amarilla para él, roja para Amorebieta.

La pitada de San Mames, pues si para saber si ha impactado la bota de Amorebieta hay que ver varias repeticiones, ya me dirán que opinión objetiva se puede hacer quien ve el partido en directo desde una esquina del segundo anfiteatro alejada de la jugada. San Mames es un Estadio que exige a los arbitro cheques en blanco para sus jugadores y alguno de ellos, p. ej. Amorebieta, son de lo más leñero que campa por la Liga.

Matallana su ultimo párrafo del nivel del comentario de Caparros.

Saludos.



Ampliar comentario
#3
Compartir
Javier Gómez Matallanas,

Me sorprende su último párrafo... menuda joyita que ha dejado ahí. Sus palabras sesgadas y llenas de prejuicios contra lo que podamos pensar sobre Iniesta los aficionados al futbol en San Mamés me deja perplejo. Vaya forma más sucia de mezclar churras con merinas... No sé usted, pero yo no oí ninguna pitada dirigida a Iniesta hasta que se hizo el muerto tras el lance con Amorebieta. Y el caso es ese precisamente porque tras la desafortunada entrada de Amorebieta, salió del campo a punto de morir y volvió dentro revivido, como si nada. Él, que está considerado por los medios como el chico perfecto , el buenazo del futbol , nos demostró a todos que es tan perro como otros muchos a los que se desprecia en San Mames por sus malas artes; precisamente fue su mal gesto lo que se pitó al más puro estilo inglés hasta la conclusión del partido, no su gol contra Holanda, del que ya muchos ni nos acordamos.
Ampliar comentario
#2
Compartir
1 Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y añadiría algo más: lo mismo que en ocasiones se usa el vídeo, para, después del partido, analizar lo ocurrido en un lance y sancionar o no a alguien, en el caso de Iniesta también se debería hacer.
En la repetición se ve claramente que Amorebieta no le da con los tacos en ningún sitio, que su entrada es al balón y que si contacta con Iniesta en con la pierna, una vez que Iniesta está saltando por encima.
Por lo tanto, el teatro de Iniesta simulando que le han roto la pierna es exagerado.
Y si es exagerado, es un intento de engañar al árbitro..., por lo tanto, sancionable.

Si mediante el vídeo, empezasen a sancionar a jugadores por simular y hacer teatro, éstos dejarían de hacerlo.
El fútbol, un juego de contacto, se está convirtiendo en una obra teatral un día sí y otro también.
Ampliar comentario