Los arbitrajes al Madrid arrojan una nueva teoría del Villarato a favor de Florentino

El término antes señalaba un trato de favor al Barça desde que Joan Gaspart apoyase a Villar en unas elecciones de la RFEF. Ahora, es el mandatario blanco quien respalda su candidatura

Foto: Florentino Pérez y Enrique Cerezo conversan sentados detrás de Villar. (EFE)
Florentino Pérez y Enrique Cerezo conversan sentados detrás de Villar. (EFE)

Arranca el nuevo año con el Real Madrid en la cresta de la ola de la mejor racha de partidos sin perder de su laureada historia, la mayor de un club de fútbol. Un año después de su llegada, Zinedine ha instalado la FeliZidane, con ese juego de palabras que tanto nos gusta a los periodistas deportivos, en el viejo Chamartín. La manera de presionar y de jugar como bloque ante el Sevilla en el primer partido del año, con un once plagado de suplentes, escenifica que el francés ha conseguido hacer un equipo, algo que les ha costado mucho a todos sus predecesores en los últimos tres lustros.

En esa dinámica de resultados, que empiezan a estar acompañados por buen juego, no parece de recibo hablar de los árbitros. Pero la actuación de Mateu Lahoz, precisamente en ese partidazo de Copa ante el Sevilla, obliga a reflexionar sobre las ventajas con que vuelve a contar el club de Concha Espina por parte del colectivo arbitral español (en la Champions nunca se ha quejado de los árbitros como lo hizo en la Liga en la primera década del siglo XXI). Igual que quizá no sea de recibo hablar del colegiado después del incontestable 5-0 ante el Granada, pero un fuera de juego en un gol y una falta previa en otro también dirigen el análisis al aspecto arbitral.

Sucede como en el caso del gran Barça de Guardiola y Laporta. Parecía de mal gusto que se analizaran sus éxitos a partir de los arbitrajes favorables que indudablemente le realizaron (nadie puede decir lo contrario si observa el Chelsea-Barça que pitó el noruego Ovrebo, colegiado que reconoció sus graves errores 'a posteriori'). Tampoco agradaba nada a los culés cuando se hablaba de la teoría del Villarato, término acuñado por Alfredo Relaño. Tal y como llegó a reconocer públicamente Alfons Godall, vicepresidente con Laporta, el Barça pasó a contar con el favor federativo tras el poyo de Joan Laporta a Ángel María Villar en las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol en 2004, las que más le costó ganar con Gerardo González Otero, exsecretario general de la RFEF, de rival. Florentino Pérez apoyó entonces a González Otero y a partir de ahí el Madrid se quejó de los arbitrajes hasta a través de su web oficial.

James Rodriguez saluda a Zidane tras ser sustituido en el partido de Copa ante el Sevilla. (EFE)
James Rodriguez saluda a Zidane tras ser sustituido en el partido de Copa ante el Sevilla. (EFE)

A este imperial Madrid de Zidane solo le faltaba esa pata para arrasar. Jugando como un rodillo, con la pegada brutal de siempre, con un bloque compacto y todos los miembros de la plantilla enchufados (está metiendo en vereda a James y la baja de Bale no se nota nada de nada), si encima el árbitro se equivoca a favor, pues miel sobre hojuelas. ¿Y si resulta que el apoyo de Florentino Pérez a Villar para las próximas elecciones federativas ha provocado ese cambio del colectivo arbitral hacia el Madrid volviendo a momentos del siglo pasado? Además, Florentino y Villar también han coincidido en el mangoneo del Tribunal de Arbitraje del Deporte que hicieron a pachas con Miguel Cardenal, unos tirando para un lado y otros para el otro, con motivo del caso Cheryshev. Quizás el apoyo de Florentino a Villar solo se deba a su enfrentamiento con Javier Tebas (su objetivo es quitar al oscense nacido en Costa Rica de la presidencia de LaLiga), gran enemigo de Villar e impulsor de la candidatura de Jorge Pérez, otro exsecretario general de la RFEF que se presenta a las elecciones. O a lo mejor corresponde a una estrategia de su ideólogo que otrora coincidía con la teoría del Villarato y lo plasmaba en la web oficial del club cuando era director de Comunicación del Madrid.

El Barça también sigue apoyando a Villar. Aunque en la asamblea que elige presidente de la Real Federación Española de Fútbol no estarán ni Madrid de Barça (en teoría, lo tiene controlado Tebas y dejará fuera a todos los que podían votar a Villar), su apoyo es conocido por Villar porque así se lo han hecho saber intermediarios hablando en nombre del Madrid, y su vicepresidente, Joan Gaspart, en nombre del Barça.

Por tanto, y ante la inminencia del proceso electoral federativo (ralentizado a conveniencia de Villar, que sin Cardenal cuenta ahora con el favor de Lete, el nuevo secretario de Estado del Deporte), estamos ante la reaparición de la teoría del Villarato, reformulada porque al Barça le seguirían ayudando los árbitros ante la duda, pero al Real Madrid, también. Incluso al Atlético, cuyo presidente, Enrique Cerezo, es de Villar a muerte (ya cambió el voto en 2004 cuando el Atlético no iba a votar a Villar), y ante el Eibar no le pitaron un posible penalti por mano de Vrsaljko y marcó el 0-1 con Saúl en fuera de juego. ¿Ha vuelto el Villarato? Está habiendo síntomas de que sí, pero un Villarato no solo para el Barça de Piqué (Luis Enrique estuvo fenomenal en su última rueda de prensa al hablar de los árbitros, por cierto), un Villarato ampliado para el Madrid de Zidane y, quizás, el Atlético de Cerezo. Al menos hasta el derbi…

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios