El quinto ciclo tecnológico

Diez años después del punto álgido de la burbuja puntocom, la revolución tecnológica que ha supuesto la disponibilidad masiva de Internet y telefonía móvil, ha alcanzado

Diez años después del punto álgido de la burbuja puntocom, la revolución tecnológica que ha supuesto la disponibilidad masiva de Internet y telefonía móvil, ha alcanzado un alto grado de permeabilidad social y sofisticación, formando parte de nuestras actividades habituales. La combinación de movilidad e Internet está dando paso a un nuevo concepto de comunicación global, con una demanda progresivamente creciente, que puede suponer una interesante oportunidad inversora.

Desde su punto máximo del año 2000, el índice Nasdaq llegó a retroceder hasta mínimos de 1.119 puntos en octubre de 2002. A partir de ahí, comenzó una larga recuperación que le llevó hasta los 2.825 puntos en noviembre de 2007, cuando la crisis le presiona nuevamente hacia abajo, llegando a los 1.371 puntos en marzo del pasado año. Desde entonces, ha recuperado más de un 80% de su valor, sobrepasando los 2.500 puntos durante esta tercera semana de abril de 2010.

Una evolución que ha impactado positivamente en la categoría de VDOS sectorial TMT de fondos de inversión que, desde comienzos de año, se revaloriza un 9,76%, según VDOS. Encontramos ejemplos destacados dentro de esta categoría que, tanto por su comportamiento histórico como por su acertada gestión de riesgo, obtienen la calificación 5 estrellas de VDOS. Franklin Technology Fund es uno de estos fondos que, en sus diferentes compartimentos, acumula rentabilidades superiores al 12% durante 2010, con revalorizaciones aún superiores si consideramos los últimos tres años. Henderson HF - Global Technology Fund y Janus Global Technology Fund siguen pautas similares.

Las estimaciones de crecimiento, medidas en términos de tasas de penetración de dispositivos móviles, apuntan una cifra de volumen de ventas de 10.000 millones de unidades en los próximos 10 años. A efectos de comparación, durante 2009 se vendieron 353 millones de unidades de portátiles y smartphones.

El ejemplo más vívido de este ciclo tecnológico viene representado por los smartphones, en continúa y rápida evolución, y por la incesante oferta de aplicaciones que permiten a los usuarios desarrollar múltiples actividades, desde ver la televisión hasta nivelar correctamente una librería. Pero, aunque el desarrollo de los dispositivos manuales nos parezca evolucionar a la velocidad de la luz, donde puede residir la verdadera oportunidad de inversión es en la expansión de la red global y en las plataformas que serán necesarias para satisfacer la creciente demanda. Los smartphones proliferarán y, con la tasa estimada de uso, las redes existentes tendrán dificultades en satisfacer las necesidades de los consumidores.

Según un informe de Cisco Systems Inc, se espera que el tráfico global de Internet crezca anualmente un 38% hasta 2013, mientras que el tráfico de datos sobre dispositivos móviles se incrementará un 131% cada año. La tendencia puede ya observarse en Japón, donde los smartphones tienen una tasa de penetración del 50% entre los teléfonos móviles. En Estados Unidos, la tasa es del 25% y de 10% en el resto del mundo.

Si incluimos dispositivos como consolas de juegos manuales o reproductores musicales manuales en la definición de Internet móvil, la distribución geográfica de estimaciones de penetración de tecnología 3G (tecnología móvil de tercera generación) es que en 2014 llegará al 100% en Japón, 92% en Europa occidental, 74% en Norte América, 40% en Europa del Este, 37% en Asia Pacifico, 35% en Oriente Medio y África y 17% en América Central y del Sur. Una penetración que podría alcanzar en 2.104 un 43%, de forma global, con 2.780 millones de usuarios.

Además de la elección obvia de Apple Inc., fabricantes de semiconductores como Broadcom Corp y desarrolladores de software para móviles como Sybase Inc. tienen el potencial de ofrecer importantes beneficios futuros. O Intel, con su microprocesadores Atom, que utilizados normalmente para los netbooks, encuentran ahora una aplicación masiva en los smartphones. El móvil Android de Google funciona con procesadores Atom.

El hecho es que los consumidores sienten la necesidad de tener un smartphone para estar conectados, adjudicándoles una prioridad alta en sus decisiones personales de compra. Bien sea guiados por la necesidad o simplemente por el deseo de poseer un teléfono inteligente, la evolución de la industria de Internet móvil es una fuerza difícil de ignorar.

Hemos pasado cuatro grandes ciclos tecnológicos, comenzando con el ordenador central de 1960, que han capturado la atención de los mercados y, cada ciclo, ha multiplicado por diez su volumen. Desde un millón de ordenadores centrales, se pasó en los años 70 a los 10 millones de ‘mini’ ordenadores, a los 100 millones de ordenadores personales en los 80 y a los 1.000 millones de usuarios de Internet a través de ordenador en los 90.

Sólo anticipándonos podremos obtener retornos atractivos. La diversificación que un fondo de inversión ofrece, restará riesgo a un sector que augura importantes perspectivas de crecimiento.

Paula Mercado es directora de Análisis de VDOS Stochastics

Fondo de fondos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios