La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La crisis de los emprendedores 'subprime'

“Me reuní con un montón de gente y la verdad es que no acababa de entender cómo muchos de esos proyectos podían ser proyectos rentables. (…)

“Me reuní con un montón de gente y la verdad es que no acababa de entender cómo muchos de esos proyectos podían ser proyectos rentables. (…) No veía el modelo de negocio por ningún lado en la mayoría de ellos. No era capaz de ver qué valor añadido creaban para valer tanto dinero y, más aún, cómo conseguían reunir esas sumas de dinero para financiarse, que puede parecer lo mismo, pero no es lo mismo (…) Tras el estallido de la ‘burbuja puntocom’, cuando comenzaron de nuevo a salir proyectos con un buen modelo de negocio debajo del brazo tardaron tiempo en tener un cierto impacto mediático, porque arrastraban muy mala imagen”.

La cita es de Gustavo García, cofundador y exconsejero delegado de BuyVip.com, y está extraída de su último libro, BuyBip.com: Crónicas de un emprendedor. Gustavo explica en el pasaje inicial del libro las diferencias en la vida del emprendedor antes y después del estallido de la burbuja de las empresas tecnológicas a principios del milenio. Ideas que se convertían en empresas y que conseguían financiación abundante de inversores privados y de bancos con suma facilidad -lo que en la jerga de las startups se denomina "levantar dinero”-. Ideas bien presentadas en un PowerPoint… pero con unas fuertes carencias fundamentales: los ingresos. Hay usuarios, hay tráfico, hay gasto en marketing, recursos invertidos en capturar y retener a los profesionales de más talento pero… ¿dónde están los ingresos? “Los ingresos vendrán”; este era casi el axioma de la época, un momento -finales de los 90 y principios de los 00- donde internet no estaba aún tan imbricada en nuestras vidas y las transacciones económicas online estaban aún en mantillas en buena parte del mundo.

En la llamada 'nueva economía' se pretendió ignorar los principios básicos de la 'economía clásica': una empresa sobrevive cuando una masa crítica suficiente de clientes está dispuesta a pagar por lo que se ofrece. Y esta disposición a pagar se produce cuando la utilidad para el usuario excede al precio… tras considerar las alternativas posibles. Sin valor añadido para el usuario, no hay demanda, ni ingresos ni supervivencia posible.

El impacto de esta burbuja sobre los inversores fue considerable y parecía que la lección se había aprendido. Pero la falta de alternativas ha comenzado a alimentar de nuevo una (¿pequeña?) burbuja, en la cual la palabra emprendedor -ligada a las nuevas tecnologías- resuena de nuevo a lo largo y ancho de España en charlas, eventos, premios, incubadoras -así como en un gran ecosistema de profesionales dedicados a divulgar y a explicar las bondades de emprender y dar consejos a los emprendedores-. Este proceso tiene aspectos muy positivos en la medida en que es positivo que muchas personas busquen maneras mejores de crear valor añadido y, por tanto, riqueza. Pero también hay que tener cierto cuidado de no ayudar a crear una nueva crisis de los emprendedores subprime.

En la crisis sobre las hipotecas subprime en EEUU, la de los préstamos NINJA que tan acertadamente explicaba Abadía (no- income, no-jobs, no-asset) el respaldo de los préstamos consistía en una variable no observable, pero estimable: la revalorización del equity home de los hogares hipotecados. Es decir, se estimaba que el capital inmobiliario iba a tener un precio superior con el paso del tiempo, y el banco podría disponer de este capital para, en caso de necesidad, refinanciar los préstamos.

La falta de alternativas ha comenzado a alimentar de nuevo una (¿pequeña?) burbuja, en la cual la palabra emprendedor -ligado a las nuevas tecnologías- resuena de nuevo a lo largo y ancho de España en charlas, eventos, premios, incubadoras…

Pero ‘llegó San Benito’ y los precios de las casas cayeron. Entramos en el terreno del negative equity: los hipotecados tenían gastos (cuotas hipotecarias) pero no tenían ingresos (NINJA) y, para colmo, se quedaron sin respaldo del potencial alcista del valor de la vivienda: la explosión masiva de dicha situación añadió el ingrediente que faltaba al cóctel ideal para una crisis.

Empresas con capital negativo

Han cambiado muchas cosas respecto al estallido de las puntocom hace algo más de década. Internet es hoy un ‘mercado’ de 2.700 millones de usuarios, el 39% de la población mundial, y la tasa de penetración mundial de móviles se acerca al 100%, con más de 6.800 millones de líneas en el mundo. Como dice el propio Gustavo García, “ha cambiado el consumidor, ha cambiado la imagen, ha cambiado la tecnología, ha cambiado la infraestructura y ha cambiado lo más importante: que los negocios se apoyan en internet y no se construyen sobre internet”. En cambio, el término 'emprendedor' tiene una fortísima connotación online: el emprendedor hoy de moda es el que aspira a construir un negocio en internet. ¿Nos estaremos olvidando de lo físico?

Internet no está libre de incentivos perversos, sobre todo para los modelos de negocio. Es la herramienta perfecta para la globalización, para romper barreras y llegar aparentemente donde físicamente sería imposible. Internet es un instrumento ideal para minimizar costes. Pero hay que tener cuidado de no caer en la tentación de que también lo es de la minimización de ingresos y hacerse ilusiones de que esto no tiene importancia. La magnitud de las alternativas de un usuario conectado tiende al infinito y convencerlo para que pague por un servicio intangible es mucho más difícil de conseguir que el pago por cualquier bien tangible. El usuario está acostumbrado al 'gratis total' en internet -periódicos, juegos, mensajería, ¡todo gratuito!-, a pesar de que la utilización de todo servicio tiene un coste de oportunidad: todo aquello que se deja de hacer en su lugar.

Esta situación constituye en cierto modo una paradoja para la ciencia económica. Dos horas invertidas en jugar a un juego en el móvil tienen un alto coste: ¡dos horas de tu vida! En los países desarrollados, el valor medio de la hora de ocio se estima en unos 10 euros, por lo que dos horas invertidas en una actividad tienen un coste de oportunidad de 20 euros. Así, el pagar 0,99 euros por un juego mejor parece bien poco respecto al coste total (20,99€, y más si se juegan más horas), pero existe un enorme (que a veces parece absurdo) salto de discontinuidad en la disposición al pago al pasar de 0€ a 1€.

Y esta paradoja de la demanda es algo que los negocios online no pueden, de momento, ignorar. De poco sirve acumular usuarios si finalmente no habrá forma de romper esa barrera psicológica, ya que el volumen necesario para conseguir ingresos aceptables por publicidad es altísimo -especialmente si tu usuario tipo no está muy definido-. El tráfico implica la prestación de un servicio y crear una organización al servicio de unos clientes que 'no pagan' pero sí generan costes. Sin ingresos, ¿cómo rentabilizamos el tiempo -de los emprendedores-, recuperamos costes y rentabilizamos inversiones?

La magnitud de las alternativas de un usuario conectado tiende al infinito y convencerle para que pague por un servicio intangible es mucho más difícil de conseguir que el pago por cualquier bien tangible. Está acostumbrado al gratis total

Este es el incierto contexto en el que se desenvuelven muchas empresas centradas en internet: maximización de visitas a páginas que no generan ingresos para la empresa o ingresos que ni siquiera cubren los costes; una forma de hacer negocios con muchas (¡y preocupantes!) similitudes a las de tener una casa con hipoteca subprime.

“Ideas sin ejecución, ensoñación”. Las ideas sin clientes, sin ingresos y con costes e inversiones no son empresas, sino experimentos de alto riesgo. En esta fase start-up, de experimentación, con gran incertidumbre en ingresos y bastante certidumbre en costes, se debe financiar una estructura (servidores, informáticos, asesores externos, etc.) partiendo de un capital inicial que no tiene un activo que lo respalde.

¿Dónde están los ingresos en internet? La sabiduría popular ha colocado en el pedestal a los ingresos por publicidad. Sin embargo, basta indagar un poco para saber que, incluso con las proyecciones más optimistas, “con Google AdWords servirá para pagar al becario, con los banners podrás pagar un par de sueldos medios y la publicidad por patrocinios de juegos o eventos servirá para pagar al jefe”. Y esto en el mejor de los casos. Pero este escenario está limitado a un número reducido de empresas, aquellas que consiguen el éxito o viralidad: un millón de visitas recurrentes (parroquianos, como dice un amigo nuestro realmente experto en la publicidad online) que te permitan aspirar a ser una empresa adorada por periodistas y usuarios, además de ser influyente en algún sector empresarial. Fuera de este selecto club, estás perdido. De hecho, muchos medios de comunicación cuyas ediciones de papel y digital conviven, creyendo que las visitas a sus webs serían un complemento ideal para sus negocios, se están encontrando en serias dificultades para no perder dinero en el proceso.

El valle de la muerte: asociando ideas

Tener capital negativo en el transcurso de un experimento (ideas sin clientes) a una empresa sostenible (cuando existen facturas y vías claras para hacerlas crecer) es más habitual de lo que parece. De hecho, se le conoce por el nombre del “valle de la muerte”. En ese período sin respaldo financiero real ni modelo de negocio fácil de monetizar, toda start-up está expuesta a un riesgo serio de convertirse en una empresa subprime.

O facturas, o eres subprime. Esa debería ser la máxima de cualquier inversión. Si un banco no respalda un préstamo con ingresos reales del hipotecado, confiar en la repreciación de la casa es una apuesta muy arriesgada. Y esto es lo mismo que pretender que el inversor confíe en la hipotética viralidad futura de un negocio que no ofrece algo claro, concreto, real por lo que el usuario (cliente) tiene una disposición a pagar. Una empresa de internet sin producto, o con un producto que no soporta un precio positivo, puede subsistir una temporada, pero no será extraño que los inversores dejen de confiar en ella cuando el capital negativo rebase el límite a partir del cual no se puede aguantar mucho más. Para “emprender, no todo vale”. España no saldrá de la actual crisis creando una burbuja en torno al emprendedurismo. Cada día resulta más extraño que empresas basadas en un negocio que depende de un hipotético “boom de viralidad” puedan levantar cantidades de dinero que superan los seis dígitos con modelos de ingresos, cuando menos, “difíciles de entender”.

(Recomendamos leer como complemento el brillante reportaje de Teknautas: "'Storytelling', 'pitching'... ¿Y el negocio? ¿Se nos ha ido la olla?")

#5
Y precisamente Buyvip es una de estas empresas burbuja, porque pasado el tiempo y ante el albor de la competencia, ¿cual es el verdadero valor de estas empresas?
Ampliar comentario
#4
El problema son los vendedores de humo de toda la vida... Antes se les llamaba directamente timadores, pero ahora muchos se han camuflado como emprendedores....

Un problema agravado, como casi siempre, por la intervención estatal, ya que al crear &034;viveros de empresas&034;, subvenciones al &034;emprendimiento&034; y otras hierbas... han creado una subespecie de expertos, asesores, &034;coach&034; que se dedican a cobrar de estas subvenciones y a tutelar casi cualquier proyecto que suene bien.
Ampliar comentario
#3


Un buen BUENÍSIMO articulo que cualquier emprendedor deberá tener muy en cuenta.

Esta muy claro el principio que los primeros chinos que montaron sus negocIos en la ciudad de San Francisco tuvieron,claro,CLARÍSIMO y es

NO money NO Honey

Y hasta en España lo llevan siempre en su mente y así le van los negocios Con crisis o Sin crisis
Ampliar comentario
#2
Mi agradecimiento por la claridad de exposición y lo preciso de los comentarios. Leyendo el artículo he obtenido respuesta a una serie de interrogantes que personalmente me hago en relación con la viabilidad de este nuevo dorado que nos quieren vender desde el gobierno, via los media, &034;el emprendimiento&034; como solución a los males que padecemos.

En otro aartículo sobre este tema visto recientemente leia con pesar que mas del 90% de las iniciativas, start-up,registradas en los pocos programas oficiales de emprendimientos eran comercios o bares; y en los que se aventuran en la vía online, la mortalidad era casi del 100%.
Para emprender hay que: tener formación, tener experiencia y disponer de financiación, elementos de los se carece en los experimentos nacionales &034;que nos van a sacar de la crisis&034;.

Como se desprende de vuestro artículo es insentato crear espectativas que solo pueden llevar a la frustración. Por ello se debería pensar mas los mensajes antes de enviar a los jovenes al despeñadero.
Ampliar comentario
#1
Buen artículo, vive dios, sabe de lo que escribe!

El emprendimiento no es la panacea, es una alternativa.
La &034;idea feliz&034; hay que contrastarla, desarrollarla , implementar la.

Definir el producto, analizar su demanda, estudiar su viabilidad formarse.
De las iniciativas de emprendedores ¿cuántas llegan a buen puerto?

Supongamos que un tres por ciento. Or el camino se pueden quedar unos emprendedores que cuando mínimo han aprendido la dificultad de crear un negocio propio, de crear una empresa.

Han tenido que incorporarse al mercado laboral. Para algunos solo han post puesto su proyecto un tiempo esperando la oportunidad. En cualquier caso muy positivo.

Ampliar comentario