S&P500, MSCI WORDL, STOXX600, DAX

La lógica sugiere corrección, pero...

Haciendo un repaso de los principales índices bursátiles se llega a la conclusión de que una corrección debería aparecer en cualquier momento. Y este es el

Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Haciendo un repaso de los principales índices bursátiles se llega a la conclusión de que una corrección debería aparecer en cualquier momento. Y este es el verdadero problema; que no se sabe el momento en el que esto podría ocurrir.

    En este gráfico se analiza la evolución del S&P500 contado en base diaria que representa la evolución de las principales 500 compañías de los EEUU. Por el momento, el movimiento alcista que se inició a mitad de noviembre no ha sido capaz de superar, ni siquiera en términos intradiarios, el máximo que se fijó en septiembre de 2012 en el 1.474,51. Además, se aprecia que el descuento de tendencia secuencial Demark fijó el final del movimiento de subida el pasado 10 de enero. Por último, hay que resaltar que el INDICE DE SORPRESA MACRO es completamente divergente respecto de todo este último movimiento alcista.

    Sin embargo, no hay una señal de agotamiento clara. No se ha producido la aparición de una figura o estructura de techo (un "shooting star" o algún proceso distributivo claro) que apoye el inicio de un movimiento correctivo. Y, desde un punto de vista del análisis de Demark, se debe iniciar un descuento bajista cuya primera referencia sería la aparición de un cierre por debajo del cierre de 4 sesiones precedentes (hoy implicaría un cierre por debajo del 1.461). Por lo tanto, no hay una base técnica lo suficientemente clara como para pensar que se va a iniciar un proceso correctivo por el momento.

    En este gráfico se analiza la evolución del índice MSCI WORLD en base diaria que representa la evolución del conjunto de las bolsas del Mundo. Tal y como se ha comentado en un par de ocasiones a lo largo de las últimas semanas, este índice ha logrado alcanzar su principal zona de resistencia situada entre el 1.356 y el 1.391. Esta es la zona en donde la caída de principios de 2008 se detuvo (tras la crisis de Kerviel) y cuya ruptura, unos meses más tarde, supuso la aceleración del desplome de las bolsas de todo el Mundo. El rebote desplegado entre 2009 y 2011 alcanzó precisamente esta zona. A partir de ahí, el índice volvió a retroceder.

    El movimiento de aceleración alcista iniciado en noviembre ha llevado el índice a este entorno de nuevo. Hay que resaltar, además, que el indicador de tendencia secuencial Demark fijó un posible final de movimiento el pasado 4 de enero. Sin embargo, esta señal no se ha ratificado con el inicio de un descuento bajista. Y, al igual que ocurre con el S&P500, no hay una estructura o figura de techo que indique el inicio de un proceso correctivo. La conclusión a la que se llega es similar a la del S&P500.

    En este gráfico se analiza la evolución del STOXX600 contado en base diaria que representa la evolución de las principales 600 empresas cotizadas pan europeas. Su situación es similar a la de los 2 índices previamente analizados. Al igual que los 2 índices previamente analizados, el principal representante europeo no tiene una estructura o figura de techo clara formada cerca de su principal zona de resistencia estructural de largo plazo (mínimo de Kerviel fijado entre el 290 y el 296). Al igual que en los 2 casos anteriores, solo se aprecia un posible agotamiento del movimiento alcista según el análisis de tendencia secuencial de Demark.

    En este caso, hay algo más de señal de debilidad puesto que el cierre de la sesión de ayer se situó por debajo del cierre de 4 días antes (inicio de secuencia de momentum bajista), señal que se ve ratificada esta mañana por la aparición de una apertura en negativo y un mínimo por debajo del de ayer. Solo un rápido giro que situase este índice al cierre de hoy por encima del 288,22 anularía esta señal de debilidad. El problema surge al analizar uno de los principales surtidores de valores para este índice, el selectivo alemán.

    En este gráfico se analiza la evolución del DAX contado en base diaria. Este índice viene comportándose de manera menos alcista que los demás tras la euforia del primer día de negociación del año 2013. Sin embargo y a pesar del fuerte movimiento de subida desplegado desde noviembre, no se aprecia una estructura o figura de techo determinante. Además, el descuento de tendencia secuencial, a diferencia del resto de índices analizados, no ha fijado un techo. Según este descuento, deberían aparecer aún 2 sesiones cuyos cierres fuesen superiores a los máximos de las 2 sesiones que les preceden para tener esta señal de techo. Esto significa que un cierre por encima del 7.731,45 haría aparecer la sesión 12 del descuento alcista y que aún quedaría por aparecer una sesión cuyo cierre fuese superior al de los 2 días previos.

    Por lo tanto, se aprecian señales que indican que el posible inicio de un proceso correctivo no debería estar muy lejos. Sin embargo, no hay base técnica suficiente como para asegurar que este proceso ha empezado ya. Es más, no se podría descartar la aparición de máximos por encima de los anteriores antes de empezar a corregir. En consecuencia, si bien compras estructurales en estos precios no es lo más sensato, la búsqueda de compras de corto plazo debe seguir siendo la estrategia a seguir hasta que se tenga una base para pensar en una corrección principal.

    Análisis Técnico
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    5 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC