Aprender a invertir

¡El Contango no es un baile!

Operar en materias primas ayuda a diversificar pero debe entenderse muy bien la operativa con ETFs o cualquier otro instrumento

Foto: Mural de bailarines en las calles de Buenos Aires. (EFE)
Mural de bailarines en las calles de Buenos Aires. (EFE)

Cuando un inversor desea diversificar su cartera incorporando materias primas, o quiere aprovechar un posible alza del petróleo, no puede tomar posición alguna sin antes saber cómo es la estructura futura de los precios. Y esto se consigue observando los contratos del mercado de futuros, que es donde cotizan esos activos.

Esos contratos tienen, como en el caso de las opciones, fechas de vencimiento. Es decir, son válidos durante un tiempo determinado y llegada esa fecha final y de aún mantener la posición, bien se liquidan las posiciones o, bien se hace el llamado 'rollover'. Este último caso significa que las posiciones abiertas se renuevan al siguiente plazo disponible (o deseado) y de esta forma, se liquida o vende el contrato actual y se compra el de fecha posterior. Y el precio cobrado por la venta hoy no suele coincidir con el precio pagado para hacernos con el siguiente vencimiento. Por lo general ese precio futuro será mayor que el actual. Y aquí radica el punto a tener en cuenta pues, ese incremento de precio puede ser importante.

Fíjese en el precio del petróleo según su plazo a día de hoy. El contrato de septiembre cotiza a 41,70USD. El siguiente contrato, de octubre, a 42,47 USd y si tomamos el de junio del 2017, a 46,58USD. Es decir, a mayor plazo, mayor precio.

Esta particularidad de tener un coste adicional, al pasar de un vencimiento actual a otro futuro, es lo que se llama Contango. Es decir, los participantes del mercado están dispuestos a pagar más en el futuro que el precio esperado hoy. Se puede justificar en los costes de almacenamiento, tipos de interés o el no querer soportar el riesgo de mantener esa materia prima en stock.

Esta situación de contango será, por tanto, negativa para quien quiera mantener una posición comprada en una materia prima determinada. Ya vemos que, por sistema, al tener que hacer el 'rollover' de la posición, donde siempre se comprará caro el siguiente vencimiento y se venderá barato el actual, resultará en pérdidas para el comprador.

Cuando el precio del siguiente contrato de futuros está por debajo del actual, se utiliza el término 'Backwardation'. En este caso, el mantener una posición alcista es positivo pues se vende caro el futuro actual al hacer el 'rollove'r y se compra barato el siguiente vencimiento.

Un gráfico clarificador donde podemos ver esa “convergencia” de precios futuros al precio esperado 'Spot' es el siguiente.

La forma con la que, habitualmente, un inversor particular toma posiciones de forma sencilla en materias primas es mediante ETF. Sin embargo, y pese a ser uno de mis instrumentos preferidos, en este caso no deberían utilizarse o, de hacerse, se debe ser muy consciente del riesgo que implica el operar sobre esos contratos de futuros. Ya lo ha visto, existe una convergencia del precio futuro hacía el esperado y, por tanto, nos podremos llevar sorpresas al existir una divergencia entre la cotización del ETF y el 'Spot'. Algunos inversores lo consideran un riesgo a asumir para poder operar en materias primas pero, si los movimientos fueran muy grandes, se podrían dar diferencias elevadas que incluso pueden llevar a pérdidas pese a tener un alza importante del subyacente.

Fíjese en la evolución del petróleo WTI spot y 2 de los ETFs más contratados, el USO y el DBO. Desde la recuperación de Febrero de este año hasta hoy, el WTI ha subido un 56% mientras que los ETFs han subido un 22,7% el USD y sólo un 16,4% el DBO. Las causas, ya las puede intuir tras lo que hemos comentado anteriormente y justo esto es lo que debe asumir en caso de querer operar con estos activos. Si luego, por temas de diversificación le conviene, eso es otra cosa. 

Por último, si tomamos el VIX y los ETFs que existen para operar sobre volatilidad, veremos como este año donde la volatilidad ha caído de forma brutal hasta niveles de 11, el operar de forma alcista (comprar volatilidad) sobre esos ETFs habría llevado a la ruina. Por el contrario, el ponerse corto (vender volatilidad) ha sido el negocio del siglo pues, el tener una situación de contango ha hecho incrementar aún más el efecto de la caída de la volatilidad.

Fíjese en la curva de los futuros del VIX. Un comprador de volatilidad, vende barato y compra caro el siguiente vencimiento. Por el contrario, un vendendor de volatilidad, recompra barato y vende más caro el siguiente plazo. Ojo, no les invito para nada a especular sobre este activo para nada, sólo se lo muestro para acabar de entender el efecto del contango.  

Ya lo ve, operar en materias primas ayuda a diversificar pero debe entenderse muy bien la operativa con ETFs o cualquier otro instrumento. Desgraciadamente, el contango aún no es un baile.

Aprender a Invertir
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios