NASDAQ, S&P500, SECTOR BANCA

Otro intento de ruptura fallido

Los índices europeos siguen pegados a las resistencias que lograron alcanzar en septiembre tras las decisiones de política monetaria del BCE y de la FED pero

Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Los índices europeos siguen pegados a las resistencias que lograron alcanzar en septiembre tras las decisiones de política monetaria del BCE y de la FED pero no están logrando superarlas. Solo el índice francés CAC40 ha logrado superar los máximos anteriores en términos de cierre de manera marginal. El DAX ha logrado superarlos en varias ocasiones en los últimos días pero se muestra incapaz de cerrar por encima de los mismos. El MIB30 se encuentra aún lejos de esos máximos y ni siquiera ha sido capaz de romper la estructura de máximos decrecientes que se inició por aquellos días. Y el IBEX sigue demostrando en estas últimas semanas que es el menos volátil de todos los índices ya que se encuentra aún más alejado de romper la estructura de máximos decrecientes iniciada en septiembre y ni siquiera es capaz de superar, en cierre, la resistencia de los 7.966 puntos a la que se viene haciendo referencia desde hace tiempo. Dentro de esta maraña, los índices generalistas europeos envían una señal mixta. El STOXX600, que incluye valores europeos fuera de la zona euro, logró por primera vez ayer cerrar por encima de los máximos de septiembre de manera muy marginal. El EUROSTOXX300 y el EUROSTOXX50 , sin embargo, no han logrado cerrar por encima de esos máximos a pesar de los múltiples intentos que se vienen produciendo estos días.

    Al otro lado del Atlántico, la situación técnica es más compleja. Los índices USA no han logrado anular las estructuras bajistas del mes de noviembre tras el rebote de la segunda mitad de ese mes lo que mantiene vigente la posibilidad de que todo lo acaecido en las 2/3 últimas semanas no sea más que un "pullback" a la zona que hasta noviembre sirvió de soporte y que, ahora, está ejerciendo de resistencia. Pero hay un elemento adicional de riesgo que se debe tomar muy en consideración.

    En este gráfico se analiza la evolución relativa del índice NASDAQ100 respecto del índice S&P500 en base diaria. Este gráfico representa cual de estos 2 índices se comporta de manera más alcista. Si la evolución es alcista, el Nasdaq se comporta mejor que el S&P y viceversa.

    En el año 2006, este ratio inició una marcada tendencia alcista que ni siquiera se puso en cuestión durante el gran proceso correctivo desplegado entre 2007 y 2009. De hecho, los procesos correctivos de ese periodo en este ratio mantuvieron intacta la sucesión de máximos y mínimos crecientes, lo que indicó que, de alguna manera, los índices seguían durante ese periodo considerando que el crecimiento económico se mantendría ya que el Nasdaq es una representación más cercana de las compañías de crecimiento mientras que el S&P de las compañías "value".

    Esta situación empezó a dar síntomas de agotamiento este año. EL más claro de ellos lo hemos tenido en la última parte de este ejercicio. Y es que los máximos que los índices alcanzaron en septiembre tras las decisiones de política monetaria del BCE, de la FED y del BoJ no lograron que este ratio marcase máximos por encima de los alcanzados en la primera parte del año, elevando la probabilidad de que se haya formado un doble techo. Para colmo de males, en octubre se perforó lo que representa la línea clavicular de esta estructura y se perforó de manera consistente la media de 200 sesiones.

    El rebote desplegado por los índices a lo largo de las 3 últimas semanas apenas ha permitido que este ratio se recupere. Pero es que, además, en las últimas sesiones está a punto de perforar el mínimo de reacción de noviembre lo que despejaría el camino para un caída adicional del entorno del 4% hasta el soporte horizontal (líneas verdes horizontales).

    Con esta estructura técnica, la probabilidad de que el rebote de noviembre sea el inicio de un nuevo tramo alcista principal se reduce, siendo más probable que no se trate más que de un mero "pullback" a la anterior zona de soporte convertida ahora en resistencia. En cualquier caso, la zona de resistencia a vigilar en el S&P500 que obligaría a cambiar o a poner en tela de juicio esta opinión se encuentra entre el 1.419 y el 1.440. La superación de esta zona sería motivo suficiente como para cerrar cualquier posición corta que se pueda mantener abierta.

    Tras analizar este gráfico, parece evidente que se está produciendo un giro en las estructuras de las carteras en las que el peso del sector bancario está subiendo. Esta circunstancia se inició en julio tras la "promesa de Draghi", momento en el que la rentabilidad de los bonos europeos inició su descenso. Sin embargo y a pesar de que la evolución relativa del sector respecto de los índices sigue mostrándose fuerte, el sector, en términos absolutos, se encuentra en plena resistencia.

    En este gráfico se analiza la evolución del sector bancario pan europeo (el que incluye zona euro y no euro) en base diaria desde 2009. La línea verde horizontal (163,60) representa uno de los máximos decrecientes principales de la estructura bajista desplegada entre 2007 y 2009 que, al superarse en 2009, supuso el primer síntoma de cambio de tendencia, lo que permitió que en los meses posteriores, el sector siguiese subiendo.

    Alrededor de este nivel se fijó uno de los mínimos decrecientes (166,11) del movimiento bajista que se inició a principios de 2011. Un poco más abajo (161,23) se fijó el máximo de los intentos de rebote que se han ido produciendo desde que se fijase un mínimo de reacción relevante a finales de 2011.

    Por lo tanto, el índice presenta fuerte resistencia entre el 161 y el 166. SI bien es cierto que el comportamiento es alcista ya que desde mitad de 2012 se aprecia una estructura de mínimos crecientes que no se ha puesto en duda en ningún momento, no deja de ser también cierto que el índice se encuentra en plena resistencia tras desplegar alzas muy considerables. Se trata de una zona en donde, aplicando el principio de prudencia, se debería reducir exposición y esperar a ver qué ocurre con la zona de resistencia clave a la que se hace referencia. En cuanto a los índices generales europeos, la situación es similar. Es poco probable que se superen las resistencias clave en las que se encuentran de manera sostenida si no se superan las resistencias del sector bancario, por lo que se está en una zona en la que se debe reducir exposición, máxime cuando no hay un apoyo claro de los índices USA.

    Análisis Técnico
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios