La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

A propósito de Extremadura

Cuando llegó a la Alcaldía, lo primero que le sorprendió fue la hilera diaria de vecinos que se agolpaba a la puerta del despacho con las
Autor
Tiempo de lectura5 min

Cuando llegó a la Alcaldía, lo primero que le sorprendió fue la hilera diaria de vecinos que se agolpaba a la puerta del despacho con las peticiones más variadas. Unos pedían ayudas para el alquiler, que ya habían dejado de pagar y les llevaba directamente al desahucio, otros buscaban alguna recomendación para un empleo municipal y otros, abiertamente, reclamaban dinero para cuestiones más rocambolescas, como la primera comunión de alguno de sus hijos. 

La experiencia la cuenta uno de los regidores del Partido Popular que, en las últimas elecciones municipales, se hizo con la Alcaldía de una de las ciudades o pueblos de Extremadura dentro de la oleada de votos que, después de tres décadas de hegemonía socialista en la región, llevó a los populares a gobernar la hasta entonces inexpugnable Junta de Extremadura. Y si lo cuenta no es por remarcar sólo el goteo incesante de peticiones que a diario reciben los ayuntamientos de toda España, y que en el caso de ese municipio extremeño sólo es un exponente fiel de un sistema clientelar, sino por la frustración que le produjo su iniciativa posterior: a pesar de la raquítica realidad de las arcas municipales, logró reunir una partida extraordinaria de un millón de euros para ayudar a la creación de empresas o al autoempleo. “Y lo desolador –añadía el alcalde- es que han pasado los meses y nadie ha solicitado ayudas de esa partida…”

Muchas veces, cuando se analizan los desequilibrios estructurales en España, los datos macroeconómicos o las distintas variables sobre el desarrollo económico que se puedan aportar explican con menor contundencia el porqué de las cosas que estos detalles minúsculos de la realidad cotidiana. Es obvio que con la generalización, a la que muchos son siempre tan propicios, sobre todo cuando se analizan las diferencias regionales, se comete una enorme injusticia sobre las muchas personas que, en regiones como Extremadura, sí se juegan el patrimonio para poner en marcha una empresa, una idea, pero no deja de ser ilustrativo del mal mayor de la sociedad, que va desde el mencionado clientelismo hasta la cultura de la subvención.

Tanto Extremadura como Andalucía se han mantenido a lo largo de los treinta años de democracia en la cola de todos los indicadores económicos y es evidente que, a estas alturas, las razones de fondo de ese atraso ya no se encuentran sólo en la historia, en la evidente discriminación de estas regiones en beneficio del triángulo de desarrollo que se estableció entre Madrid, Bilbao y Barcelona. ¿Es consecuencia de la historia, por ejemplo, que el peso del sector público en Extremadura sea del 23,2% mientras que en el País Vasco o en Cataluña no supere el 9%? Parece evidente que no, que la influencia de la política autonómica desarrollada es mayor que la inercia histórica negativa que, habrá que repetirlo otra vez, es real y constatable. 

¿Cómo y en qué se han empleado los miles de millones de euros de ayudas europeas que han llegado en todos estos años?La misma pregunta se podría hacer también con respecto a Andalucía, con un peso del sector público del 16,8%, o de Castilla-La Mancha, que supera el 18%. Tampoco debe de ser casual que, al mismo tiempo, esas regiones con mayor peso del sector público sean las que tienen más paro, el 36,87% en Andalucía y el 35,56% en Extremadura, según la última Encuesta de Población Activa, diez puntos por encima de la media nacional.

Ahora que ya han comenzado, aunque sea tímidamente, las negociaciones sobre el nuevo modelo de financiación de las autonomías, otra vez van a aflorar los agravios regionales. Y otra vez, como ya ocurrió hace unos días en la reunión de los barones del PP con la intervención del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, se establecerá un debate gastado de comunidades ricas y pobres, como si las primeras fueran las causantes de la pobreza de las segundas o, en sentido contrario, como si las ‘comunidades pobres’ estuvieran vampirizando a las ‘regiones ricas’. Un debate de trazos gruesos, plagado de medias verdades, que a nada conduce y, sobre todo, que lo único que provoca es que cada cual proyecte en los demás la responsabilidad de sus propios actos.

Esa será la tentación, cuando lo que se precisa aquí es justo lo contrario, un debate descarnado sobre la realidad autonómica; un balance serio y riguroso sobre la gestión en las autonomías, en cada una de ellas, sin entrar en el rifirrafe de los agravios en los que tantos se amparan. La realidad de las autonomías de hoy es, sobre todo, consecuencia de sus gestores en los últimos treinta años, y alguna vez tendrá que hacerse en España ese balance que coloque a cada cual en su sitio. La respuesta a una sola pregunta podría hacer temblar los cimientos de muchas autonomías. ¿Cómo y en qué se han empleado los miles de millones de euros de ayudas europeas que han llegado en todos estos años? Respondamos a esas preguntas y, a partir de ahí, lo demás: un sistema de financiación autonómico más estable, que eleve la exigencia de responsabilidad y autogestión en las autonomías, y, sobre todo, un modelo de financiación que acabe de una vez con la anomalía del cupo vasco y navarro que lo distorsiona todo, antes incluso de comenzar a barajar.

Cuando el economista norteamericano Arthur Laffer, nuevo gurú de los males de la crisis española, se pone a repasar la realidad de España, lo más llamativo no son sus recetas sobre las bajadas de impuestos, sino la impresión que se lleva el hombre cuando nos analiza como país. Es eso que dice Laffer: “España es probablemente el país con más potencial que he conocido en mi vida y el que más lo ha desaprovechado”. La reflexión es perfecta porque ese vértigo es, precisamente, el que nos falta en España. La torpeza de poder ser y no conseguirlo nunca. El clientelismo, el nacionalismo o la mera inoperancia. A propósito de Extremadura, podemos repasarnos todos. 

#34
Que simpleza,el Per existe igual que existe el Plan de la Mineria,la Reconversion Textil,las Ayudas a la Industria de la Automocion o la reforma de RTVE,cualquiera de estas ultimas ha absorvido muchos mas fondos que los miseros 420 euros del per,y todo por no hablar de los famosos Planes de Desarrollo que fueron donde fueron y que posibilitaron no solo el crecimiento de ciertas regiones que no se sienten españolas sino el despoblamiento de otras que si lo son o por ultimo de las ingentes cantidades de dinero publico gastadas en Forum de las Culturas,Olimpiadas, Exposiciones internacionales nada rentables para el erario publico,e incluso aeropuertos sin pasajeros y lineas de AVE que solo utilizan 5 pasajeros al dia.Dejen de tocar las narices que en Extremaura los hay buenos,malos y regulares como en todos sitios,y por cierto con los millones de la Gurtel y los millones desaparecidos fraudulentamente en los Eres andaluces se cubre buena parte del presupuesto anual de Extremadura.
Ampliar comentario
#33
27 Yo tambien soy Extremeño , estudie en un colegio de Caceres tambien hice algun curso en la escuela de Magisterio aunque deje el Magisterio no tenia vocacion.
Mi tio una persona inteligente me dijo &034;antes heramos pobres pero honrrados , con el PER seguimeo siemdo pobres pero deshonrrados.&034;Toda España hablará mal de nosotros.
Pero para paradojas una solo.
Tenemos el extremadura alta un pueblo Valverde del Fresno en mi epoca cuando implantaron el PER con un buen nivel de vida para lo que se llevaba por la zona , y dos pueblecitos en Salamanca fronterizo con Caceres , Payo y Peñaparda con un nivel de vida inferior y que sus habitantes emigraron en masa a Francia.
Con el PER los de Valverde lo cobraban y los mas desfavorecidos de Payo y Peñaparda no los cobraban , eso fue una tremenda injusticia .
Pero con esas subvenciones los del PSOE han gobernado durante treinta años , aunque han quedado a Extremadura con un paro del 35%
Pero eso es culpa de otros.
Ampliar comentario
#32
Cuando la Union Sovietica se rompio ,los Rusos llegaron al convencimiento que no les importaba esa ruptura ellos con su trabajo y petroleo estaban artos de subvencionar al resto de las republicas.
Si Europa se rompe y si se rompe el Euro se creara una Europa trabajadora la del Norte y nos hecharan a España Portugal Grecia e Italia , estan artos de nosotros.
España es lo mismo , tenemos comunidades que son viables economicamente y otras que no lo son , por lo tanto que cada arbol aguante a su mochuelo , es decir una hacienda distinta por comunidades autonomas y unos salarios distintos para comunidad autonoma y que cada comunidad autonoma pague a sus funcionarios en funcion de lo que recauda.
Ampliar comentario
#31
29

Serán privados viviendo de lo público, pero bien que les interesa a los consejeros de Enseñanza tenerlos para bajar el coste medio por alumno de forma notable.

Así que ¿quién vive de quién?
Ampliar comentario
#30
Y 2
Y lo grande es que se sienten orgullosos o nos dan lecciones, como alguno hace en su comentario o invitando a crear 17 estados en vez de taifas, hablando con el lenguaje de los separatistas que para sentirse integrado han adoptado.
O, aún peor, como un paisano nuestro, que vive en el que es, o era alcalde el actual presidente de ERC, al que hacían propaganda, ponían los carteles y le hacían los trabajos que sin ellos, tendría que haber pagado&
Nos hemos hecho separatistas, para ver si así nos tratan mejor
Ampliar comentario
#29
33 No seas pardillo.
Excelente análisis el que hace en su comentario analizando causas y sobre todo presente. Al suyo podría unir algunos más [12, 13& ], pero el problema/s, sigue y es muy difícil de resolver.
¿Por qué no se anima y nos dice, ¿cómo cree que podría resolverse? Seguro que tiene ideas interesantes, sin caer en simplezas como muchos hacen.
O, los análisis de los que abandonaron el carro y los han hecho creer que son emigrantes en su propia tierra y que se tienen que integrar para tener los mismos derechos de los oriundos del lugar y en el fondo para sentirse que han ingresado en una casta superior de la que incluso presumen los veranos al regresar a su anticuado terruño.
Y, nuestros pueblos, los reciben celebrando la fiesta más horrenda que jamás podré aceptar, La fiesta del emigrante .
Emigrante en sus propia tierra, en la todavía España, aunque tal vez menor sería escribir su nombre con X.
Díganle a un francés& o americano que cambia de estado varias veces en su vida, que es emigrante por vivir en S Francisco en vez de Nueva York [4.000 km].
Sigue 1 +
Ampliar comentario
#28
Tendencioso es cuando se dice que en Extremadura hay muchos funcionarios. Se prestan los mismos servicios que en otras CCAA pero con personal propio, por ejemplo, en Extremadura es donde menos colegios concertados hay, que son privados pero viven de lo publico.

Tendencioso es marcar el famoso PER, como el origen de todos los males, cuando suponen una mínima parte de lo que se han llevado determinadas industrias en otras regiones, como la automación, eso si, son manos privadas.

Tendencioso pues que ambos argumentos que expongo tienen el mismo origen, beneficien a las empresas y no a las personas y no haremos artículos como este.

¿Seguro que así todo funcionara mejor verdad? Ja
Ampliar comentario
#27
27 26 Es cierto, pero porque los mejores se van a donde hay mercado.

Es como en muchos pueblos de Castilla, sólo han quedado los incapaces de emprender allí donde está la guita.

Y en muchos casos no hay más que cuatro viejos ya que toda la juventud se ha ido. ¿Quién va a emprender allí?
Ampliar comentario
#26
Soy extremeño, me crié en Extremadura, vivía allí cuando se implantó el PER, el cual llegué cobrar un par de años. Ya entonces, algunos vimos eso como el hundimiento de la economía extremeña. Se nos enseñaba a no trabajar y vivir de la subvención.

Desde entonces, el campo se ha abandonado, comenzó a crecer la tasa de desempleo y muchos no sabrían vivir sin el PER, lo cual es una verdadera pena. Si buscas personas para trabajar en el campo, no las encuentras, nadie está dispuesto, sin embargo muchos, muchos están cobrando el PER. ¿Por qué no se vigila eso?

Para que os hagáis una idea... hay personas con poco más de 50 años, que se han acogido a cobrar 420 ¬ mensuales y esperar a la jubilación.

He vivido en Plasencia, Hervás, Coria, Navalmoral, Cáceres y os aseguro que por todas partes se ve lo mismo.
Ampliar comentario
#25
22 &034;Paren las máquinas&034; [creo que el problema radica en que las máquinas están paradas desde hace mucho tiempo en Extremadura y Andalucía].

¿Poca densidad de habitantes, distancias?, la gente que se ha ido de estas tierras en los últimos 500 años por lo mismo que ahora sucede, si se hubieran quedado mejorarían la densidad de población.

Densidad que en Almería puede ser similar y allí las cosas funcionan de otra manera.

No es un buen argumento lo de la mala comunicación, creo que ahora es excelente y Extremadura está muy cerca de Madrid. Más lejos están los merecados europeos para los almerienses.

My mujer es de Segovia y allí la densidad de población es muy baja pero la gente está acostumbrada a trabajar, no hay PER.

Pero todo esto da igual; las cosas han cambiado. Se ha acabado el dinero fácil. Ahora queda trabajar porque ya casi no se nos puede sacar más a los que producimos riqueza para que otros vivan de nuestros impuestos.

Mis paisanos extremeños y andaluces tendrán que cambiar de actitud, a la fuerza.

La juerga se ha acabado.

Ampliar comentario
#24
21 Apreciado Luís, su comentario es una especie de &034;y tú más&034;. Puede que usted lleve mucha razón con lo que pasa en Madrid, pero eso no nos sirve de mucho.

Soy extremeño y vivo en Sevilla y lo que dice que periodista es verdad, independientemente de lo que suceda en Madrid o en cualquier otro sitio.

Otro comentarista habla de lo buenos que fuimos los extremeños y las cosas que hicimos... Es posible que los buenos se hayan ido y sólo queden los que viven del dinero de otros.

Si las distancias son grandes y la densidad de población baja ¿qué tiene que ver eso con la ausencia de iniciativa, con vivir de la mamandurria y con la enorme cantidad de gente que en Extremadura y Andalucía viven del dienro público, del dinero de los demás trabajadores que generamos riqueza y pagamos impuestos?.

Lo grave de todo ésto es el futuro porque los rios de dinero fácil se están acabando y nuestra gente no está acostumbrada a ganarse la vida trabajando y creando riqueza. La única salida volverá a ser la emigración para el que tenga coraje y las manifas y radicalizaciones para los que pretendan seguir viviendo de los demás.

He vivido en Plasencia, Cáceres y Mérida. Sé de lo que habl

Ampliar comentario
#23
22 Es lo que digo yo con esa cursilada de las sinergias en mi comentario 9.

Los grandes focos económicos de España son una fuerza centrípeta que arrastra a los emprendedores extremeños.

A lo que se une que Extremadura es fronteriza con Portugal, un pais con menos recursos aún, y que está situada en el interior del extremo occidental de la UE.

Salvo el sector pimario, poco más puede hacer un empresario en Extremadura.
Ampliar comentario
#22
21 Chapeau !!
Ampliar comentario
#21
15 Creo que los centralistas os lo debeis mirar. El cáncer de este país es Madrid. Una ciudad que desde siempre su economía gira en torno al presupuesto, donde hay mas densidad de subvencionados que en cualquier otro lugar del mundo. Donde solo hay empresas que abrevan directamente del presupuesto como las constructoras, o mantienen ventajas monopolisticas como las eléctricas, bancos y telefonicas. Asi tenemos a los grandes empresarios, tipo Florentino Perez cuyo unico merito es hacer pasillo con los ministros para que gasten el dinero en infraestructuras tipo autopistas radiales de madrid, AVE`s a todos los pueblos, aeropuertos sin aviones, etc, solo para que sus empresas tengan ingresos, identicos que los subvencionados del PER, pero con corbata e infinitamente mas costosos. Y cuando están arruinados como ahora, el y todas las constructoras, son financiados y refinanciados sin tasa, por esa banca, al que todos los españoles estamos rescatando con impuestos. Y ese dinero que podía ir a personas con ideas, emprendedoras que lo rentabilizarian y crearia puestos de trabajo, es desviado a mantener estas empresas zombies de la elite madrileña.
Ampliar comentario
#20
Felicidades , por fin un articulo serio y extenso que dices verdades como puños. Donde han ido los miles de millones de euros que se han canalizado a esas dos comunidades en los últimos 30 años. Quien tiene la culpa de que mayoritariamente lo que quiere la gente de esas comunidades es ser funcionario, o sea trabajar 7 horas a día y aspiraciones pocas. Porque no desenmascaran ya con nombre y apellidos, a esos políticos que tienen como norma culpar a los demás de su ineficacia. Y puedo opinar y con conocimiento de causa porque soy hijo de extremeño que emigro porque allí no había oportunidades de desarrollarse.
Ampliar comentario