Día Mundial de la Bicicleta: Por qué ir a trabajar -o a donde sea- en bicicleta eléctrica

Moverse en bici en la ciudad tiene sus retos, pero algunos de ellos ya no lo son tanto con la bici eléctrica

Foto: Un visitante observa una bicicleta eléctrica durante el Salón Latinoamericano del Vehículo Eléctrico. (EFE)
Un visitante observa una bicicleta eléctrica durante el Salón Latinoamericano del Vehículo Eléctrico. (EFE)

"Cuando veo a un adulto en bicicleta, no pierdo la esperanza en el futuro del ser humano"

Herbert George Wells

Puede que ya te hayas planteado ir al trabajo en bici eléctrica. Quizá te habrán surgido algunas dudas sobre su seguridad, su coste, su autonomía. Es lógico que así sea. Pero en ocasiones las dudas se convierten en excusas. Y lo que yo pretendo es justamente despejarte esas dudas para que, al menos, dejen de ser excusas. Es cierto que moverse en bici en la ciudad tiene sus retos, pero algunos de ellos ya no lo son tanto con la bici eléctrica. En este artículo te doy ocho razones para que te lo pienses.

1. Es un medio de transporte rápido: varios estudios demuestran que la bici convencional es la opción más rápida para realizar desplazamientos de menos de 10 km en las ciudades. Por ejemplo, la velocidad media en coche en el centro de Madrid es de unos 10 km/h, mientras que la de la bici es de unos 13 km/h, y con el apoyo eléctrico puede superar los 15 km/h. Además, con la bici no tienes problemas de aparcamiento. Utilizando la bici, ahorras tiempo y ponerte nervioso.

2. Es más segura que la bicicleta convencional: la principal barrera para el uso de la bici en la ciudad es la sensación de inseguridad, sobre todo si no se dispone de un buen sistema de carriles bici. Las bicis eléctricas son más seguras que las convencionales porque 1) tienen mayor aceleración y velocidad, lo que les otorga más agilidad en situaciones que requieren movimientos rápidos, y 2) te permiten moverte por calles más tranquilas, aunque tengan más cuestas o supongan más distancia. Como sé que es un tema clave, te animo a que un día pruebes una bici eléctrica en tu ciudad, y verás que te sentirás mucho más seguro de lo que esperabas.

3. Es beneficiosa para la salud: mantendrás un buen tono muscular, realizarás un excelente ejercicio aeróbico y te ayudará a controlar el peso. Tres en uno. Una hora diaria de bici eléctrica quema unas 500 kcal, el equivalente a 20 minutos corriendo. Por otro lado, lo más probable es que acabes utilizando más la bici eléctrica que la convencional porque te dará menos pereza cogerla. Así, acabarás haciendo más ejercicio del que pensabas.

4. Es buena para el medio ambiente y para la calidad de vida en las ciudades: no genera emisiones ni partículas, que provocan la contaminación del aire. La electricidad utilizada genera CO2, pero teniendo en cuenta el mix eléctrico de España, emite 150 gramos por cada 100 km, mientras que un coche de motor de combustión emite 15 kilogramos, es decir, ¡100 veces más! Es cierto que la bici tradicional es todavía más limpia. Pero creo que son dos opciones complementarias. La eléctrica amplía el abanico de usuarios y hace que casi todo el mundo, independientemente de la edad y la condición física, pueda utilizarla. Y eso hace que la bici, convencional o eléctrica, se convierta en una alternativa real al coche en las ciudades. Esto no solo mejora la calidad del aire sino que también optimiza la ocupación del espacio para el transporte, ahorrando infraestructura para desplazarse y aparcar.

5. Es mucho más económica que el coche: por alrededor de 1.000 euros puedes tener una buena bici eléctrica. El coste de electricidad es de un euro por cada 100 km. Si la usas durante cinco años, te saldría a 0,7 euros al día. Si lo piensas un poco, tendrás un ahorro considerable. Por otro lado, cada vez hay más iniciativas de apoyo a su uso: la Comunidad #PorElClima acaba de lanzar una compra colectiva de bicis eléctricas con importantes descuentos —www.porelclima.es/muevete-en-bici—. Empresas como Liberty Seguros pagan por kilómetro recorrido a aquellos de sus empleados que decidan ir a trabajar en bici, e Iberdrola da ayudas a sus trabajadores para la compra de bicis eléctricas.

6. Puedes utilizar tu ropa habitual: con la bici eléctrica regulas tu esfuerzo, y por tanto tu sudoración, por lo que puedes usar tanto ropa deportiva como formal. Esto permite prescindir de ciertas molestias como la mochila para cambiarte, la necesidad de ducha en el trabajo...

7. Son fiables, tienen una autonomía de 50-100 km y son fáciles de recargar: en los últimos años, la eléctrica ha tenido un desarrollo tecnológico muy considerable Hoy en día no hay que preocuparse por su mantenimiento, reparaciones, ni saber de baterías o de motores. Las baterías se sacan de la bici y las cargas en casa o en el trabajo, evitando robos. El mercado ha crecido a pasos acelerados, las bicis cada vez son más fiables, sin apenas fallos, y cada vez más tiendas están preparadas para atenderte.

8. Te cambia la vida a mejor y te engancha: el camino al trabajo se puede convertir en uno de los mejores momentos del día. Y es que con la bici eléctrica te puedes permitir el lujo de buscar vías tranquilas, disfrutar del paisaje urbano, de la brisa en la cara, del ejercicio... A mí me pasa a diario y eso que voy por calles bastante transitadas. Te puedo asegurar, con conocimiento de causa, que el utilizar la bici te cambia la vida a mejor, a mucho mejor: no sé qué resorte secreto activa, que te hace ver todo de forma positiva y te invita a contemplar, reflexionar, a dialogar. Te hace sentir más la ciudad, explorar nuevas calles y sitios que no conocías, buscar mejores vistas y lugares más agradables, conectar con la gente, con el mundo. Te hace tener más empatía con el mundo que te rodea, al menos eso me pasa cuando pedaleo, me da por saludar a los niños en los semáforos, al resto de ciclistas con los que me cruzo... ¿Te imaginas a los conductores convencionales haciendo lo mismo?

"Nada es comparable al sencillo placer de dar un paseo en bicicleta”, decía J. F. Kennedy. Me apunto, pero no sin aportar las ocho razones que te doy aquí y que tienen que ver con las ventajas de las nuevas bicis eléctricas. Créeme: si la utilizas como alternativa al coche o la moto, además de ganar tiempo y salud, estarás mejorando la calidad del aire en tu ciudad y contribuyendo a un mundo más limpio para todos. No dejes de pedalear. Ahora cuesta menos y te cuesta menos.

*Gonzalo Sáenz de Miera es director de Cambio Climático en Iberdrola y va a trabajar en bici

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios