Sigue esta sección:

En Nombre de la Rosa

Visto lo visto... ¡qué error!

Las dieciséis Comunidades restantes también tienen una conmemoración anual en el día de su región, pero ninguna de ellas merece la atención mediática que se dispensa a Cataluña.
Foto: Cadena humana por la independencia
Cadena humana por la independencia

Pasó la Diada, la fiesta de la Comunidad Autónoma catalana. Algo tendrá el agua cuando la bendicen. Las dieciséis Comunidades restantes y las dos Ciudades Autónomas también tienen una conmemoración anual en el día de su región, pero ninguna de ellas merece la atención mediática que se dispensa a Cataluña. Cinco o seis páginas de los medios de comunicación escritos y varios minutos de telediarios, además de los múltiples comentarios, acreditan que estamos ante una realidad diferente cuando se trata de Cataluña.

Tres días antes se celebró el Día de Extremadura y ni comparación. En el discurso institucional del presidente extremeño hubo algunas interrupciones por las protestas de algún grupo insatisfecho por la realidad laboral extremeña, pero no actuaron salvaje y violentamente como los energúmenos que, al grito de “Cataluña es España”, irrumpieron en la delegación madrileña de la Generalitat de Cataluña, agrediendo a algunos diputados que allí estaban. Esos fachas hicieron ese día más independentistas que toda la cadena humana del día 11. Igual que los que quemaron banderas españolas y retratos de El Rey, aumentaron el número de nacionalistas radicales españoles.

Ante esa realidad, no se puede negar que estamos ante un grave problema. En España asistimos a una situación insólita que nunca habíamos tenido en la historia. Hablo de un ataque al sistema democrático desde dentro del sistema democrático. En Alemania, Hitler se cargó el Estado democrático y el derecho alemán desde dentro del sistema. No entró en el Parlamento con metralletas y el ejército y se cargó la libertad, al estilo de los golpes de Estado o pronunciamientos militares ocurridos a lo largo de nuestra desgraciada y corta historia democrática. Es la democracia la que le dio a Hitler plenos poderes para convertir un Estado libre y democrático en un Estado nazi. Fue el parlamento el que le apoyó, fue el pueblo el que aplaudió.

En España asistimos a una situación insólita que nunca habíamos tenido en la historia. Hablo de un ataque al sistema democrático desde dentro del sistema democrático

En Italia, pasó algo parecido con Mussolini. Marcha sobre Roma de los camisas negras, el Rey se asusta, plenos poderes a Mussolini y, como primer ministro, se carga la democracia desde dentro de la democracia. En Austria, un referéndum fantasma y fraudulento permite la anexión a Alemania. La historia de Europa está llena en ese tiempo de casos en los que la democracia desaparece, atacada desde dentro de la democracia. Como consecuencia de eso, Segunda Guerra Mundial y 60 millones de muertos. Los europeos aprendieron la lección y dijeron “nunca más”. Crearon el Mercado Común, hoy la Unión Europea y, afortunadamente, nunca más.

Ahora, los españoles nos encontramos con un ataque al Estado desde dentro del Estado y no tenemos respuesta. No sabemos qué decir. No sabemos qué hacer. Y deberíamos intentar articular un discurso y una respuesta que pudiera dar seguridad y tranquilidad a todos los ciudadanos. Conviene que se tenga claro y se tome en serio. Tenemos poca experiencia en reformas constitucionales y algunos pueden pensar alegremente que saltándose las leyes y los procedimientos, aunque sea sin violencia física y con cadenas humanas, no se producirán consecuencias graves para nuestra convivencia.

Cada vez que digo algo de Cataluña me insultan llamándome bellotari, nacionalista español, facha y no sé cuántas cosas más. Yo no soy ni nacionalista español ni centralista, por razones que se comprenden fácilmente a poco que se estudie la historia de España desde el siglo XIX hasta nuestros días. Un extremeño no le debe nada al nacionalismo español, entre otras cosas, porque su territorio y sus gentes han sido víctimas del proteccionismo de ese nacionalismo del que se beneficiaron, entre otros, la industria textil catalana, el cereal castellano y la siderurgia vasca. En su libro Hacia una comprensión de la dictadura de Primo de Rivera, Ben-Ami escribe:

Cada vez que digo algo de Cataluña me insultan llamándome bellotari, nacionalista español, facha y no sé cuántas cosas más. Yo no soy ni nacionalista español ni centralista

Como en Italia, donde Mussolini encontraba su soporte más sólido entre los industriales y los terratenientes, en España fue el horror al desorden y a la anarquía lo que arrojó a la alta burguesía catalana en los brazos de Primo de Rivera; hasta el punto de que puede considerarse ese grupo social como responsable del golpe de Estado, por haber creado una atmósfera de histeria en torno al terror proletario en la región y por manifestar su disposición a apoyar un defensor de la paz y del orden, tal como ellos lo entendían. Parece que algunos de sus principales líderes tuvieron conocimiento previo del pronunciamiento. Y, cuando éste tuvo lugar, Cambó -el líder de la Lliga Regionalista-, no dudó en exclamar que aquel era el único dulce que había podido paladear en un año amargo. Puig i Cadafalc lo corroboró al afirmar que, entre un golpe ilegal y los políticos corrompidos del sistema liberal hasta entonces vigente, la Lliga, prefería el primero.

El mismo autor sigue diciendo: La euforia con que las Cámaras de Comercio e Industria de Cataluña dieron la bienvenida al dictador fue ampliamente recompensada con «paz social» y con los aranceles más altos de Europa.

Para marcar una diferencia importante de sensibilidades diré que para un nacionalista la historia relevante es la de los conflictos centro-periferia que han tenido como escenario el suelo peninsular; mientras, para un progresista español lo importante son las luchas que han permitido la emancipación de los ciudadanos. En los planteamientos reformistas, el Estado es la clave de la transformación y de la nivelación social y económica de los ciudadanos. Por eso, muchos de los que nos consideramos ciudadanos de izquierdas tenemos tantos problemas a la hora de comprender cualquier deslegitimación, no de la España en abstracto y patriotera, sino de la España actual, democrática, constitucional, plural, diversa y descentralizada, donde por primera vez la izquierda y los progresistas pueden plantear y llevar adelante un proyecto político de igualdad, libertad y solidaridad para todos y entre todos.

Por eso resulta tan lamentable que en las dos únicas ocasiones en que los demócratas progresistas españoles hemos podido gozar de libertad plena para tratar de ganar la confianza de los ciudadanos y acceder al gobierno de España para seguir ampliando los derechos y la libertad, desde Cataluña se pongan palos en la rueda de esa posibilidad, abierta desde la Constitución de 1978, poniendo en peligro la convivencia y la libertad de este instrumento llamado España, como ya ocurrió en octubre de 1934 con la proclamación unilateral del Estado catalán y desde 2012 con el pronunciamiento del gobierno de la Generalidad de Cataluña.

¿Quién nos engañaba cuando, en los años 60 y 70 del siglo pasado, gritábamos en los conciertos de Lluís Llach, de Raimon, de María del Mar Bonet o de Serrat, aquello de "Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía"? Los etarras que salieron de las cárceles españolas no querían libertad sino sangre. Nos equivocamos cuando se les amnistió. Los nacionalistas parece que tampoco era autonomía lo que pedían. También nos equivocamos, porque querían independencia. Unos y otro nos engañaron. Claro que entonces la izquierda catalana era para nosotros, el resto de demócratas progresistas españoles, el espejo en el que nos mirábamos. ¡Qué error, visto lo visto!

En Nombre de la Rosa
Comparte en:
Sigue esta sección:

#98
Compartir

Desde cierto rechazo a su figura, suscribo el artículo

Ampliar comentario
#97
Compartir

BRI-LLAN-TE. Mis respetos.

Ampliar comentario
#96
Compartir

No te enteras, que NO queremos Autonomías que son cortijos de caciques y sus clientelas, que nos han llevado a la ruina.

Ampliar comentario
#95
Compartir

 

O sea que lo de los Paises Catalanes,conseguida la independencia,no se planteará,¿verdad?...algo es algo.

Ampliar comentario
#94
Compartir

Juanca, ¡cuánto tiempo sin charlar! 

 

"Esos fachas hicieron ese día más independentistas que toda la cadena humana del día 11. Igual que los que quemaron banderas españolas y retratos de El Rey, aumentaron el número de nacionalistas radicales españoles".

 

¿Y si en realidad son marionetas de los que quieren cargarse España,como se cargaron Yugoeslavia?, aunque en esta ocasión les va a resultar más dificil,siempre que los jacobinos nos olvidemos de chorrradas autonomistas y federalistas.

 

 

Ampliar comentario
#93
En respuesta a vamosdecraneo sinodeculo
Compartir

 Vamos... 134.: Leyendo el 134, me quedo mas tranquilo. Es que leo de arriba pa bajo, sabes? Saludos.

Ampliar comentario
#92
Compartir

136 vamos.... .: No te entiendo demasiado. ¿Propugnas todavía mas burocracia? Creo que ese no es el camino, sino reducirla.

Ampliar comentario
#91
Compartir

At good hours green sleeves

Ampliar comentario
#90
Compartir

Vamos que la fuerza es su argumento.

Ampliar comentario
#89
Compartir

En la VERDADERA ESPAÑA DESCENTRALIZADA, ¿Cuál es la transformación que se ofrece a la identidad cultural de los pueblos de España? ¿En qué quedan los derechos lingüísticos de los ciudadanos catalanes, gallegos y vascos? ¿Por qué querrían los nacionalistas y los independentistas formar parte de la nueva España?

 

 

A las ventajas y la economía de escala de la unión se podría sumar un reconocimiento político e institucional a los pueblos de España en forma de atención al público del Estado en las cuatro lenguas oficiales: castellano, catalán, gallego y vasco, mediante empleados públicos por mérito y capacidad traductores e intérpretes, proporcionales al tamaño de las poblaciones hablantes (p.e. casilla en el IRPF: ¿quiere que parte de sus impuestos se gaste en atención al publico del Estado en catalán/gallego/vasco?).

 

En cada "call center" de los ministerios habría un cupo de empleados dedicados a preparar versiones de las leyes, reglamentos, BOE, formularios, páginas web, etc en catalán/gallego/vasco, en la profundidad permitida por el presupuesto proporcional a la población hablante, además de prestar la atención telefónica en la lengua preferida del ciudadano.

 

Así un señor de Bilbao puede ir al ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, donde (en castellano) le conectan al Ministerio de Sanidad con el que (en vasco) realiza el trámite de renovar su tarjeta de la Seguridad Social.

 

Eso ahora con el MULTICENTRALISMO es imposible, sin embargo es fácil y natural con la verdadera DESCENTRALIZACIÓN.

 

 

 

Ampliar comentario
#88
Compartir

"la España actual, democrática, constitucional, plural, diversa y descentralizada"

 

 

La neolengua orwelliana disfraza la realidad de su opuesto y el pueblo, que es analfabeto funcional, se lo traga.

 

De la España de Franco pasamos a otra en la que hay 17 presidentes autonómicos, 17+1 ministros o consejeros de Industria, 17+1 de Trabajo, 17+1 de Hacienda, 17+1 de Cultura, de Turismo, de Agricultura, de Enseñanza, de Sanidad, de Caza, ...

 

Esto en castellano se llama MULTIPLICAR los CENTROS de gobierno.

 

Hemos pasado de UN CENTRO a MÚLTIPLES CENTROS, hemos pasado de un Estado CENTRALISTA a un Estado MULTICENTRALISTA.

 

 

 

Pero los españolitos se siguen tragando la milonga de que España es un Estado DESCENTRALIZADO. ¡Y una mierda!

 

 

Des-hojar significa quitar las hojas, des-hollinar significa quitar el hollín... Des-centralizar significa quitar el centro, que no haya centro.

 

 

En el siglo XXI es posible practicar la verdadera DESCENTRALIZACIÓN; una forma es:

 

1. Tener un solo parlamento: igualdad de derechos y obligaciones para todos los ciudadanos y empresas, una ley, un reglamento

 

1.1 En consecuencia, cerrar las autonomías, chiringos de gestión de las diferencias y los hechos diferenciales, pesebre de apparatchiks, y que los Ministerios asuman la prestación de servicios públicos

 

2. DISTRIBUIR los Ministerios por España: Defensa a Huesca, Exteriores a Bilbao, Interior a Barcelona, Enseñanza a Cáceres, Sanidad a Valencia, Agricultura a Almería, Justicia a León, Fomento a La Coruña, Industria a Las Palmas...

 

2.1 En consecuencia las ventajas de alojar instituciones del Estado se reparten por el territorio y la población, invirtiendo la tendencia a megaurbes acaparadoras y a campo comiéndose los mocos

 

3. El servicio se presta desde "call centers" en sitios baratos: Las Hurdes, Los Monegros, Tabernas...

 

3.1 El servicio se presta con tecnologías del siglo XXI: teléfono, videoconferencia, internet, DNI electrónico, firma electrónica...

 

3.2 El servicio se presta en los Ayuntamientos, reconvertidos en auténtica VENTANILLA ÚNICA de atención al ciudadano y las empresas, desde donde se conectan al "call center" del Ministerio correspondiente y asisten a los usuarios en el manejo de los medios técnicos y en la navegación por los entes administrativos

 

 

 

Cualquier trámite del Estado, disponible en cualquier ayuntamiento de España para los ciudadanos y empresas; eso es modernidad, eso es eficiencia, eso es productividad, eso es libertad para ubicarse, eso es DESCENTRALIZACIÓN VERDADERA.

 

Se podría empezar con el proyecto piloto del Mº de Defensa en Huesca en tres años, y con los que se aprenda se aplica a los demás.

 

Se despide a los empleados públicos sobrantes, se corta el boquete del iceberg de la deuda pública y se invierto el ahorro en crédito a empresas privadas, en I+D verdadera, en reconversión, en exportación, para pasar de GENERAR DEUDA a GENERAR RIQUEZA.

 

 

Ampliar comentario
#87
Compartir

Sinceramente, no entiendo cómo este hombre nos muestra sus diatribas todas las semanas como si no pasara nada. Habla, además, sentando cátedra, como el que está de vuelta de todo.

 

Lo siento Sr. Rodríguez, pero todas estas tonterías que escribe se las debería haber contado al iluminado de su partido que gobernó hace unos años y que abrió de par en par las puertas a muchas cosas de las que usted ahora se queja. Ah, que se equivocaron, que los engañaron...... ya, ya. Imbécil. 

Ampliar comentario
#86
Compartir

Es sencillo, los catalanes hacen una consulta deciden si se quedan en el Estado español o tienen un propio.

Si se van, se negocia la salida.

Si se quedan, se hace un pacto territorial que no pueda ser sometido a chantaje cada vez que haya elecciones. Por supuesto, no se da plato único como en la transición con la Constitución del '78, se habre el abanico y mediante referendums se van escogiendo las alternativas.

Saludos.

Ampliar comentario
#85
Compartir

Este hombre tiene un problema es que no sabe ni lo que es él y trata de dar lecciones , sinceramente sus declaraciones la puede hacer también cualquier nacionalista español sin ningún tipo de problema en lo de ser izquierda es que estoy seguro que no se lo cree ni él .

Ampliar comentario
#84
Compartir

Es muy fácil, Rodríguez Ibarra. A lo mejor tú eres el más español de los socialistas, pero si a alguien podemos echar la culpa de no defender a España en democracia es al PSOE, en sus sucursales PSE o PSC. Siempre han pactado con el nacionalismo vasco o catalán, y siempre siempre han sido contaminados por su perspectiva. Como siempre, la gente prefiere el original a la fotocopia. Recordemos que en el País Vasco ganaba el PSOE (Rubial), pero cedieron el poder al PNV. Y en Cataluña el socialismo (PSOE-PSC) arrasaba. Al irse contaminando de nacionalismo, los votantes han elegido al nacionalismo de verdad. Para no parecer fachas, los sociatas se han pasado de periféricos, cagándose en el internacionalismo y solidaridad que -junto con el resto de sus mentiras- pregonan. La perspectiva de que la izquierda y la derecha españolas o estatales defendían España no la han tenido jamás; han preferido el cortoplacismo electoral a una visión de Estado. Salvo por las mamandurrias que tienes, no sé qué coño haces en esa mierda de partido.

Ampliar comentario