Sigue esta sección:

Perlas de Kike

El ciclo de vida de los países

Una de las primeras lecciones que aprendemos en esta vida es que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. A veces dicha enseñanza resulta
Fecha
Una de las primeras lecciones que aprendemos en esta vida es que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. A veces dicha enseñanza resulta académica, otras veces la vivimos en primera persona basándonos en nuestra experiencia y en la de la gente que nos rodea. Más tarde descubrimos que también los productos tienen un ciclo de vida, también nacen, también crecen, y en algún momento dado morirán, bien de forma explícita por su desaparición, bien de forma implícita por recibir pequeños cambios que hagan resucitar el amor del cliente. Ahora damos un paso más: los países también poseen su propio ciclo vital.
 
Antaño los ciclos de crecimiento parecían más sostenibles en el tiempo, con largas tendencias imperceptibles para un simple ciudadano común. El principio no se conocía, la evolución no se seguía y la muerte parecía estar altamente correlacionada con las guerras y catástrofes. No se daban las bases para su estudio pues todo parecía predestinado. Es en los últimos años con la evolución de los países emergentes cuando nos estamos dando cuenta que el “status quo” no es algo inalterable, y no solo eso, la rapidez de los cambios, los numerosos ejemplos y la importancia de su compresión, están provocando que el ciclo de vida de los países pase a formar parte de los “must” del conocimiento.
 
¿Qué es el ciclo de vida de un país? Es la línea ficticia que una población sigue a lo largo de su evolución, tradicionalmente medida por la renta per cápita de sus ciudadanos. Dicha línea ficticia marcaría no solo una evolución, también un boceto bien definido de ciertos cambios sociales y económicos que se producen; como son los productos que compramos, la inversión empresarial que realizamos o la deuda que asumimos. Todos nos creemos únicos y especiales, seres con una especial importancia para el universo, pero la experiencia nos dice que de forma agregada somos tremendamente predecibles cuando nuestra renta aumenta.
 
 
He aquí una gráfica de McKinsey plasmando dicha curva vital con el ejemplo chino, sin duda el caso más interesante y seguido de los últimos años. En un primer momento los países cuentan con una baja renta, no evolucionan ni se sabe cómo conseguir que evolucionen, escapar de la pobreza parece difícil y el camino al desarrollo imposible de seguir. Pero un día se obra el milagro, la renta empieza a crecer más rápido de lo habitual generalmente gracias a un gobierno que sienta unas bases que mejoran el desarrollo empresarial y social, crecen los pequeños negocios, surgen oportunidades y se produce un gran aumento en el consumo de productos con bajos costes unitarios.
 
 
En esta etapa el motor de crecimiento de la economía suele ser la inversión, puesto que los empresarios, locales y foráneos, encuentran oportunidades e invierten para explotarlas. Además el consumo de petróleo, de cemento o de acero sufre un “boom” para dar forma a las necesidades existentes: más negocios, más locales, más infraestructuras…  La economía suele basarse en empresas intensivas en mano de obra y bajo valor añadido pues facilitan el empleo, tanto por número de los demandantes como por los conocimientos de los mismos, de una creciente población que pasa de lo rural a lo urbano. Además, dado que los países tienden a ir evolucionando, es ahí donde surgen las oportunidades para incorporarse a “la cadena de valor” internacional.
 
Si las cosas siguen yendo bien surgirá la “etapa del automóvil”, símbolo por excelencia del aumento per cápita. Somos tan especiales, tan diferentes, que ante un aumento de renta solemos comprarnos un coche, aquí y en la China Popular. Además, una señal de que estamos en esta etapa será que el consumo de petróleo, cemento o acero per cápita empieza a estabilizarse o estancarse. Los productos de bajo coste unitario dan paso a otros más complejos y más caros, como los electrodomésticos, y la tecnología empieza a hacerse un hueco entre la población.

Quizá el país siga creciendo, quizá no, y es que existe lo conocido como “middle income trap”, esa barrera virtual que provoca que en un determinado punto el “milagro” se termine, según diversos estudios porque cuando no se dan unas mínimas bases de derechos universales, de libertad de empresa, de igualdad ante la ley o libertad política, el castillo de arena se disuelve. En otras palabras, podríamos decir que la corrupción es el factor más relevante para explicar como de alto consigue escalar un país. Es por ello que, al igual que en los productos, si bien existe un ciclo de vida para los países no  todos lo siguen hasta el final, al igual que no todos los productos triunfan.

 

También hay que tener en cuenta que a medida que la renta per cápita crece es más difícil converger, al igual que en el deporte, al principio se consiguen grandes mejoras pero una vez en la élite cada segundo es un enorme sacrificio. Es por ello que lo esperable en países como China es que pierdan su ritmo de crecimiento, más rápido o más despacio, antes o después, pero la historia nos dice que a más PIB menos crecimiento. Eso sí, estudios como este de la Reserva Federal, indican que, al ser China un país tan disperso y diverso, habría que medir su potencial por zonas (interior vs costa), y no de forma agregada diferenciándolo del caso japonés. 
 

 

Pero si existe un factor realmente diferencial entre las distintas etapas, ese es la deuda. Podríamos mencionar el aumento del sector seguros, de la salud y el cuidado personal o del lujo como señal del punto más alto en el desarrollo, pero el fiel escudero del crecimiento de la renta per cápita suele ser el ratio de deuda entre PIB. En esta etapa el motor de la economía cambia de la inversión al consumo, la sociedad se transforma y los “viejos dogmas” que valoran el ahorro se cambian por otros más hedonistas e inmediatos.  Hemos llegado al supuesto desarrollo que proclama la etiqueta de “país desarrollado”, en ocasiones los aumentos de productividad, los aumentos del valor añadido y en la “cadena de valor” posibilitarán que la nueva realidad prosiga por muchos años. En otros casos no.

Es así como llegamos al final del ciclo, con países consumidos por la deuda porque la economía simplemente no es capaz de hacerle frente. Vemos a países como Japón, España, Grecia o Portugal, si bien Japón está por encima de nosotros en la cadena de valor y consigue apurar el ciclo de maduración. El factor común de esta nueva etapa es que el gobierno trata de evitar la caída endeudándose pero la economía privada no se recupera del shock. Es ahí cuando toca desapalancarse, realizar reformas estructurales y volver a pensar en un modelo que funcione, al igual que si fuese un producto, al igual que si fuésemos una empresa. Por fortuna, a diferencia de los seres vivos, en los países y en los productos existe más de una oportunidad, y en lugar de los azares del destino dependemos de nosotros mismos. Toca hacerlo. 

Perlas de Kike
Comparte en:
Sigue esta sección:
#13
Compartir
1 Es que son periodistas y todo lo hinchan y deshinchan a su albedrío y conveniencia.
De todas maneras, en Intereconomía radio, los desplomes han llegado al 0.5%.
Ampliar comentario
#12
Compartir
No sabía que bajar un 3% era... desplomarse
Ampliar comentario
#11
Compartir
10 Los catalanes no se decicaban a la industria textil por cultura o por ventajas, fué por un saqueo a Almería en el 1147 que por entonces era el puerto del Mediterráneo con el mejor comercio de la seda -no fué Marco Polo en el siglo XIII sino Almería desde el siglo IX y X- los Europeos vivían sumidos en la edad media y con la primera cruzada a Tierra Santa descubrieron el comercio y que los mejores barcos comerciaban con la seda y era una industria floreciente, por eso con la segunda Cruzada a Tierra Santa el Papa Urbano desvió la flota de Génova, Pisa, Florencia y unos cuantos barcos de Barcelona al saqueo de Almería y así la industria textil se introdujo en Europa a través de la venta de los prisioneros hechos esclavos de aquel saqueo.
Con el tiempo en estas poblaciones la seda se mezcló con el algodón de menor precio y así floreció la burgesía que hizo salir a la población de la edad Media.

Pero claro los libros de texto andaluces no lo cuenta, quizás la explicación la encuentres aquí.
Ampliar comentario
#10
Compartir
6 Gracias. No veo yo tendenciosidad alguna en el artículo de hoy, pero para gustos están los colores.

Mi opinión es que cuando la deuda te agarra por los h..... no hay más remedio que reinventarse. Dejar de pensar como hasta ahora, dejar de gastar como hasta ahora, eliminar gastos y servicios que hasta ahora considerábamos imprescindibles. Porque no valen parches sobre lo anterior, porque lo anterior estaba basado en unos ingresos que ya no existen ni existirán en mucho tiempo. Tiempo que no tenemos, porque sin cambios rápidos a más tiempo más pobreza. Saludos.
Ampliar comentario
#9
Compartir
&034;En esta etapa el motor de la economía cambia de la inversión al consumo, la sociedad se transforma y los viejos dogmas que valoran el ahorro se cambian por otros más hedonistas e inmediatos.&034;

Si aplicamos estas sabias teorías al consumidor medio español la etapa de inversión se la saltaron, un asalariado pasa del ahorro al consumo, pero el paso del ahorro a la inversión no lo conoce porque ni ha oído hablar de él a su vecino y no han dicho jamás en los programas de televisión que sintoniza.
Ampliar comentario
#8
Compartir


Pero hay que reconocer que un pais como INGLATERRA,lleva mas de 500 años viviendo comodios,no en vano en la anterior crisis del 29 tuvo al mejor economista que ademas hacia buenos negocios en la bolsa.Los holandeses tampoco no les ha ido nada,nada mal.Otro como Alemania tuvieron demasiadas ansias de &034;crecer por crecer&034; y se fueron a tomar bienporsako.

Quizas lo haya aprendido y ahora no cede milimetro de terreno,audiciendo que para eso &034;han sido los SUFRIDORES DEL PASADO&034;
Ampliar comentario
#7
Compartir
5 los del FMI que son menos tendenciosos
Ampliar comentario
#6
Compartir
3 Hola: ¿ Qué gráficos utiliza Vd. ?
Ampliar comentario
#5
Compartir
2 Hola. ¿ Sería tan amable de decirme cuáles son los intereses del Sr. Kike y cuáles los suyos propios ? Gracias.
Ampliar comentario
#4
Compartir
El cuadro ultimo que adjuntas es de risa. ¿Como alguien puede pretender que UK y USA están menos endeudados que nosotros? Todos los gráficos hechos en Wall Street y la City son puro cachondeo o herramientas para mayor especulacion
Ampliar comentario
#3
Compartir
Buenosss, no confundamos cosas.

Deberíamos ir a ver como evolucionaron países importantes como el Reino Unido, su evolución desde el siglo XVIII al siglo XX, auge y caída de un imperio, y observar lo que ocurrió en cada una de las crisis intermedias. [por ejemplo la crisis de 1838, la de finales delos 40, la de 1873...], como hubo un cambio sustancial entre 1873-1896 y como se empezó a cocer la crisis después de la I Guerra Mundial cuando para los políticos de Londres era más importante defender una libra alta que mantuviera los intereses financistas, que no una baja que defendiera la industria.

Pero es cierto que tanto en UK como en los Países Bajos de los siglo XVII y XVIII el proceso es parecido, formación de capital basado en la industria, acumulación y aumento del peso de los intereses bancarios y financieros por encima de los industriales.

En 1590 Holanda era lo que era por la industria naval y la industria del arenque. Después pasó a ser una potencia comercial y por último una financiera donde la VOOC acabó sus días a finales del siglo XVIII por disolución.

No nos cuenta nada nuevo, lo único q nos lo cuenta según lo q le interesa
Ampliar comentario
#2
Compartir
Buenos días, Kike.

Me quedo muy frío.

¿ Son escasos los recursos ? ¿ Son susceptibles de usos alternativos ?

Un saludo.

Ampliar comentario
#1
Compartir
9 El articulo me gusta, por pura vanidad. Va en la línea que yo he sostenido desde el 2008, respecto a que se avecinaba, no una crisis, sino la decadencia. Cosa muy distinta, porque crisis ocurre cuando lo que se muere no acaba de morir y lo que nace no acaba de nacer. Pero aqui lo muerto, muerto esta y el nasciturus ni esta ni se le espera.
Decadencia de un modelo politico asociado a uno economico que se ha mostrado insostenible, porque esta basado en la afluencia de capital del exterior. hemos reproducido a pequeña escala lo que paso con Castilla y el imperio, cuando se acabo el oro y la plata se acabó el imperio. Nadie excepto los catalanes[ por cultura o por ventajas] se dio cuenta que el negocio no estaba en el oro y la plata sino en el comercio de las materias primas como el algodon y sobre todo en su manufactura dando valor añadido al producto.
Ampliar comentario