La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

¡Americanos, os recibimos con alegría…!

‘Americanos, vienen a España gordos y sanos, viva el tronío de ese gran pueblo con poderío, olé Virginia, y Michigan, y viva Texas,que no está mal,

‘Americanos, vienen a España gordos y sanos,

viva el tronío de ese gran pueblo con poderío,

olé Virginia, y Michigan, y viva Texas,

que no está mal, os recibimos americanos con alegría,

olé mi madre,  olé mi suegra y olé mi tía’    

Bienvenido Mister Marshall 1953.

 

 

La última vez que llegó a España una misión del FMI vino en son de paz. La visita suele producirse una vez al año -normalmente en primavera- y para elaborar el informe los funcionarios del FMI se entrevistan con altos cargos del Gobierno, agentes sociales y económicos y representantes del poder legislativo, como recomienda el propio FMI.

 

Desde hace décadas, prácticamente desde que en 1986 España ingreso en la UE, sus visitas son rutinarias. Carecen de interés informativo. Pero la implicación directa del FMI en la crisis del euro ha creado expectativas desconocidas desde principios de los 80. Por aquella época, España pasó de ser un país deudor en los mercados internacionales de crédito a mantener un saldo acreedor, en coherencia con su desarrollo económico. Es decir, que en vez de recibir fondos para equilibrar su balanza de pagos, prestaba a los países necesitados utilizando sus excedentes de ahorro.

 

Era inimaginable pensar que una visita del FMI tendría de nuevo repercusión mediática, pero lo cierto es que sus funcionarios vuelven a tener mando plazo por el deterioro progresivo de las cuentas públicas. Aunque por el momento España no ha recibido todavía ningún crédito del FMI, parece evidente que el Fondo tiene mucho que decir cuando se ha comprometido a desembolsar hasta 220.000 millones para estabilizar el euro. Y una parte esencial de esa estrategia pasa por la consolidación fiscal.  Y España, no se olvide, es lo que hoy se denomina ‘riesgo sistémico’.

 

Habrá quien piense -con cierta exageración- que estamos ante un protectorado económico de nuevo cuño. Incluso se ha hablado de la creación de una especie de ‘corralito presupuestario’ del que las autoridades no podrán salir salvo que incumplan sus compromisos con Bruselas; pero lo cierto es que la economía española vuelve a estar vigilada. Primera conclusión, España ha perdido capacidad de maniobra fiscal, lo cual es extremadamente inquietante en un contexto recesivo en el que la demanda interna se ha convertido en un lastre en el crecimiento económico. El Gobierno se ha bebido la cantimplora antes de atravesar el desierto y ahora no cuenta ya con instrumentos fiscales de estímulo de la demanda agregada. Un castizo diría que Keynes le ha durado a Zapatero un telediario.

 

Una política de gasto público descabellada se ha convertido más en un problema que una solución. En la madrugada del lunes se enterró la cultura de la estabilidad en Europa

Un problema o una solución

 

Esto pone de manifiesto varias cosas. Pero sobre todo revela cómo una política de gasto público descabellada (destinada a embellecer aceras y a comprar votos) se ha convertido más en un problema que una solución. Esa política, al menos, hubiera tenido un pase si gracias a ese cuantioso déficit, el desempleo hubiera aumentado hasta niveles razonables. O, igualmente, no se hubiera destruido tanto tejido productivo. Ni una cosa ni otra. España ha pasado en apenas un par de años de un superávit presupuestario del 2,2% a un déficit equivalente a 11,2 puntos del PIB, lo que significa un recorrido verdaderamente atroz. Y con un crecimiento de la deuda verdaderamente espectacular. Nada menos 313.000 millones entre 2008 y 2010. Pero, al mismo tiempo, la crisis se ha llevado por delante más de 141.000 empresas inscritas en la Seguridad Social.

 

El déficit público, por lo tanto, no se debe a que el Gobierno se ha gastado el dinero en suavizar el ajuste, sino al efecto combinado de una política de gasto público equivocada y a una brutal caída de los ingresos derivada del ‘ladrillo’. No estará de más recordar, por si acaso, que el gasto en desempleo representa tres puntos del PIB (la cuarta parte del desequilibrio), y que las dos terceras partes de ese dinero se financia con cuotas de empresas y trabajadores. La cobertura de desempleo, por lo tanto, no es responsable de tamaño déficit. Ni siquiera la crisis financiera. España es uno de los países que menos dinero ha destinado a tapar agujeros de la banca. El dinero se ha ido en planes e que apenas han servido para enderezar la situación.

 

Lo curioso del caso es que ahora Bruselas (o sea Francia y Alemania) se muestran escandalizadas con tanto déficit, cuando hace poco más de dos meses dieron el visto bueno al Programa de Estabilidad presentando por el Gobierno español. Bruselas se limitó a pedir medidas más concretas, pero daba por buenas las cifras. Ahora, sin embargo, todo ha cambiado, lo que pone de relieve el escaso rigor con el que trabaja la Comisión Europea, plegada a los intereses de los estados. No debe sorprender teniendo en cuenta que la propia Unión Europea ha sido capaz de forzar sus propias normas hasta límites inimaginables.

 

Como han puesto de manifiesto Federico Steinberg e Ignacio Molina investigadores del Instituto Elcano, el Tratado de Funcionamiento de la UE incluye el artículo 122.2, conocido como cláusula de no bail-out, que prohíbe los rescates financieros tanto por parte del BCE como por parte de la Unión Europea. Dichos rescates se permiten sólo en situaciones excepcionales que escapen al control de los gobiernos, y “es obvio”, aseguran, que una indisciplina presupuestaria que dura más de 10 años (con engaños incluidos) no es excepcional ni escapa al control del Gobierno. Se ha hecho, por lo tanto, trampa. 

 

Jörg Eigendorf, comentarista del diario alemán Die Welt,  lo decía con claridad este martes. Imaginemos que Angela Merkel no hubiera cedido en la noche del lunes. Imaginemos que la canciller hubiera dicho 'no' al deseo de los vecinos europeos de enterrar la independencia del BCE. E, imaginemos que hubiera insistido en un fortalecimiento del Pacto de Estabilidad. Pues bien, es muy probable que esta firmeza hubiera acabado con el euro.

 

Y aquí llega la terrible conclusión. Alemania no puede imponer su cultura de estabilidad en Europa. En la noche del lunes, se quedó prácticamente sola cuando se trataba del rescate del euro. La eurozona es dominada por Estados para los que la estabilidad de la moneda no tiene tanta importancia. Y a la cabeza del lado contrario está el presidente francés. En Europa, la separación de poderes entre la política monetaria y la política financiera ha pasado a la historia. Y no digamos en España, sólo cabe añadir.

#5
Sr Sánchez, su comentario de hoy toca muy rápidamente demasiados temas, lo que siempre es peligroso para la coherencia y el rigor: Sin embargo el resultado es bueno, al final se percibe una síntesis muy exacta de la situación, de una parte de la situación para ser más exactos: la frivolidad y desmesura en el gasto público, un &034;como sea&034; sin orden ni concierto, ni responsabilidad.
Pero por hablar de lo eventual, se ha dejado los problemas fundamentales: La relación del Poder con los dineros públicos y con con el elector para el que en teoría se trabaja, lo que hemos dado en llamar una Democracia &034;defectuosa&034; hundida en la corrupción estructural; un sistema productivo intensivo en mano de obra de baja cualificación y además, para más inri, de baja productividad, tanto medida por el valor de lo trabajado como por los costes de lo producido; y en sistema administrativo cuya base es el inaudito y onerosísimo Estado de las Autonomías, un cáncer en plena expansión y riesgo de metástasis.
Con su habilidad para sintetizar las pinceladas rápidas en un cuadro comprensivo y entendible, como ha hecho hoy, esperamos que trate en otra entrega con los problemas fundamentales.
Gracias, saludos.
Ampliar comentario
#4
Sr Sanchez le sugiero un articulo:
Porque las medidas tomadas por el BCE y FMI no solucionan nada y el esfuerzo que haran los funcionarios tampoco. Un pais endemicamente deficitario en su balanza comercial esta condenado a tener una deuda perpetua....
Estas medidas no arreglan el problema de fondo. Si yo soy inversor/emprendedor con dinero y desease invertir en Espanya S.A. [ya ve que comienza un poco fantasioso el escenario, pero imaginemos que este senyor existe]: En que invertiria? [con la consecuente creacion de empleo..]
Muchas gracias.
Ampliar comentario
#3
Me maravillan siempre estos comentarios:
- Estabilidad del Euro, si claro, pero a que valor sobre el USD? Estable pero donde?
- Independencia del BCE, pero que majaderia, esta institucion si desea la ponemos en La Luna, asi es independiente.
- Que Alemania cedio, hombre con el resto de paises con la soga al cuello, si quiere nos vamos a un rincon y nos morimos sin decir nada.

Carlos, puntualice bien todos estos terminos vacuos y sin sentido. Cual es la foto que mas interesa a esta EU, tanto de forma coyuntural como a largo recorrido. Esta accion del FMI/BCE es coherente con esa vision o no?
Ampliar comentario
#2
Lúcido Berlanga: &034;Bienvenido Mr. Marshall&034;, &034;La Escopeta Nacional&034;, &034;Todos a la cárcel&034;... siempre ha sido un analista fino y se ha anticipado a los tiempos. Conocedor de su tierra y de sus habitantes sabe lo que somos capaces de dar de sí. Las películas de don Luis son el pulso de la historia de España del siglo XX y principios de XXI. Convendría revisarlas.
Ampliar comentario
#1
Ahora los americanos deberían actuar como Zapatero, seguir su ejemplo. Cuando vean la bandera española hundirse poco a poco en el fango de la crisis económica y social deberían seguir sentados, fumándose un puro y bebiéndose una copita de bourbon.

Pero en Europa y en Estados Unidos son más serios que este clown de ojitos azules y sonrisa idiota, si consideran que sus imbecilidades les pueden afectar se ponen manos a la obra e intenta solucionar los problemas antes de que les salpiquen. Nosotros, mejor dicho Zapatero el titiritero, no, preferimos hundirnos antes que ponernos manos a la obra. Ideología ante todo, &034;yo soy rojo y feminista&034;, y así nos va.
Ampliar comentario