Tecnología empresarial: la apuesta de AllianceBernstein

El mejor comportamiento durante 2012, entre los fondos de inversión de la categoría sectorial VDOS de TMT, corresponde a la clase A en euros de ACMBernstein

El mejor comportamiento durante 2012, entre los fondos de inversión de la categoría sectorial VDOS de TMT, corresponde a la clase A en euros de ACMBernstein Sicav International Technology, con una revalorización de 15,73%


Con calificación cinco estrellas de VDOSACMBernstein Sicav International Technology aplica un estilo de inversión crecimiento (growth) siendo su objetivo el aumento de capital, a través de una inversión global en empresas cotizadas que deriven un porcentaje importante de sus ingresos de productos y servicios de ciencia y tecnología. La cartera invierte mayoritariamente en empresas en las que el uso de la tecnología suponga un aumento significativo de su potencial de crecimiento.

Daniel C. Roarty - director del sector de tecnología del equipo global de crecimiento- es el responsable de la gestión diaria y de la evolución de la cartera. Daniel se incorporó a AllianceBernstein en mayo de 2011, tras nueve años en Nuveen Investments, donde era encargado de cogestionar fondos de crecimiento de reconocida calificación. Su experiencia como analista incluye cobertura de los sectores tecnológico, industrial y financiero en Morgan Stanley y Goldman Sachs. Roharty es licenciado en finanzas por la Fairfield University y MBA por la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. Basado en Nueva York, cuenta asimismo con la certificación CFA.

El análisis es la base de su proceso inversor de crecimiento, derivando la mayor parte de su valor añadido del análisis generado internamente. La gestora cuenta con un equipo de 39 profesionales de la inversión, incluyendo gestores, líderes sectoriales, analistas fundamentales y analistas cuantitativos. Su análisis fundamental está organizado globalmente por sector, permitiendo a los analistas compartir su conocimiento sobre cada sector y cada región, para mejor entender las expectativas de beneficios de cada empresa en el contexto de su posición competitiva en el mercado global.

La selección de activos en cartera tiene una orientación tanto sectorial como individual, basándose en las convicciones del gestor y en la información proporcionada por el equipo de análisis global fundamental. El proceso comienza con la recopilación y revisión de informes de recomendación y modelos financieros, por parte del gestor. A través de un intercambio de opiniones con cada analista sobre sus tesis de inversión, catalizadores, comparación con consenso, confianza en la gestión y oportunidad de mercado, se define un objetivo de ponderación y un marco temporal para cada valor. Se analizan las convicciones sectoriales con el analista experto, en el contexto de un universo tecnológico más amplio, determinando así las ponderaciones sectoriales ideales. El seguimiento posterior de la exposición sectorial, con respecto al índice de referencia, se basa en fundamentales y riesgo.

Como sucede con las decisiones de compra, las decisiones de venta, corren a cargo de Daniel C. Roarty, quien, en conjunción con las recomendaciones de los analistas, sigue una disciplina basada en dos consideraciones principales: 1. mejores oportunidades relativas de inversión y 2. seguimiento riguroso de beneficios y revisiones de la cifra de ingresos para identificar, lo antes posible, potenciales desviaciones sobre la tesis original, así como niveles de valoración, para identificar riesgos. Adicionalmente, el gestor hace uso de una herramienta propietaria que identifica señales cuantitativas de venta, síntoma de deterioro de la posición fundamental de la compañía.

Los subsectores con mayor ponderación en la cartera son, según los últimos datos disponibles, Software (21.19%) Servicios de Tecnología de la Información (20.73%) Servicios de Software e Internet (17.13%) Semiconductores y Equipo de Semiconductores (16.06%) y Ordenadores y Periféricos (13.39%). Individualmente, las cinco mayores posiciones corresponden a Apple (9.89%) IBM (8.57%) Google (7.01%) Oracle (5.63%) y Qualcomm (5.14%).

Por rentabilidad, el fondo se sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, en los periodos a dos y tres años. En los últimos tres años, el dato de volatilidad del fondo es de 15,66 por ciento, reduciéndose hasta 13,89% en los últimos doce meses, con una sharpe en este último periodo de 1,18 y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 5,50%. La inversión mínima requerida para ser participe de ACMBernstein Sicav International Technology es de 2.000 euros, aplicando una comisión fija de 2% y de depósito de hasta 0,01%.

Las acciones tecnológicas presentan perspectivas de crecimiento a largo plazo, con sólidos balances, altos retornos de capital y valoraciones atractivas. Una combinación única de características ofensivas y defensivas que, a juicio del equipo gestor, suponen un ventajoso posicionamiento del sector en el actual entorno volátil de mercado.

Continúan enfatizando su apuesta por tecnología móvil, cloud computing y datos, favoreciendo negocios con exposición empresarial, en detrimento de los de exposición a consumo retail. Estiman que la demanda de ordenadores, servidores y televisores se mantendrá débil, mientras que las tabletas, teléfonos inteligentes y almacenamiento de datos, continuará creciendo con fuerza. Recientemente, han virado su posición en la industria de semiconductores hacia más positiva, ya que sus fundamentales parecen haber tocado fondo y las expectativas de beneficios son apropiadamente conservadoras.

Fondo de fondos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC