La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La increíble suerte de Rodríguez Zapatero

Pues sí, parece que el presidente del Gobierno que nos gobierna está seguro de ganar el 9-M. Al menos, eso decía ayer en la portada del

Pues sí, parece que el presidente del Gobierno que nos gobierna está seguro de ganar el 9-M. Al menos, eso decía ayer en la portada del diario oficial. Lo estaba antes de las generales de 2004; incluso en pleno 2003, cuando nadie daba un duro por su futuro político. Convencido de llegar a La Moncloa se manifestó cuando, en la primavera de 2003, recibió a la redacción de este diario en su despacho de Ferraz. Salimos convencidos de algo que ahora es un clamor, exceptuados, claro está, los fieles de estricta observancia y quienes le deben el cargo: que estábamos entonces, estamos ahora, ante un illuminati, un tipo situado fuera de los comunes estándares del buen juicio, del sentido común, capaz de creerse sus propias fantasías. Un tipo curioso, si habláramos de un español cualquiera dedicado a sus quehaceres; peligroso, por contra, en tanto en cuanto aspira a revalidar mandato al frente de un país en el que ha abierto, de forma tan gratuita como innecesaria, socavones de convivencia que será difícil cerrar.

Un tipo, también, con suerte. Porque su ascensión a los altares del Poder hace cuatro años se debió al hecho terrible, no por devastador menos extraordinario, de los atentados del 11-M, suceso sin el cual nunca habría podido ganar tres días después, a pesar del voto de castigo que la soberbia y prepotencia de la segunda legislatura Aznar había hecho acreedor al PP. ¿Guarda Zapatero alguna nueva carta en la bocamanga, alguna sorpresa en ciernes que le haga estar tan seguro de su triunfo, a pesar de lo apretado de las encuestas? Pronto lo sabremos. Lo que sí sabemos ya es que el candidato socialista tiene suerte de que las elecciones vayan a ser dentro de tres semanas y no dentro de tres meses, porque entonces tendría la reelección casi imposible. Hasta la España anestesiada que sigue viviendo de espaldas a la realidad podría entonces darse cuenta de algo ya inapelable para los estudiosos en la materia: se nos viene encima un ajuste brutal en lo económico.

La Junta Directiva que la patronal CEOE celebró a mediados de la semana pasada dibujó un panorama sombrío. El informe de coyuntura económica resultó demoledor. Si bien la nota de prensa posterior prefirió maquillar sus conclusiones, las perspectivas de la economía mundial y española son para echarse a temblar. José Luis Feito, en su habitual tono moderado, aseguró que los analistas no terminan de ponerse de acuerdo sobre si el sistema financiero internacional está quebrado en todo o en parte. Entendámonos, no se trata de saber si tal o cual banco está kaput, sino de si lo está el sistema entero...

Tenemos por delante seis meses de verdadera incertidumbre en torno a la salud del sistema, aunque las cosas pintan bastante feas para la gran banca internacional. Los españoles, los mejores del mundo dicen por estos pagos, se hallan ahora mismo extramuros de ese sistema financiero internacional en el que captaban regularmente el 30% de su pasivo, con una elevadísima exposición al mercado inmobiliario –representa nada menos que el 60% de su activo de balance- y nadie les presta un euro -aunque ciertamente la mayoría tampoco tenga nada que prestar-, temerosos todos de que la burbuja española termine por explotar antes o después. De momento, las angustias las resuelve el BCE.

Vivir alegremente del dinero ajeno

España tiene la mayor deuda externa del mundo, porque hemos estado viviendo alegremente del dinero ajeno. Hemos estado comprando los Audi y BMW alemanes con los euros que nos prestaban los propios bancos alemanes, procedentes del ahorro alemán. Ahora, con los mercados financieros cerrados a cal y canto, se nos niega la financiación necesaria para seguir creciendo, entre otras cosas porque los anglosajones guardan fresco el recuerdo de unos listos, los españoles, capaces de comprar sus empresas no con los superávits generados por nuestras multinacionales, sino con el dinero que nos prestaban sus propios bancos, una de las razones por las que España es ahora mismo el blanco de la prensa internacional, ejemplo de economía que se va al garete.

El sector inmobiliario está hundido o casi, aunque la construcción no ha empezado aún a despedir gente en serio, no obstante lo cual se prevé que para el segundo semestre del año lo empiece a hacer y en número escalofriante (entre 200.000 y 400.000 este año, y el mismo número durante el primer semestre de 2009). Con la financiación al sector cerrada, se da la paradoja de que no se inician viviendas porque no se venden, y los proyectos que por precio se podrían iniciar no se mueven por falta de financiación. Parte de la culpa hay que endosársela a la Ley del Suelo, y la culpa entera a la estulta liviandad de un Gobierno que hizo caso omiso de los avisos de los empresarios cuando, a su hora, dieron la voz de alarma. Con el consumo y turismo desacelerándose desde hace muchos meses, la caída de expectativas empresariales es la más profunda desde que existen registros.

La inflación, por su parte, va a continuar disparada, porque los precios de los alimentos van a seguir subiendo, entre otras cosas porque chinos e indios han descubierto que para vivir tienen que alimentarse bien, y porque aquí seguimos sin hacer nada, nada efectivo, en materia de canales de distribución. Aquí la palabra competencia está proscrita, porque si hubiera competencia un puñado de listos no podría hacerse multimillonario con la vista gorda del poder político de turno. Eso es todo.

En este panorama, más bien desolador, ambos partidos se han enzarzado en una orgía de promesas fiscales preelectorales con el dinero público. Comprando el voto con nuestros impuestos. De unos –cuatro años lamentablemente perdidos en la tarea de hacer realidad el partido de derechas que una España moderna precisa- podemos razonablemente esperar que, en caso de ganar, intentarían enderezar las cosas; con los otros ya sabemos lo que nos espera: una serie de años a la portuguesa, sin crecimiento y con paro.

Ésa, repito, es la increíble suerte de Zapatero: que las elecciones sean dentro de tres semanas y no dentro de tres meses, porque entonces es seguro que, con la crisis ya instalada entre nosotros, una mayoría de españoles le daría la patada en el culo que tan merecidamente se ha ganado en estos años. El señor que en lo económico no ha hecho nada por paliar la crisis, convencido de que la fiesta iba a durar eternamente, en lo político ha cavado enormes zanjas, ha abierto insondables abismos de convivencia entre españoles, ha despertado odios y rencores que parecían definitivamente arrumbados. La circunstancia agravante es que, a diferencia de lo ocurrido en el terreno económico, aquí sí sabía lo que hacía, aquí ha hecho exactamente lo que quería hacer: abrir de nuevo la herida entre las dos Españas. Es ahí donde reside la intrínseca maldad del personaje.

#7
Compartir
En España y en Italia sobran funcionarios es de cajón.
Ampliar comentario
#6
Compartir
Entonces, ¿cuáles son esos enormes costes fijos que dice usted que tienen que cubrir las centrales hidráulicas y al parece no lo han hecho ya?
Ampliar comentario
#5
Compartir
Excelente, Sr. Lacalle.

Muchas gracias.

Ampliar comentario
#4
Compartir
Felicidades por el artículo.
Si vemos que se montarón plantas por generación solar y que producían energia por la noche, la cosa está clara.
El sector está fuertemente amamantado.
Ampliar comentario
#3
Compartir
Desde mi punto de vista, el problema que tiene el sector eléctrico español es que, desde principios de los 80, se ha planificado [si es que realmente lo que se ha hecho se puede llamar así] teniendo en cuenta, en primer lugar, los aspectos políticos: nuclear caca [aunque nos genere el 30 o el 20 %, desterrada y estigmatizada], renovables guays, no follones en las cuencas mineras, etc.; en segundo lugar, los aspectos económicos [control de la inflación] y finalmente, los técnicos, y da la casualidad de que, con esta energía, se quiera o no se quiera [aunque lo quieran nuestro omnipotentes políticos], precisamente éstos últimos aspectos son los más importantes.

Tratando de guarrear lo menos que se pueda el medio ambiente, al final lo que cuenta es si se tiene electricidad a un precio competitivo en el momento que se necesita o no se tiene.

Y lo del Pacto de estado, ojala me equivoque pero tiene toda la pinta de ser un intento de intercambio de coartadas que al final se quedará, como tantas cosas en este país, en un blufete.
Ampliar comentario
#2
Compartir
Por fin un artículo sobre energía con conocimiento de causa. Así hay que mirar la formación de precios en el sector eléctrico. Y así se demuestra la locura del sistema español. Espero que el que tenga que oir, oiga y resuelva correctamente. Pero me temo que no. Gracias.
Ampliar comentario
#1
Compartir
Como de costumbre, magnífico artículo Sr. Lacalle...

Gracias y saludos
Ampliar comentario