La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Veintitrés minutos de alucinación

Mientras, ayer, el presidente del Gobierno, entre las 13.30 y las 13.53 horas, describía la realidad socio-económica y política de la España actual, se me fueron
Foto: Mariano Rajoy en la rueda de prensa de este viernes. (Reuters)
Mariano Rajoy en la rueda de prensa de este viernes. (Reuters)

Mientras, ayer, el presidente del Gobierno, entre las 13.30 y las 13.53 horas, describía la realidad socio-económica y política de la España actual, se me fueron las mientes a la tantas veces leída y meditada conferencia de José Ortega y Gasset sobre la “Vieja y nueva política”, pronunciada por el filósofo madrileño hace poco más de un siglo: en Madrid, el 23 de marzo de 1914, en el teatro de la Comedia. Y párrafos de aquel texto que han pasado por ser unos de los más brillantes y prospectivos de nuestro gran intelectual, son de una actualidad pasmosa porque Mariano Rajoy, al tiempo que desgranaba por enésima vez sus consignas propagandísticas, los hacía más vigentes, más inmediatos a nuestra propia realidad.

Decía Ortega en 1914 que “sobreviven dos España que viven juntas y que son perfectamente extrañas: una España oficial que se obstina en prolongar los gestos de una edad fenecida, y otra España aspirante, germinal, una España vital, tal vez no muy fuerte, pero vital, sincera, honrada, la cual, estorbada por la otra, no acierta a entrar de lleno en la historia”. Ayer dio la impresión de ocurrir lo mismo: el presidente nos hablaba de su España, que era extraña a la otra España que le escuchaba. Mientras él describía un país de esperanzas y realizaciones, sus ciudadanos le relegan a la peor de las valoraciones y condenan a su partido a la debacle electoral.

Ayer el presidente nos hablaba de su España, que era extraña a la otra España que le escuchaba. Mientras él describía un país de esperanzas y realizaciones, sus ciudadanos le relegan a la peor de las valoraciones y condenan a su partido a la debacle electoral

Ocurría, de nuevo, como decía Ortega, lo que sucedía apenas tres lustros antes de que se desplomase el régimen de la Restauración: “Una misma palabra pronunciada por unos o por otros significan cosas distintas porque va, por decirlo así, transida de emociones antagónicas”. Como antagónicas son ahora las emociones y las palabras del presidente que nada tienen que ver con las emociones y el significado de las palabras de la gente. El habla del empleo creado, y la gente piensa en el que es necesario crear; el habla de magnitudes económicas -sin bendecir la suerte del bajo precio del petróleo y la devaluación del euro- y la gente se pregunta por qué, si las cosas van tan bien, se incrementan las pensiones en un 0,25% y el salario mínimo interprofesional en otro 0,5%. La gente no entiende por qué, si lo que dice el presidente es cierto, esta es una España hastiada que ha regresado en su bienestar quince años atrás.

Seguía Ortega: “La España oficial consiste, pues, en una especie de partidos fantasmas que defienden los fantasmas de unas ideas y que, apoyados por las sombras de unos periódicos, hacen marchar unos ministerios de alucinación”. Eso pasa también ahora, como ocurría hace un siglo: partidos que fueron grandes y que se diluyen -el PP en el País Vasco se quedaría en ¡seis escaños! Y en Cataluña pasaría de ¡19 a 9!-, periódicos que dicen lo que les dicen que digan y ministerios que flotan fantasmales, proporcionando al presidente datos para la alucinación y no para el realismo.

Basta la compulsa entre la España oficial que ayer recitó el presidente con la realidad de la España vital que le escuchaba para acreditar que la política convencional es una alucinación que Rajoy resumió en veintitrés interminables minutos de autoelogio

En estas condiciones, Ortega vuelve a tener razón aunque la suya la explicase en la tablas de un escenario madrileño hace poco más de un siglo: “Mis palabras, pues, no son otra cosa que la declaración de que la nueva política ha de partir de este hecho: cuanto ocupa la superficie y es la apariencia y caparazón de la España de hoy, de la España oficial, ha muerto. La nueva política no necesita, en consecuencia, criticar a la vieja ni darle grandes batallas; necesita sólo tomar la filiación de sus cadavéricos rasgos, obligarla a ocupar su sepulcro en todos los lugares y formas donde la encuentre y pensar en nuevos principios afirmativos y constructores”.

Hoy se puede decir lo mismo, sin añadir demasiadas palabras a las del autor de España invertebrada, porque basta la compulsa entre la España oficial que ayer recitó el presidente del Gobierno con la realidad de la España vital que le escuchaba -las dos España extrañas entre sí- para acreditar que la política convencional es una alucinación que Rajoy resumió en veintitrés interminables minutos de autoelogio que sonaron a homenaje funerario.

Nunca las Españas -la oficial y la vital orteguiana- estuvieron más lejanas. Por eso sucede ahora como en 1914 en palabras de Ortega: “Toda una España -con sus gobernantes y sus gobernados- con sus abusos y con sus usos, está acabando de morir.” Ese y no otro -el balance de un año políticamente agónico- es el auténtico. Lo demás, son números, contabilidad, política de burócratas autosatisfechos y sin sentido de la historia ni intuición sobre el porvenir. 


#207
En respuesta a martes carnaval

Gracias a tí por el dato de la revista concreta.

 

Un placer haberte encontrado.

Ampliar comentario
#206

A este presidente solo se puede llamar por un nombre MENTIROSO.

Es un mentiroso compulsivo,le da igual que una familia completa esté en el paro, como si no tienen para comer.

Todo su anhelo, era conseguir ser presidente a cualquier precio.Fisicamente no se sabe decir, si es mas feo riendo o hablando con las hsss.

Me da igual el partido que lo quite de la presidencia, pero que lo quiten y lo manden a su pueblo de alcalde. En el sitio que nació que lo soporten.

Ampliar comentario
#205

Lo que hubiera dado cualquier griego por escuchar "las mentiras de Rajoy" referidas a su país. O cualquier portugués que esta mucho mas cerca, hay una cosa cierta nada será igual al pasado reciente en muchísimo tiempo.

Ampliar comentario
#204
En respuesta a zagal

 Durante la dictadura, se decia Spain, UNA, porque si hubiera 2, los espanoles se irian. GRANDE, porque hay 30 millones de celtiberos y 100,000 americanos y LIBRE, porque se puede escoger el numero de la loteria y escoger los equipos en las quinielas.

Ahora es lo mismo, UNA, porque ya se fueron a la segunda los que emigran.GRANDE, porque tenemos 35 millones, 5 millones en paro y 10,000 corruptos. LIBRE porque podemos hacer comentarios tanto tu como yo o el amigo jibaro, aparte de jugar a las quinielas y a la loteria.

Ampliar comentario
#203
En respuesta a zagal

 estimado zagal, donde estuvistes escondido durante los tiempos de la dictadura para no exigir la monarquia? Corruplandia o la peninsula iberica, se debe a que el Lion King esta corrupto, por su puesto, los ratones tambien, pero me puedes describir una monarquia donde el monarca este aforado? o el ex monarca? O sea que tu rey puede matar a una persona y no tiene que dar explicaciones a nadie. Puede tener un hijo y nadie puede comprobarlo. Los espanoles votaron lo que les pusieron, no tuvieron ninguna altenatica. El tsunami sera cuando Felipe y sus hermanas reciban la herencia, lo de Jordi Puyol va a ser de calderilla

Ampliar comentario
#202
En respuesta a jibaro

Saludos y que le aproveche.

Ampliar comentario
#201
En respuesta a jibaro

 

Lo que no entiende es que con su comentario está faltando el respeto llamando incapaces a los españoles que en 1978 votamos libremente como pueblo soberano la monarquía parlamentaria constitucional, y que nuestro voto como decisión soberana del pueblo español es la única fuente de legitimación de la monarquía constitucional actual.

 

Parece que solo Ud. debería tener derecho a decidir sobre la forma de Estado dada la evidente incapacidad intelectual de los demás españoles que votamos en 1978 para decidir la forma del Estado con nuestro voto soberano, frente a su superior conocimiento o la irrelevancia legitimadora que una decisión soberana del pueblo español parece tener para Ud.

 

Franco le designó sucesor a título de Rey en 1969, pero cuando la mayoría absoluta de los españoles votamos a Juan Carlos I como Rey de España, Franco ya hacía 3 años que había muerto. Con posterioridad a la muerte de Franco, también Don Juan de Borbón, padre de Juan Carlos I y titular entonces de los derechos dinásticos, transmitió la legitimidad dinástica a quien luego votaríamos como Rey de España.

 

Al final, la legitimidad la monarquía constitucional, no se la da Franco ni Don Juan. Se la da el pueblo soberano español en una votación que aprobó la Constitución de 1978. Y se la dió con una mayoría absoluta obtenida en unas votaciones en las que yo participé y que fueron totalmente libres y limpias.

 

Así que fue mi voto, junto a los demás de la mayoría absoluta de los españoles, la fuente única de legitimidad de la monarquía parlamentaria ya que fue el pueblo soberano el que aprobó, entre otros, los siguientes textos de la Constitución:

 

TÍTULO PRELIMINAR

Artículo 1

....................

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

 

TÍTULO II – DE LA CORONA

Artículo 56

{C}1.     {C}El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

{C}2.     {C}Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que correspondan a la Corona.

{C}3.     {C}La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65.2.

Artículo 57

{C}1.     {C}La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don  Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica

 

He leído algunos de sus otros comentarios en el archivo del foro, con los que estoy bastante de acuerdo. Pero no está a la altura de los mismos su empeño en pretender que la legitimidad de la monarquía parlamentaria proviene de Franco. Ese empeño es una falta de respeto al pueblo soberano español que en 1978 votó con plena libertad y por mayoría absoluta la Constitución Española, con la monarquía parlamentaria como forma del Estado.

Ampliar comentario
#200
En respuesta a zagal

 

Lo que pienso que usted no entiende es qué Juan Carlos fue puesto “a dedo” mondo y lirondo por el señor F. Franco para que los españoles le votasen, aprovechándose de las delicadas circunstancias que en aquella época vivía el pueblo español.

 

¿Quién era Franco para colocar a un patrocinado suyo para que el pueblo le votase en referéndum y hacerlo Rey de España? Cómo sí le da por poner a Perico de los palotes,… el pueblo le hubiese votado igual, y sin duda hubiésemos tenido un rey llamado Perico de los palotes legitimado por Franco y por el pueblo español.

 

Tenga en cuenta qué Franco estaba legitimado  por la gracia de Dios,según él mismo divulgaba, es decir, por el dedo divino, y no por el pueblo español; es simplemente un asunto de dedos, que se nos da muy bien en este país.

 

Un señor ilegítimo, legitíma a otro señor para que este sea elegido en referéndum. ¿No comprende usted que es un absurdo?

 

Espero que entienda ahora porque en este tema no existe legalidad.

 

Me espera la cena. Buenas noches.

Ampliar comentario
#199

El problema de esta España nuestra es que no hemos tenido una Revolución Francesa con alguna que otra cabeza que rodara.

Ampliar comentario
#198
En respuesta a el yanqui de atocha

 

Gracias por tu sugerencia. la tendré en cuenta.

 

Saludos.

Ampliar comentario
#197
En respuesta a jibaro

Lo que es increíble es que Ud. tenga problemas de comprensión lectora.

 

Verá, yo le he indicado que la legitimidad de la monarquía viene de mi voto y de los demás españoles que por mayoría absoluta votaron libre y soberanamente la monarquía constitucional junto con sus procedimientos de reforma, y que por lo tanto no fue el dedo milagroso de Franco como Ud. quiere hacer creer, con total falsedad, a algún indocumentado que por aquí pulele.

 

Es un argumento el mío que Ud. no puede rebatir porque es así.

 

Pero ya que no tiene nada que decir, me suelta una retahíla de tonterías de que si tengo "la mente anquilosada y refractaria al cambio" y otras tonterías que no vienen a cuento.

 

Si quiere conocer mi posición en relación al cambio necesario del sistema actual, hay suficientes intervenciones mías en el histórico de este foro. 

 

Pero de nada servirá que las lea si su capacidad de comprensión lectora es tan limitada como su respuesta demuestra.

 

Ampliar comentario
#196
En respuesta a jibaro

  Te sugiero que entres en:

 

www.brotesverdeshouse.com

 

Noticias nacionales

 

Quo Vadis, Hispania

 

No te cuesta nada y te puede entretener, bye

Ampliar comentario
#195

"...sin añadir demasiadas palabras a las del autor de España invertebrada, porque basta la compulsa entre la España oficial que ayer recitó el presidente del Gobierno con la realidad de la España vital que le escuchaba -las dos España extrañas entre sí- para acreditar que la política convencional es una alucinación que Rajoy resumió en veintitrés interminables minutos de autoelogio que sonaron a homenaje funerario".

"..sucede ahora como en 1914 en palabras de Ortega: “Toda una España -con sus gobernantes y sus gobernados- con sus abusos y con sus usos, está acabando de morir.” Ese y no otro -el balance de un año políticamente agónico- es el auténtico. Lo demás, son números, contabilidad, política de burócratas autosatisfechos y sin sentido de la historia ni intuición sobre el porvenir".

 

Realmente, ha estado acertado e inspirado con el artículo, Zarzalejos (Lo que viene siendo normal, por otra parte)

De forma ineludible, nos enlazamos al hilo conductor por el que discurre la realidad de nuestra historia. Creamos episodios reiterados de vivencias que ya nos precedieron en antiguo escenario, en distinta época y con otros singulares personajes, como en un culebrón inacabable.

Cada episodio de la historia tiene su tiempo, su lugar y sus peculiares personajes. Si Rajoy no se marcha por iniciativa propia, las circunstancias le acabarán empujando a ello, sí o sí.

Ampliar comentario
#193

Los politicos actuales son un problema ,no hay duda,pero periodistas como el firmante del articulo ,durante mucho tiempo perteneciente al gremio de la prensa concertada, son el autentico cancer de nuestro pais.Defienden sus propios intereses e ideologias,sobreactuan a diario olvidando que el periodismo es informar,defienden a los suyos,hinchan los problemas,alardean de su sectarismo,hablan bien de unos y crujen a otros en base a sus filias y fobias,no reconocen lo bien hecho, se apuntan siempre a caballo gabnador,aunque ahora lo tiene crudo.Una basurilla,vamos

Hay que ponerles atados delante de la tele a ver The Newsroom y rezar para que se les pegue algo.....

Ampliar comentario