Los 'findes' al golf de Saracho en honor de un Figaredo

Tuvo lugar hace un par de semanas. Ya hacía calor estival y el campo de golf de Llanes acogió como todos los años el torneo benéfico

Foto: Emilio Saracho.
Emilio Saracho.

Tuvo lugar hace un par de semanas. Ya hacía calor estival y el campo de golf de Llanes acogió como todos los años el torneo benéfico de verano. La rutina era la de siempre: organizaba el notable asturiano Juan Rodríguez Inciarte, viejo capo del Banco Santander, y recaudaba el misionero jesuita Kiko Figaredo, vecino de Gijón y profeta en Camboya.

Este curso, sin embargo, uno de los invitados acaparó parte de los comentarios sotto voce de los asistentes. Era el financiero Emilio Saracho, anónimo para muchos hasta hace seis meses y protagonista único de la crónica salmón desde su llegada al Banco Popular, que pese a su traumático paso por la entidad no ha querido esconderse por el qué dirán.

Dicen quienes compartieron bolas con él ese fin de semana, que Saracho lleva con entereza el mazazo que ha supuesto la resolución del Popular. Lo están pasando peor en su entorno familiar, disgustados por la magnitud del episodio y la mancha extendida sobre el financiero, un discreto y exitoso banquero de negocios que estaba a las puertas de la jubilación.

Pese a todo lo que ha llovido, entre críticas y querellas en preparación, Saracho hace por llevar una rutina convencional. También cuando toca asistir a un evento social de viejos camaradas, como es el caso de Rodríguez Inciarte, jubilado también en el Santander tras la llegada de Ana Botín a la presidencia. 18 hoyos dan para muchos paseos y confesiones.
El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios