El Confidente

Blas Piñar pone en jaque a Intereconomía en las redes sociales

¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo se le coló a Intereconomía TV uno de los nombres históricamente ligados a la extrema derecha española? Obviamente, no se
Fecha
Tags
    ¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo se le coló a Intereconomía TV uno de los nombres históricamente ligados a la extrema derecha española? Obviamente, no se trata del fundador de Fuerza Nueva, ni siquiera de su hijo –un militar que estos días ha estado en la ‘palestra’ por haber sido condenado a un mes de arresto domiciliario por haber criticado a la cúpula del Ejército-, sino de su nieto. Pero el nombre de Blas Piñar, que es como sigue llamándose la tercera generación, tiene demasiados condicionantes como para que Intereconomía pudiera aceptar su presencia en el programa estrella de la cadena, El Gato al Agua.

    Lo contrario hubiese sido lo mismo que darle toda clase de argumentos a quienes, desde la izquierda –Cuatro, La Sexta- y la competencia –Veo 7-, se hartan de decir que la emisora que preside Julio Ariza es de lo más facha. De tal forma que a la dirección solo le quedó una alternativa: quitarle el premio.

    ¿Tongo o justicia? Vayamos por partes. Animados por el éxito de los reality shows, a la cadena de Castella 36 se le ocurrió poner en marcha el suyo propio. Por razones evidentes que tienen que ver con la línea editorial, aquello no se iba a convertir en un subproducto de ninis, famas o grandes hermanos, así que a alguien se le ocurrió ligar el concurso a El Gato al Agua.

    Se ideó un debate a cuatro en el que los participantes provenían del público. Cada semana, uno de ellos pasaba a la siguiente ronda. El mecanismo era bastante sencillo: durante el debate, el jurado valoraba en un ordenador la actuación de cada concursante, puntuándola positivamente o restándole puntos si consideraba que lo hacía mal. También votaban los espectadores desde sus casas. Después de cada intermedio se otorgaban cinco puntos extra al más votado en cada bloque.

    Y llegó la final: Blas, Arantxa, Nicolás y Juan Carlos eran los afortunados concursantes que competían por el premio, consistente en un coche y en la participación durante varios meses como tertuliano en El Gato al Agua, sin duda el trofeo más ansiado por los cuatro. Llegó el recuento final de votos, a falta de asignar los últimos cinco votos del público, y las cosas estaban como sigue: Juan Carlos, 60 puntos; Blas, 55; Arantxa y Nicolás, 52 cada uno.

    El asunto habría de dirimirse entre Juan Carlos y Blas. Intervino entonces el presentador para explicar que, en caso de empate, la luz verde que designaba el ganador se encendería en el atril del concursante que más votos hubiera obtenido del jurado a lo largo del programa. Todos de acuerdo. Ninguna duda. Y entró el sobre con la decisión del público que otorgó sus cinco votos a… ¡Blas Piñar! Eso significaba un empate a 60 y la luz verde se encendió en el atril de… ¡Blas Piñar! Caos. Confusión. Aparentemente algo había ido mal porque Juan Carlos, con 60 puntos, era el que más votos del jurado tenía antes de que el público le diera los cinco a Blas, pero la luz verde era inequívoca al designar ganador a éste último. Riesgos del directo.

    Intervención telefónica de Julio Ariza


    Hasta tal punto reinó la confusión, que los miembros del jurado reconocían no entender nada, y al final tuvo que intervenir, vía telefónica, el presidente de la cadena, Julio Ariza, para prometerle a Juan Carlos otro premio de consolación y la participación en El Gato al Agua al menos durante un mes. La cosa hubiera quedado ahí si no fuera porque, una vez calmados los ánimos, en la casa se dieron cuenta de que, realmente, y a la luz de las normas que públicamente había establecido el presentador, el ganador había sido Juan Carlos, y aprovechando ese asidero se optó por quitarle el premio a Blas Piñar y devolvérselo a éste último.

    La reacción no se ha hecho esperar, y las redes sociales, especialmente Facebook, se han llenado de protestas y de grupos de amigos de Blas Piñar y enemigos de Intereconomía a la que acusan de tongo y engaño. ¿Quién tiene la razón? Difícil respuesta, pero nadie podrá decir que un nieto del fundador de Fuerza Nueva es tertuliano de El Gato al Agua, y solo por eso parece que a Intereconomía le compensa el escándalo. ¿Alguna duda? Ahí están los videos:

    />/>/>

    />/>/>

    #37
    Compartir
    2 Muy importante tu
    Ampliar comentario
    #36
    Compartir
    Ya nos gustar
    Ampliar comentario
    #35
    Compartir
    1 China no trabaja en &034;su productividad&034;, a menos que usted llama productividad a la explotaci
    Ampliar comentario
    #34
    Compartir
    32 A ver, no le he entendido
    Ampliar comentario
    #33
    Compartir
    Ayer Intereconomia emiti
    Ampliar comentario
    #32
    Compartir
    31 No pod
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    Yo particularmente creo que Blas Pi
    Ampliar comentario
    #30
    Compartir
    28 Hola Cordo, es verdad que Albert Rivera ha hecho alguna aparici
    Ampliar comentario
    #29
    Compartir
    Algunos de los que se les llena la boca con la IGUALDAD arremeten contra el nieto de Blas Pi
    Ampliar comentario
    #28
    Compartir
    25 Como se ve que no has visto mucho el programa,
    Ampliar comentario
    #27
    Compartir
    20La Segunda Rep
    Ampliar comentario
    #26
    Compartir

    El problema de este chico es el de ser hijo de padre conocido. Algo que muchos no pueden decir.
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir
    Ampliar comentario
    #24
    Compartir
    21
    Ampliar comentario
    #23
    Compartir
    Vamos a ver. He dicho que ning
    Ampliar comentario