España 2017: expolio fiscal y cesión ante la sedición

Intereses al alza, fin del desarrollo monetario, déficit en pensiones y una deuda imposible de devolver serán los hitos que pondrán abrupto final a este imperio del despilfarro, la corrupción y la mentira

Foto: En España, hemos crecido muy por de debajo de nuestro potencial. (Reuters)
"En España, hemos crecido muy por de debajo de nuestro potencial". (Reuters)

El año pasado por estas fechas, Bloomberg publicó una “guía pesimista para 2016”, después de pedir opinión a los mayores expertos mundiales en cada rama. Este año, lo han repetido, y en ella se muestra un mundo en fuerte proceso de cambio, y justo en sentido contrario al que Mariano Rajoy ha puesto en marcha por segunda vez en nuestro desgraciado país. Todos los gobiernos importantes apuestan por fuertes reducciones de impuestos, grandes recortes de gasto público improductivo y planes masivos de inversión, clave esencial del crecimiento, mayor centralización política, control de la inmigración y coto a la globalización. Y es que se puede odiar, como la mayoría de medios y la casta política española al completo, o se puede estar encantado, pero la victoria de Trump cambiará el mundo, algo que quedará claro a lo largo de 2017.

La política de Rajoy de la mano del PSOE, fruto como siempre de la improvisación sin estrategia ni plan de futuro alguno, es más de lo mismo: expolio fiscal y endeudamiento masivo para financiar el mayor sistema de despilfarro público del mundo occidental. Y lo que es peor, cesión inaudita ante la sedición. Un dislate total lo primero y un delito de traición lo segundo. Y no solo es un expolio fiscal, que recaerá íntegramente sobre la clase media y la clase trabajadora, porque las empresas repercutirán su mayor fiscalidad sobre los bienes y servicios que suministran. Es que estos insensatos, que no han trabajado en su vida y desconocen cómo funciona el mundo real, destruirán miles de pequeñas empresas y autónomos al eliminar los aplazamientos del IVA y del Impuesto de Sociedades.

Las medidas fiscales son lo opuesto a lo que España necesita, mientras mantienen intacto un despilfarro de decenas de miles de millones de euros en duplicidades entre AAPP, en empresas públicas inútiles, o en la desastrosa gestión de la Sanidad y la Educación desde que fueron transferidas a las CCAA. Y el tema catalán rompe ya todos los moldes de la cobardía y de la indignidad. Están dispuestos a conceder cualquier cosa a los sediciosos menos obligarles a cumplir la Ley. Están dispuestos a retirar los recursos de inconstitucionalidad y las querellas contra los responsables, la vicepresidenta abre una oficina en Barcelona para congraciarse con una banda de traidores que solo quieren romper la unidad de España. Jamás ha ocurrido nada semejante en nuestra historia ni en la de Europa.

Hechos más probables para Bloomberg

“La popularidad de Trump subirá exponencialmente en sus primeras semanas, y un congreso republicano aprobará un plan gigantesco de estímulo fiscal”, fuertes reducciones de impuestos y plan masivo de infraestructuras. François Fillon, el casi seguro presidente de Francia, va a hacer lo mismo. Justo lo contrario que acaba de repetir Rajoy después de 52 subidas de impuestos durante su primera legislatura, que ganó prometiendo bajar impuestos —como ahora— y recortar despilfarro político. No solo no recortó ni un euro, es que a las CCAA más despilfarradoras les envió más de 200.000 millones de euros para que siguieran gastando sin límite, y a Cataluña le envió la parte del león para que financiara cómodamente el proceso separatista.

Luego, Bloomberg pronostica “olas de protestas por revertir el legado de Obama”, ¿qué legado? Más o menos como nuestros opinadores, para quienes, ¡horror!, Trump se está rodeando de multimillonarios, de los mejores empresarios de los EEUU, que se han enriquecido con su trabajo y no robando como Pujol, Rato y tantos otros, cuando lo bueno sería rodearse de apóstoles del odio y del guerracivilismo, ignorantes hasta la médula como los de Podemos, o como el héroe de Lehman en España, De Guindos, colocado para vender bonos basura a precio de oro a miles de incautos a los que arruinó, y hoy hazmerreír de Bruselas porque ni da una cifra cierta ni cumple un solo compromiso.

Donald Trump, durante un discurso. (Reuters)
Donald Trump, durante un discurso. (Reuters)

Y ya lo que faltaba: nombra en los puestos clave de inteligencia y defensa a generales expertos forjados en combate y en inteligencia, que además, según nuestra progresía, sostienen que el islam en general y los yihadistas en particular pretenden esclavizar o exterminar al 80% del mundo, cuando esto ya lo había resuelto nuestro premio Nobel Zapatero con la alianza de civilizaciones y la rendición preventiva, y ahora por “la okupa alcaldesa de Barcelona” (FT), que va a financiar la enseñanza religiosa islámica impartida por profesores designados por la comisión islámica, mientras prohíbe la enseñanza de la religión católica, o paganiza la Navidad pero respeta escrupulosamente el Ramadán. Justo al contrario que Trump, que hace frente a los anticristianos y llama a recuperar el sentido religioso de la Navidad.

Y Bloomberg continúa, “las acciones de bancos, acero y empresas de seguridad en EEUU se dispararán en los primeros meses de Trump”. Los bancos son un recomendación de compra obvia, como cuando a final de enero de este año les recomendé en estas mismas páginas comprar el XME, un ETF de metales y mineras (+116 % desde entonces), y el XOP, otro ETF de petróleo y gas (+81 %), por no hablar de un valor concreto que les recomendé vivamente, Anglo American (+490%). Bien, pues hoy los grandes bancos americanos beneficiarios de las subidas de tipos, de las enormes inversiones en infraestructuras y de las menores regulaciones, a lo que se une que serán los principales beneficiarios de no italiano, son una recomendación segura que de nuevo les hago.

Luego, “el aislacionismo de Trump y la agresividad de Putin ponen a Merkel en un dilema: liderar el rearme europeo contra Rusia o aceptar sus esferas de influencia en Europa del Este”. “Putin dejará de interferir en los asuntos de EEUU y la UE”. “A cambio, Merkel y Trump reconocerán el punto de vista ruso sobre Ucrania, Biolorrusia y Siria”. “Rusia recupera así su prestigio después de 26 años desde el colapso de la Unión Soviética, y Putin dará los primeros pasos para su retirada de la política”. “Las acciones de defensa pierden brillo, la UE no se rearma”. Algo obvio, ni Alemania puede sustituir a EEUU como líder de la OTAN, ni el resto de Europa se va a rearmar. España, por ejemplo, jamás podría cumplir su obligación de elevar al 2% del PIB su gasto en defensa, por lo que saldrá de la OTAN y no podrá formar parte de ningún tipo de rearme europeo.

“Merkel perderá las elecciones en Alemania”, “en Europa del Este, partidos de extrema derecha se acercaran a Rusia y saldrán de la OTAN”, “el área Schengen de libre circulación desaparecerá”, “Grecia estallará de nuevo, pero ahora no habrá rescate”, "la nomenclatura cubana no cumplirá lo pactado con Obama —libertad religiosa, libertad política y liberación de presos políticos—, Trump anulará el acuerdo” y la isla volverá a la economía de miseria en que ha vivido seis décadas, “el turismo se hundirá de nuevo y Cuba se echará en manos de Rusia y de China”, "México se hundirá en la recesión”. “Arabia Saudi se hundirá en Yemen, que es para ellos un nuevo Vietnam”. “Irán gana simpatías en Siria e Irak”, “golpe de Estado en Arabia Saudí”, “cierre del estrecho de Ormuz “ y “el petróleo se va a las estrellas”.

Y España qué

Pues que, para empezar, resulta inaudito el grado de ignorancia y de mentira sobre la evolución económica de España en los últimos 40 años que relatan nuestros grandes medios. Hemos crecido muy por de debajo de nuestro potencial (un 0,9 % anual frente al 7,2% anual en los 16 años anteriores) y mucho menos que nuestro entorno, ante quienes nos hemos empobrecido en términos relativos, única forma en economía de medir la efectividad o no de una política económica. Y finalmente, lo que es mucho peor, los salarios reales son hoy un 4% inferiores a los de 1978, por no hablar del paro, hoy en el 18,9% frente al 4% contando como parados a los emigrantes a Europa.

De tener una renta per cápita relativa a los nueve países de la entonces CEE —los países centrales de Europa— del 83%, después de 40 años de estar gobernados por una oligarquía política y económica, ha caído al 72%. De ser la octava potencia económica del mundo, hemos caído al número 14. De tener un modelo productivo donde la industria representaba el 31% del PIB, hemos pasado a otro de especuladores y camareros con salarios tercermundistas donde la industria representa solo el 14% del PIB. O que una potente clase media que costó décadas de esfuerzo alcanzar, ha quedado reducida a los dos tercios; desde 2008 el 90 % de la población ha perdido el 22 % de su riqueza, y somos el país de Europa con la peor distribución de la renta y la riqueza.

¿Y qué tenemos hoy?, España como país sufre un empobrecimiento y un endeudamiento brutales que gobierno y establishment están ocultando sistemáticamente a los ciudadanos por todos los medios a su alcance, mientras proclaman la falsedad evidente de que España se está recuperando. Evidente, porque aparte del engaño masivo de las cifras de crecimiento que no coinciden con ninguno de los índices de actividad y de demanda, hasta un niño de primaria se daría cuenta que un país que necesita endeudarse en 2,7 euros por cada euro de PIB creado como 2016, ese país no va hacia la recuperación sino hacia la quiebra.

De ser la octava potencia económica del mundo, España ha caído al número 14. Somos el país de Europa con la peor distribución de la renta y la riqueza

El empresario J. C. Bermejo, el economista más preparado y capaz de Ciudadanos con gran diferencia, explicaría la semana pasada (1) que el informe del Banco de España sobre el balance financiero de las AAPP resulta aterrador. “En junio de 2016 los activos financieros netos presentan un resultado de -941.567 millones de euros. En diciembre del año 2015 cuando Rajoy llegó al gobierno, el resultado neto era de - 514.251 millones, de forma que un balance esencial que ya era lamentable se ha deteriorado con Rajoy en -427.316 millones,es decir el país se ha empobrecido en un 83% con el PP”. “Los préstamos a terceros han pasado de 63.743 millones en 2011, a la escalofriante cifra de 230.085 millones. Los socialistas incrementaron préstamos en solo 28.481 millones, el PP en 166.242 millones, ¿a quién demonios han concedido estos préstamos y para qué fines?

“Gracias a la barra libre del BCE y el blindaje de la prima de riesgo, en 4 años han emitido deuda por valor de 421.249 millones de euros, ¡casi el doble que su antecesor en el gobierno! La deuda por bonos emitidos es nada menos que de 1.094 millones”. “¿Y que ocurre con la deuda real ( pasivos en circulación) de las AAPP? A junio de 2016, se situó en 1,56 billones, ¡madre mía! Han incrementado la deuda en cuatro años en 602.787 millones”, la cifra más alta de la Historia en términos de PIB en tan corto periodo. “Claro que, mientras la opinión pública siga confundiendo la deuda real con la deuda según Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) que excluye del computo un 30% de la deuda, todo perfecto”. “La deuda se sitúa en el entorno del 100%”, dicen estos mentirosos, cuando la deuda real del país es del 144% del PIB. Y eso si hacemos como que nos creemos la cifra de PIB oficial”, porque si ponemos el PIB real la cifra es del 173%.

“Espero que Mariano mire con lupa las cifras de los presupuestos y verifique bien las cifras de déficit antes de enviarlas a Bruselas, que esperan que no les vuelvan a engañar por quinto año consecutivo con una cifras irrealizables”. Nada más lejos. Garantizada la barra libre del BCE durante todo 2017, Mariano presentará de nuevo unos presupuestos de ciencia ficción, más deuda, más impuestos y cero recortes de despilfarro público, con cero mejora de la desastrosa gestión de la Sanidad y de la Educación. Las pensiones entrarán en quiebra, algo que paliarán momentáneamente con más expolio fiscal y más deuda. 2017 será para España el año de transición a la suspensión de pagos. Intereses al alza, fin de la expansión monetaria, frenazo al crecimiento, déficit creciente de las pensiones, y una burbuja de deuda imposible de devolver serán los hitos que pondrán abrupto final a este imperio del despilfarro, la corrupción y la mentira.

El Disparate Económico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios