La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

los hombres de negocios del príncipe

El influyente confesor del círculo empresarial de Felipe VI

A diferencia de su padre, el Príncipe Felipe tiene un círculo muy reducido de amigos de verdadera confianza en el mundo de los negocios
Foto: Javier López Madrid, David Hachuel, el Príncipe Felipe y Pedro López Quesada. (EC)
Javier López Madrid, David Hachuel, el Príncipe Felipe y Pedro López Quesada. (EC)

Meses atrás, la Fundación Seres, una de las organizaciones donde las mayores empresas del país lavan sus conciencias, invitó al Príncipe Felipe a presidir la sesión del patronato. Mientras los primeros ejecutivos de algunas de las cien empresas que conforman esta organización, entre las que se encuentran Deloitte, El Corte Inglés, Iberdrola, BBVA, Telefónica, Endesa, Inditex, Ferrovial o Coca Cola, llegaron en sus lujosos coches, con las lunas tintadas y sus correspondientes chóferes, el que está llamado a ser el próximo Rey de España se dejó caer por el evento con un Audi A8 conducido por él mismo.

A las puertas de la sede del despacho de Garrigues, en la calle Hermosilla, número 3 de Madrid, al principio del Paseo de la Castellana, donde se celebró el evento, varios de estos ejecutivos de primer nivel le aguardaban para hacer los honores. Esperaban a la típica comitiva real. Pero la sorpresa de los allí presentes fue que don Felipe apareció con apenas dos escoltas y al volante de su propio vehículo, de alta gama, sí, pero lejos de la parafernalia que los primeros espadas de las empresas habían exhibido a las puertas del edificio de la firma de abogados. A la hora de la despedida, la aparente sencillez del Príncipe de Asturias fue comentada entre los presentes.

No frecuenta cacerías, ni participa en las monterías típicas de la vieja burguesía surgida de la última etapa del franquismo, donde se repartían negocios y comisionesUn gesto que refleja en parte la personalidad del futuro Jefe del Estado de España, que difiere mucho de la de su padre, según explican algunos de los que mejor le conocen. Don Felipe es mucho más frío con el establisment consolidado que don Juan Carlos, mucho más distante, a la vez que más serio y más riguroso. Mientras el actual monarca se ha ganado el favor y la pleitesía de los próceres empresariales por su afinidad personal, por su capacidad para transformar reuniones formales en encuentros cordiales, por tratar a los demás como amigos más que como súbditos, por su inclinación a la risa fácil, el Príncipe es todo lo contrario.

No frecuenta cacerías ni participa en las monterías típicas de la vieja burguesía surgida de la última etapa del franquismo, donde se repartían negocios y comisiones. No se limita a leer discursos cocinados, sino que se prepara los asuntos sobre los que va a hablar, por lo que se interesa personalmente, según reconocen algunos de los que estuvieron presentes en aquel consejo de Fundación Seres.

Su generación no es la de los inversores que dieron pelotazos como en su día hicieron Jaime Carvajal, Juan Abelló, los Albertos, o Manuel Prado y Colón de Carvajal, varios de ellos con graves acusaciones judiciales e incluso sentencias en las que el Rey supuestamente intermedió para evitar la entrada en prisión. Su generación es la de unos amigos que ya nacieron ricos, de jóvenes que estudiaron en Suiza o en Estados Unidos, que no  participaron con escasa transparencia en el reparto de la tarta posterior al régimen dictatorial, como ocurrió en Rusia tras la caída del comunismo con los nuevos oligarcas.

Del mundo empresarial, a don Felipe se le asignan varias personas de su confianza de las que no se esconde, como Pedro López Quesada. Un banquero de Citi, director general del área corporativa, con 25 años de experiencia en la entidad tras cursar estudios en Houston. Como explican sus compañeros, “para ser del establisment", por estar casado con Cristina Borbón Dos Sicilias, hija de uno de los primos conseguidores del Rey (Carlos Borbón Dos Sicilias), "Perico es buen tío y muy currante. Es de los primeros que llega a la oficina, le echa horas y es un gran profesional".

Pedro López Quesada y su mujer Cristina de Borbón dos Sicilias (I.C.)
Pedro López Quesada y su mujer Cristina de Borbón dos Sicilias (I.C.)

En el círculo de allegados también está David Hachuel, que estudió con él en la universidad de Georgetown (Washington, Estados Unidos) y, que pese a su discreción, en los últimos tiempos cobró un gran protagonismo por ser el padrino de Sheldon Adelson en el inconcluso proyecto de Eurovegas en España. Hachuel tiene una gran influencia en la comunidad judia y buenos contactos en EE UU. Sin embargo, tanto el banquero como el inversor reconocen que el verdadero amigo, el hombre del mundo de los negocios de la total confianza del Príncipe, es Javier López Madrid.

Casado con Silvia Villar Mir, hija de Juan Miguel Villar Mir, íntimo del Rey Juan Carlos, Javier López Madrid estudió en un buen colegio de Suiza donde se codeó con una saga de hijos de grandes fortunas de todo el mundo. Su padre fue Germán López Madrid, la persona que en los años sesenta instaló Volvo en España, la multinacional sueca dedicada a la fabricación y venta de automóviles, camiones, autobuses, motores marinos e industriales y maquinaria de obras públicas. Javier se inclinó por formar parte del equipo gestor de la fortuna del suegro como consejero delegado de Grupo Villar Mir, de la que OHL solo es una pata, mientras que su hermano Germán siguió con los coches.

Pese a que ya nació con dinero más que suficiente para disfrutar de una vida muy cómoda desde su gran despacho de la planta 56 de la Torre Espacio, donde estaba la antigua ciudad deportiva del Real Madrid, Javi, como le llaman sus más cercanos, es un trabajador incansable. El pasado mes de diciembre, mientras en España se disfrutaba del puente de la Constitución y de la Inmaculada, el confesor del Príncipe estaba de viaje de negocios por México, desde donde tomó un avión para asistir a un compromiso de apenas seis horas en Colombia, con el objetivo de volver a España a cambiar de maleta y coger otro vuelo a Emiratos el lunes siguiente.

El verdadero amigo, el hombre del mundo de los negocios de la total confianza del Príncipe, es Javier López Madrid. Su padre fue Germán López Madrid, la persona que en los años sesenta instaló Volvo en España

Discreto en las distancias largas, se hace muy afable en las cortas. Gran seguidor del Real Madrid, su ansia por estar en muchos sitios le puede. En un almuerzo de trabajo en sus aposentos puede levantarse de la mesa en innumerables ocasiones para hacer más expresiva su ya de por si nerviosa gesticulación. Esas mismas ganas de multiplicarse le han llevado a cometer incluso algún error que reconoce, como aceptar la petición de ser consejero de Bankia cuando Rodrigo Rato creó aquel engendro de banco que ocupa el ranking de los rescates empresariales en España. No tenía ninguna necesidad, pero por petición de su buena amiga Elena Salgado, vicepresidenta del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, la familia Villar Mir invirtió 20 millones cuando el PSOE y el PP rogaron a las grandes fortunas arrimar la cartera por el bien del país. La jugada no pudo salir peor. Los Villar Mir perdieron casi todo el dinero -por lealtada no venderion cuando todos sus colegas ya habían salido corriendo- y él se vio salpicado por la imputación de todo el consejo de administración pese a haber estado apenas nueve meses en el mismo.

Más tiempo le ha dedicado a Tressis, una gestora de patrimonios desconocida para el gran público que, sin embargo, administra los dineros de una parte importante de la alta sociedad madrileña, como la familia Mesonero Romanos. Con cerca de 2.000 millones de euros bajo gestión y tras pasar una época complicada por problemas internos, esta firma reúne en su accionariado a Ladislao Azcona, un veterano periodista, ex presentador de los telediarios de TVE, dueño de, probablemente, la mejor firma profesional de comunicación y lobby de España.

También es accionista Borja Prado, hijo de Manuel Prado y Colón de Carvajal, el jefe de las finanzas del Rey, un excelente intermediario financiero, con una profunda agenda de contactos, que ha alcanzado la gloria como presidente de Endesa como pago por sus trabajos en la toma de control por parte de los italianos de Enel. Algunos de ellos formaron parte del clan de los Piedrahita, en referencia al broker colombiano Andrés Piedrahita y Fernando Fernández de Cordova, que, como representantes en España de Bernard Madoff, hicieron perder bastantes millones a los herederos de la beaufiful people con aquella estafa mundial.

Javier López Madrid (izq.) y los hermanos Fuster en la boda de la Infanta Cristina (I.C.)
Javier López Madrid (izq.) y los hermanos Fuster en la boda de la Infanta Cristina (I.C.)

Javier tiene buenas relaciones con el PSOE, a través de Alfredo Pérez Rubalcaba y la olvidada Elena Salgado, y también con el PP, por su cercanía con Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, con el que se suele ver por Marbella. Pero su lista de contactos es mucho más internacional, con grandes amigos en Latinoamérica, especialmente en México, gracias a que compartió educación con los nuevos dirigentes del país, como Emilio Lozoya, la mano derecha del presidente Enrique Peña Nieto. Una relación que le llevó a ofrecerse sin aparente interés personal a tender puentes con la Moncloa para resolver el problema de Repsol, que finalmente ha acabado con un preocupante enfrentamiento entre España y la potencia latina. Es un habitual del Foro de Davos, que congrega a lo más granado de la política y de las finanzas mundiales cada enero en la ciudad suiza. Allí se mueve como en su casa.

Este ejecutivo suele aprovechar las horas de comida para hacer deporte, un hábito mucho más saludable que el que solían prácticar los validos del Rey, muy proclives a diseñar conspiraciones en los mejores reservados de la capital. En Javier López Madrid es en quien confía don Felipe su visión del mundo de los negocios, un pilar vital para afianzar la segunda transición que se está dibujando en la Zarzuela.


#7

Quien tiene un hamijo, tiene un tesoro...

Ampliar comentario
#6

Seria deseable que fuera asi,,tambien ellos se esfuerzan para que

parezca que va a ser siempre asi.

Como dice el viejo  cuento,''no hay mejor ocasión que la presente'',,

bastará que esta aparezca para que de la forma más sigilosa y

discreta,volvamos a las andadas..

Ampliar comentario
#5

Discriminar a las personas por su origen es antidemocrático, sean del nivel que sean, lo único que se puede evaluar es su trayectoria personal. ¿Se ha preguntado alguno qué posibilidades ha podido tener el todavía hoy Príncipe de Asturias de conocer y tratar a personas sin origen político, aristocrático u oligárquico? La respuesta es NINGUNA porque ha vivido encerrado en esos círculos por razones evidentes de seguridad. Démosle tiempo y oportunidad antes de emitir juicios peyorativos injustificados.

Ampliar comentario
#4

Hubiera dado mejor imagen que Felipe apareciera en un Seat Panda o en bicicleta, ya puestos.

Ampliar comentario
#3

¿Casta? ¿What Casta? Uffffff...

Ampliar comentario
#2

Siguen los mismos, en otra generación.

Ampliar comentario
#1

Excelente publireportaje.

Ampliar comentario