Pedro Sánchez, el segundo, según los susanistas

Si queremos hacer un buen análisis de lo que se avecina, debemos empezar a sumar ya los votos de Patxi López a los de Susana, frente a los del exsecretario general

Foto: El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez. (EFE)
El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez. (EFE)

Buena la ha hecho el recuento de los avales en la pelea por el trono de Ferraz. Sin perjuicio de las correcciones derivadas del proceso de verificación de los avalistas, el 'ranking' ha puesto en manos de los partidarios de Susana Díaz el demoledor argumento de que su principal adversario, el exsecretario general, Pedro Sánchez, tiene una patológica querencia a quedar el segundo en todas las competiciones electorales.

Eso es verdad en lo tocante a las instituciones. Siempre por detrás del PP en generales, europeas y territoriales (suma de votos municipales en el conjunto nacional). No lo es en los procesos internos, cuyo precedente (2014) nos recuerda al ganador de unas elecciones primarias en las que batió a Eduardo Madina y José Antonio Perez Tapias.

Cierto. Pero en este punto conviene recordar que en aquella ocasión, cuando se le abrieron las puertas de Ferraz, quien determinó el resultado fue precisamente Susana Díaz, su adversaria de ahora. Insisto, fue la presidenta andaluza, con la expresa conformidad de Rodríguez Zapatero, quien puso a disposición de Pedro Sánchez la fuerza institucional y orgánica del PSOE andaluz para convertirse en líder del partido a escala nacional.

Sobre el mismo antecedente se ha permitido el susanismo difundir estos días su argumentario sobre Sánchez 'el segundón'

En ese antecedente funda ahora la candidata Díaz el pregón de su victoria sobre Sánchez en las votaciones del próximo 21 de mayo, si incorporamos al análisis el hecho de que Andalucía es el mayor yacimiento de avales y de votos de cara a la carrera de los tres aspirantes a la Secretaría General del PSOE.

Sobre el mismo antecedente se ha permitido el susanismo difundir estos días su argumentario sobre Sánchez 'el segundón'. Y nadie para desplegarlo como el madrileño Antonio Miguel Carmona, susanista confeso y antipedrista donde los haya.

A saber: “Algunos se conforman con ser siempre segundos, en insistir en ser segundos y en alegrarse de ser segundos”. “Nosotros, en cambio, queremos que este partido sea siempre el primero, con una candidata que sea primera en avales y en votos de los militantes y de todos los españoles”, añade.

Mal lo ha tenido que ver Pedro Sánchez para hacer ese movimiento, el de la oferta a Patxi López, sabiendo que es imposible

En esas estamos ahora, en la interpretación de la respectiva colecta de avales obtenida por Susana, Pedro y Patxi. Sánchez se ha quedado en la obviedad de que una cosa son los avales y otra los votos (ya, pero lo primero es anunciador de lo segundo, por muchas vueltas que le demos) y en invitar a Patxi, tercero en discordia, a sumarse a la causa del pedrismo.

Mal lo ha tenido que ver Sánchez para hacer ese movimiento, sabiendo que es imposible. No en balde sus antiguos colaboradores (Patxi López , César Luena, Oscar López...) construyeron esta candidatura a modo de zodiac para cruzar hasta la orilla susanista sin que pareciese una maniobra vergonzante.

Quiero decir que, si queremos hacer un buen análisis de lo que se avecina, debemos empezar a sumar ya los votos de Patxi López a los de Susana, frente a los de Pedro Sánchez. Eso sí, un minuto después del recuento del 21 de mayo. Ni un minuto antes.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios