¿Se puede ganar más en bolsa que en la lotería?

Entender que no existen reglas mágicas de inversión, sino sucesos de probabilidad más o menos favorables, es lo que determinaré el éxito de la operativa en los mercados

Foto: Agraciados con el segundo premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. (EFE)
Agraciados con el segundo premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. (EFE)

El estudio del mercado, para intentar tomar decisiones de compra o venta lo más acertadas posibles, responde en esencia, a una buena interpretación y análisis de la probabilidad. Eso nos dará el grado positivo o negativo sobre cualquier activo de cara a pensar en adquirirlo o no. Los fundamentales, tendencia, noticias o parámetros técnicos entre otros, son los que marcarán esa expectativa de resultados que se debería analizar. Entender que no existen reglas mágicas de inversión, sino sucesos de probabilidad más o menos favorables, es lo que determinaré el éxito de la operativa en los mercados. Por supuesto que eso tampoco garantizará nada pues el mercado es soberano, pero afrontarlo desde esa perspectiva le ayudará a encauzar con más sentido su proceso de inversión.

Así las cosas, e intentando avanzar en ideas que ayuden a “medir” esa probabilidad, hoy quiero repasar el significado y usos de un concepto que, viéndose con demasiada frecuencia, no se argumenta ni justifica mucho. Hablo de “sobrecompra” y “sobreventa” de un activo. Leyendo algún artículo mío anterior, yo mismo he cometido el error de hablar del término sin explicar de dónde saco la conclusión. Mil perdones. Cuando se afirma la existencia de esa situación del mercado se debiera exigir una definición y un análisis de esas conclusiones.

Bolsa de Madrid. (EFE)
Bolsa de Madrid. (EFE)

Un activo está sobrecomprado cuando parece que sus precios han alcanzado un nivel desde el cual, pensar en nuevas alzas es complicado. Por el contrario, la sobreventa viene de precios que han caído hasta niveles tales que, pensar en nuevas caídas es igualmente complicado. Pero claro, ya habrá notado el lector que esto así dicho dependerá de cada uno y que no todos coincidiremos en esa valoración. Podemos utilizar el análisis técnico como base para llegar a una especie de acuerdo, aunque podemos encontrarnos con diferentes conclusiones al poder utilizar multitud de indicadores y espacios temporales para intentar llegar a esos resultados. De facto, quizás sea este uno de los conceptos más mal utilizados y poco entendidos de ese tipo de análisis. Y lo mismo sucede con los indicadores técnicos como el RSI, los estocásticos o el OBV por citar solo algunos.

Al final, lo que puede valer es la argumentación sobre la que se base la afirmación. Por ejemplo, algunos utilizan el momentum y la reversión a la media como forma de identificar esas condiciones de sobrecompra o sobreventa. Para ello, se toma el porcentaje de acciones de un determinado índice que cotizan por encima de su media móvil. La media de 50 sesiones se suele utilizar para el corto plazo y la media de 150 y 200 sesiones para plazos mayores. Se intentan identificar señales que den divergencias para tomar posiciones alcistas o bajistas. Dividiendo el número de acciones que estén por encima de la media móvil sobre el total existente en el índice, se obtiene el porcentaje y eso indica el momentum de ese índice. Existen gráficos ya creados a tal efecto que podemos observar actualizados. Aquí vemos, para el S&P500, como ha evolucionado ese porcentaje en estos últimos años.

Lo que interesa es ver los momentos extremos para, de ese modo, intuir si el mercado ha entrado en sobrecompra (zona alta) o sobreventa (zona baja). Utilizando 1 o 2 veces la desviación estándar sobre la media, pueden marcarse los niveles extremos que interesarían. Muchos analistas, lo utilizan para alcanzado por ejemplo un nivel elevado de sobreventa, tomar posiciones alcistas pensando en que se ha llegado a ese momento de precios muy bajos. Del otro lado, lecturas muy elevadas darían señal de sobrecalentamiento y tiempo de vender. Eso mismo puede hacerse con multitud de indicadores.

Si hacemos un zoom a lo sucedido en el último año, obtenemos estos valores.

Aquí vemos como lecturas en Enero de 2016 en la zona del 10% (el 90% de empresas estaban por debajo de la media móvil de 50 sesiones), pasaron a lecturas del 95% en Marzo del mismo ejercicio. En ese caso, el índice pasó de los 1850 puntos a los 2050. Luego salvo en verán que se tocó el 80% sin apenas corrección posterior del índice, las lecturas no han entrado en niveles tan significativos.

Observando esos extremos podemos obtener una probabilidad u otra de que, desde esos niveles, se produzca un movimiento u otro. Pero son solo eso; probabilidades y nunca certezas. Así y todo, fíjese como ante esa misma lectura otros pueden argumentar que, dado el fuerte momentum que existe (con un 80% de empresas por ejemplo sobre la media móvil) lo lógico es que la tendencia continúe. Y razón no les faltaría. El siguiente estudio de C.Bilello así lo demuestra.

Toma datos desde 2001 a 2016. Se marca los niveles superiores al 87% como sobrecompra y los 15,6% como sobreventa como extremos. Y mira qué ha sucedido 1,3,6,9 y 12 meses después. Cuando hay sobrecompra, siempre en esos espacios temporales y en ese rango de fechas analizadas, el mercado ha seguido subiendo. Cuando se alcanzaron niveles de sobreventa, siempre se acabó subiendo. Interesante paradoja donde la fortaleza crea más fuerza y la debilidad crea reversión a la media. Eso sucede pues el inversor al aparecer nueva información, continua y continua siempre reaccionado mal.

Al final, lo que importa es utilizar correctamente los términos y argumentar lo que se dice para llegar a una serie de probabilidades. Ese cálculo nos dará eso, una posibilidad u otra de obtener un resultado u otro. Por eso si analiza su probabilidad hoy de acertar en la lotería del niño verá que, lamentablemente, ésta es mínima y más le hubiera valido invertirlo en bolsa. Al menos, aquella hubiera sido algo mayor y no habría confundido posibilidad con probabilidad. Pero bueno, siempre nos queda el consuelo de conseguirlo en las navidades siguientes.

Aprender a Invertir

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios