La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Zapatero y la hucha de Olof Palme

Uno de los iconos de la primera Transición fue una impagable imagen del primer ministro sueco, Olof Palme, pidiendo dinero hucha en mano por la libertad

Uno de los iconos de la primera Transición fue una impagable imagen del primer ministro sueco, Olof Palme, pidiendo dinero hucha en mano por la libertad de los españoles. La fotografía dio la vuelta al mundo, y ponía al régimen franquista al pie de los caballos ante una opinión pública internacional horrorizada por las últimas ejecuciones del dictador.

Olof Palme aparecía sonriente y ofrecía la hucha a una señora. Lucía parapetado tras un cartelón que cubría parte de su americana, y en él se podía leer: Dinero para los Españoles. No está claro que el presidente Zapatero –gran aficionado a aquellos golpes de efecto que hicieron famoso al primer ministro sueco salvajemente asesinado- se vea obligado a mendigar una ayuda para España a la vista de las dificultades para enderezar el déficit público, pero lo que está fuera de toda duda es que este país está obligado a recomponer sus maltrechas finanzas públicas si quiere hacer sostenible el incipiente Estado de bienestar que ha construido en los últimos 30 años.

 

Como se ve, nada nuevo. Lo curioso del caso es que no hay un debate en profundidad sobre cómo aumentar los ingresos públicos, y en su lugar se focaliza toda la atención en los gastos, como si la ejecución presupuestaria dependiera exclusivamente de los pagos y no de la recaudación tributaria. Pero sorprende todavía mucho más el papel de los sindicatos, convertidos al franciscanismo de primera hora. Aquel que se basaba en las reglas de la mendicidad, lo que explica su nula capacidad para proponer reformas capaces de ensanchar el potencial de crecimiento de la economía española.

 

Cándido Méndez en lugar de ponerse al frente de la manifestación pidiendo cambios en la estructura económica e institucional del país parece haberse apuntando a la orden de los mendicantes

En su lugar, se han atrincherado en un discurso mendicante que pone sólo el acento en no dejar en la cuneta a los sectores más desprotegidos del país. Y es verdad que ningún país que se precie puede dejar a los menos favorecidos en la estacada. Y por eso hay que proteger a quienes se encuentran en peor situación. Pero no es menor cierto, que diría un letrado,  que si España no es capaz de recuperar el camino del crecimiento mediante políticas de oferta, difícilmente podrá financiar el gasto social. Y aquí la voz de los sindicatos brilla por su ausencia. El caso de Cándido Méndez es especialmente clamoroso. En  lugar de ponerse al frente de la manifestación pidiendo cambios en la estructura económica e institucional del país para aumentar el potencial de crecimiento -lo que ayudaría a crear empleo- parece haberse apuntando a la orden de los mendicantes.  

 

Por eso no estará de más recordar algunos datos recién publicados por Eurostat, y que vienen a decir que si los ingresos fiscales no se sitúan en el entorno del 40% del PIB -y hoy están en el 34,7%- difícilmente el Estado de bienestar será viable. Eso es lo que ocurre en Alemania, Dinamarca, Bélgica, Holanda o Suecia, donde el sistema de protección social es elevado. Pero no porque las autoridades de esos países sean especialmente benéficas, sino más bien porque hay margen presupuestario suficiente para financiar el Estado social sin poner en riesgo la credibilidad y la solvencia de sus cuentas públicas. Para ello han sido capaces de construir países altamente competitivos –desde luego bastante más que España- en los que los factores de producción son flexibles, lo que permite un ajuste rápido de la economía cuando cambia el ciclo.  La competitividad, por lo tanto, es la clave de bóveda del sistema económico, ya que en última instancia es lo que sostiene el Estado de bienestar. Sin competitvidad no hay empleo, así de simple, y sin puestos de trabajo el Estado no podrá restaurar sus maltrecha caja.

 

Un disparate

 

En España, muy al contrario, no hay debate sobre cómo ganar cuota de negocio en los mercados exteriores. Y se ha llegado al extremo de decir que las legislaciones laborales no crean empleo, lo cual es un auténtico disparate. Porque si fuera verdad eso, ¿por qué los sindicatos se han cansado de firmar acuerdos laborales desde 1977?  O incluso, ¿por qué siguen negociando? Parece evidente que sin un marco adecuado de relaciones laborales, las empresas tienen mayores dificultades para competir . Claro está a no ser que se considere normal que el ajuste haya recaído, precisamente, en los sectores más débiles del centro de trabajo: jóvenes, inmigrantes, temporales y mayores de 45 años.¿O es que es normal que el ajuste pase de largo entre quienes tienen su puesto de trabajo aegurado?

 

Si es verdad que las reformas laborales no crean empleo, como sostienen los sindicatos, por coherencia también debe ser verdad que las legislaciones no son culpables de que aumente el desempleo. Pero lo cierto es que en apenas dos años este país se ha llevado por delante dos millones de puestos de trabajo y el paro ha escalado en nada menos que doce puntos, del 8% al 20% de la población activa. En ningún otro país -ni siquiera en aquellos en los que se ha pinchado la burbuja del ladrillo- ha ocurrido algo similar. Algo que parece indicar que la legislación laboral tiene fallas.

 

Cambiar las leyes no es desde luego el bálsamo de fierabrás. Pero parece evidente que se trata de una condición necesaria, aunque no suficiente para salir dela crisis. Exactamente igual que una reforma en profundidad de las distintas administraciones públicas o cambios regulatorios en el sistema financiero. De lo contrario, la protección social se irá deteriorando, y leyes bien intencionadas como la de Dependencia no contarán con recursos suficientes, precisamente por tener unos agentes económicos, sociales y políticos inmovilistas que sólo buscan mantener los privilegios (aunque sean de clase).

 

 

 

#20
Compartir
18 ¿Y si le digo que soy uno de los 4.612.700 desgraciados que el inane Zapatero el Trolero Trilero mandó al &034;pleno desempleo&034;?
Ampliar comentario
#19
Compartir
18 Está visto y comprobado que 500 es un liberado sindical, de los que dicen que el trabajo lo tiene que buscar la empresa, pero sin embargo, él quiere meterse en como se tiene que dirigir esa empresa.

Una empresa se dirige mejor, si no hay patosos que pretenden saber más que los ingenieros, directivos, etc... porque pocos delegados sindicales hay titulados superiores.
Ampliar comentario
#18
Compartir
Sr carlos, como su artículo de hoy rezuma total sentido común, creo que ni por asomo se seguirán sus consejos por parte de quien debe practicarlos.
Ampliar comentario
#17
Compartir
Para Ignatius J.Reilly 17

Sí, me pagan [poco] por trabajar [mucho], de momento...hasta que usted y los que como usted pretenden aprovechar ésta crisis para que nos paguen todavía menos por trabajar [aún más], se salgan con la suya.
Comprendo que a usted ésta práctica de pagar a la gente por su trabajo les fastidie.

No se impaciente, hombre, solo es cuestión de tiempo. Todos sabemos que finalmente se saldrán ustedes con la suya.
Ampliar comentario
#16
Compartir
16 Comprendo, ya veo que a usted le pagan [y bien].
Ampliar comentario
#15
Compartir
Para Ignatius J.Reilly 13

Sí, y es la más baja de Europa porque es el país de Europa con más temporalidad y empleo precario. Como usted comprenderá, la prioridad de la gente que va de empresa en empresa encadenando contratos de uno, dos o tres meses, es conseguir un trabajo mínimamente estable. Es que si cambias cada mes de sector, no tienes muy claro donde tienes que afiliarte, y,además, hay que pagar una cuota. También comprenderá usted que alguien que está en una empresa con un contrato de un mes y que aspire a que se lo vayan renovando, lo último que procura es que le pillen hablando con algún enlace sindical, o asistiendo a una asamblea. Yo no me afilié, como es de sentido común, hasta que no estuve fijo en una empresa.

De todas formas, con la que está cayendo, cebarse criticando a los sindicatos solo puede ser: por que le paguen [y bien], por pura estupidez o por odio irracional a la izquierda.
Ampliar comentario
#14
Compartir
Uy, yo pensaba que la función de los sindicatos era la de velar porque no se vulnerasen o conculcasen derechos de los trabajadores asalariados, según las leyes vigentes.

No sabía yo que fueran los sindicatos quienes contratan o despiden personal. De ser así, no entiendo entonces porqué los empresarios piden que se les llame eufemísticamente &034;creadores de empleo&034;; en fin, las cosas del márketing, supongo.

Tampoco sabía yo que fuera también función de los sindicatos gestionar las empresas, buscar nuevos mercados para éstas y mantener los ya existentes. Yo pensaba que ya había en las empresas mucha gente con traje, corbata y buenos coches a los que se les pagaba muy bien por, supuestamente, realizar tales funciones. Sin duda, debe ser a éstos últimos a quién se refieren cuando hablan de &034;vagos y liberados&034;...O a los que hay en el Congreso de los Diputados, el Senado, cajas de ahorros y demás instituciones públicas y financieras.

Ya sé quienes son los culpables de ésta crisis mundial sin precedentes : esos a los que han elegido los trabajadores para que les representen en las negociaciones con la patronal, y que por ley disponen de unas horas al mes para atender sus consultas.
Ampliar comentario
#13
Compartir
Uy, yo pensaba que la función de los sindicatos era la de velar porque no se vulnerasen o conculcasen derechos de los trabajadores asalariados, según las leyes vigentes.

No sabía yo que fueran los sindicatos quienes contratan o despiden personal. De ser así, no entiendo entonces porqué los empresarios piden que se les llame eufemísticamente &034;creadores de empleo&034;; en fin, las cosas del márketing, supongo.

Tampoco sabía yo que fuera también función de los sindicatos gestionar las empresas, buscar nuevos mercados para éstas y mantener los ya existentes. Yo pensaba que ya había en las empresas mucha gente con traje, corbata y buenos coches a los que se les pagaba muy bien por, supuestamente, realizar tales funciones. Sin duda, debe ser a éstos últimos a quién se refieren cuando hablan de &034;vagos y liberados&034;...O a los que hay en el Congreso de los Diputados, el Senado, cajas de ahorros y demás instituciones públicas y financieras.

Ya sé quienes son los culpables de ésta crisis mundial sin precedentes : esos a los que han elegido los trabajadores para que les representen en las negociaciones con la patronal, y que por ley disponen de unas horas al mes para atender sus consultas.
Ampliar comentario
#12
Compartir
12 La representación sindical en España es la más baja de Europa. Seguro que ya lo sabia pero la demagogia obliga...
A quien sí que han votado los españoles [para su desgracia] es al actual desGobierno, y lo ha hecho para que gobierne y tome decisiones.
De todas formas, con la que está cayendo, defender a Zapatero el Trolero Trilero sólo puede ser: por que le paguen [y bien], por pura estupidez o por odio irracional a la derecha.
Ampliar comentario
#11
Compartir
Uy, yo pensaba que la función de los sindicatos era la de velar porque no se vulnerasen o conculcasen derechos de los trabajadores asalariados, según las leyes vigentes.

No sabía yo que fueran los sindicatos quienes contratan o despiden personal. De ser así, no entiendo entonces porqué los empresarios piden que se les llame eufemísticamente &034;creadores de empleo&034;; en fin, las cosas del márketing, supongo.

Tampoco sabía yo que fuera también función de los sindicatos gestionar las empresas, buscar nuevos mercados para éstas y mantener los ya existentes. Yo pensaba que ya había en las empresas mucha gente con traje, corbata y buenos coches a los que se les pagaba muy bien por, supuestamente, realizar tales funciones. Sin duda, debe ser a éstos últimos a quién se refieren cuando hablan de &034;vagos y liberados&034;...O a los que hay en el Congreso de los Diputados, el Senado, cajas de ahorros y demás instituciones públicas y financieras.

Ya sé quienes son los culpables de ésta crisis mundial sin precedentes : esos a los que han elegido los trabajadores para que les representen en las negociaciones con la patronal, y que por ley disponen de unas horas al mes para atender sus consultas.
Ampliar comentario
#10
Compartir
4 con todo respeto niego la mayor, usted no se quiere enterar.
dice &034;porque hay que volver a cambiar y a peor&034;, y ¿quien dice que es peor el que está en paro o el que está trabajando?.
¿Del que está trabajando y sabe que que no le pueden hechar porque es funcionario o pseudofuncionario [banca, telefónica, endesa,...] o el que sabe que si le echan porque su empresa no disfruta de un monopolio y quiebra no encontrará nada decente porque nadie le querrá contratar con las circunstancias actuales?

Francamente si los derechos de algunos trabajadores señoritos [y se bien lo que me digo] se resienten pero otros muchos salimos ganando pues mejor.

Sus derechos son mi esclavitud, a sí que lo siento mucho pero como yo no quiero ser un esclavo habrá que acabar con sus derechos

Cuando una empresa paga a una ETT 2500 ¬ por un trabajo que realiza un trabajador que gana 1000 ¬ , solo por el hecho que quiere que ese trabajador sea despedible porque sencillamente o en determinado momento ya no es encesario o bien hace mal su trabajo, o porque le da la gana, no cree que ese mismo trabajador qurría ganar 1.500 y ser igualmente despedible pero contratado directamente por la empresa
Ampliar comentario
#9
Compartir
Gangoso y Joven, esta es la última del Dr. Ruina:
&034;Última Hora [17:40]:
S&P baja el rating de España y el Ibex se desploma.&034;
Ampliar comentario
#8
Compartir
3 Joven, el subnormal que presumía de economía de la champions league y demás ridiculeces fue nuestro verdugo Zapatero el Trolero Trilero. ¿Lo recuerda? ¿Y cuando presumía de datos de empleo?¿Se acuerda quizás del eslogan de su campaña:&034;por el pleno empleo&034;?

Respecto de los sindicatos se ha quedado usted corto. Se trata de una mafia de matones a sueldo del desGobierno que no representan a nadie. Lo de vagos y maleantes es lo de menos.

Ampliar comentario
#7
Compartir
4 Estimado forero gangoso, dejar mal a Zapatero el Trolero Trilero no lo hace el Sr. Sánchez, se ocupa de ello el propio inane.
Por otro lado, en vez de hacer de mamporrero del incapaz Presidente y su desGobierno todos los días, podría usted leer cualquier informe o análisis sobre el mercado de trabajo en España de cualquier institución económioca nacional o internacional que, con todos mis respetos, algo más que usted y que yo deben saber.
Aunque ya veo que a usted le va muy bien y que opina que se está haciendo lo que se debe.
Ampliar comentario
#6
Compartir
3 Joven, no me haga usted reir... O sea que Cuando vivíamos el milagro &034;ejpañó&034; de los panes y los pisos, los únicos, que denunciaron ese modelo como insostenible, fueron precisamente los sindicatos.

POR ESO UN SINDICATO LIGADO AL PSOE SE MONTO UNA COOPERATIVA DE VIVIENDAS Y ESTAFO A MILES DE SUS AFILIADOS.

Por eso obligaron al Gobierno de Zapatero a cambiar de modelo económico.

Venga, con cuentos a los chinitos, no a nosotros.

Un saludo y abra los ojos.
Ampliar comentario