La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

El ciclo de vida de los países

Una de las primeras lecciones que aprendemos en esta vida es que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. A veces dicha enseñanza resulta
Una de las primeras lecciones que aprendemos en esta vida es que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. A veces dicha enseñanza resulta académica, otras veces la vivimos en primera persona basándonos en nuestra experiencia y en la de la gente que nos rodea. Más tarde descubrimos que también los productos tienen un ciclo de vida, también nacen, también crecen, y en algún momento dado morirán, bien de forma explícita por su desaparición, bien de forma implícita por recibir pequeños cambios que hagan resucitar el amor del cliente. Ahora damos un paso más: los países también poseen su propio ciclo vital.
 
Antaño los ciclos de crecimiento parecían más sostenibles en el tiempo, con largas tendencias imperceptibles para un simple ciudadano común. El principio no se conocía, la evolución no se seguía y la muerte parecía estar altamente correlacionada con las guerras y catástrofes. No se daban las bases para su estudio pues todo parecía predestinado. Es en los últimos años con la evolución de los países emergentes cuando nos estamos dando cuenta que el “status quo” no es algo inalterable, y no solo eso, la rapidez de los cambios, los numerosos ejemplos y la importancia de su compresión, están provocando que el ciclo de vida de los países pase a formar parte de los “must” del conocimiento.
 
¿Qué es el ciclo de vida de un país? Es la línea ficticia que una población sigue a lo largo de su evolución, tradicionalmente medida por la renta per cápita de sus ciudadanos. Dicha línea ficticia marcaría no solo una evolución, también un boceto bien definido de ciertos cambios sociales y económicos que se producen; como son los productos que compramos, la inversión empresarial que realizamos o la deuda que asumimos. Todos nos creemos únicos y especiales, seres con una especial importancia para el universo, pero la experiencia nos dice que de forma agregada somos tremendamente predecibles cuando nuestra renta aumenta.
 
 
He aquí una gráfica de McKinsey plasmando dicha curva vital con el ejemplo chino, sin duda el caso más interesante y seguido de los últimos años. En un primer momento los países cuentan con una baja renta, no evolucionan ni se sabe cómo conseguir que evolucionen, escapar de la pobreza parece difícil y el camino al desarrollo imposible de seguir. Pero un día se obra el milagro, la renta empieza a crecer más rápido de lo habitual generalmente gracias a un gobierno que sienta unas bases que mejoran el desarrollo empresarial y social, crecen los pequeños negocios, surgen oportunidades y se produce un gran aumento en el consumo de productos con bajos costes unitarios.
 
 
En esta etapa el motor de crecimiento de la economía suele ser la inversión, puesto que los empresarios, locales y foráneos, encuentran oportunidades e invierten para explotarlas. Además el consumo de petróleo, de cemento o de acero sufre un “boom” para dar forma a las necesidades existentes: más negocios, más locales, más infraestructuras…  La economía suele basarse en empresas intensivas en mano de obra y bajo valor añadido pues facilitan el empleo, tanto por número de los demandantes como por los conocimientos de los mismos, de una creciente población que pasa de lo rural a lo urbano. Además, dado que los países tienden a ir evolucionando, es ahí donde surgen las oportunidades para incorporarse a “la cadena de valor” internacional.
 
Si las cosas siguen yendo bien surgirá la “etapa del automóvil”, símbolo por excelencia del aumento per cápita. Somos tan especiales, tan diferentes, que ante un aumento de renta solemos comprarnos un coche, aquí y en la China Popular. Además, una señal de que estamos en esta etapa será que el consumo de petróleo, cemento o acero per cápita empieza a estabilizarse o estancarse. Los productos de bajo coste unitario dan paso a otros más complejos y más caros, como los electrodomésticos, y la tecnología empieza a hacerse un hueco entre la población.

Quizá el país siga creciendo, quizá no, y es que existe lo conocido como “middle income trap”, esa barrera virtual que provoca que en un determinado punto el “milagro” se termine, según diversos estudios porque cuando no se dan unas mínimas bases de derechos universales, de libertad de empresa, de igualdad ante la ley o libertad política, el castillo de arena se disuelve. En otras palabras, podríamos decir que la corrupción es el factor más relevante para explicar como de alto consigue escalar un país. Es por ello que, al igual que en los productos, si bien existe un ciclo de vida para los países no  todos lo siguen hasta el final, al igual que no todos los productos triunfan.

 

También hay que tener en cuenta que a medida que la renta per cápita crece es más difícil converger, al igual que en el deporte, al principio se consiguen grandes mejoras pero una vez en la élite cada segundo es un enorme sacrificio. Es por ello que lo esperable en países como China es que pierdan su ritmo de crecimiento, más rápido o más despacio, antes o después, pero la historia nos dice que a más PIB menos crecimiento. Eso sí, estudios como este de la Reserva Federal, indican que, al ser China un país tan disperso y diverso, habría que medir su potencial por zonas (interior vs costa), y no de forma agregada diferenciándolo del caso japonés. 
 

 

Pero si existe un factor realmente diferencial entre las distintas etapas, ese es la deuda. Podríamos mencionar el aumento del sector seguros, de la salud y el cuidado personal o del lujo como señal del punto más alto en el desarrollo, pero el fiel escudero del crecimiento de la renta per cápita suele ser el ratio de deuda entre PIB. En esta etapa el motor de la economía cambia de la inversión al consumo, la sociedad se transforma y los “viejos dogmas” que valoran el ahorro se cambian por otros más hedonistas e inmediatos.  Hemos llegado al supuesto desarrollo que proclama la etiqueta de “país desarrollado”, en ocasiones los aumentos de productividad, los aumentos del valor añadido y en la “cadena de valor” posibilitarán que la nueva realidad prosiga por muchos años. En otros casos no.

Es así como llegamos al final del ciclo, con países consumidos por la deuda porque la economía simplemente no es capaz de hacerle frente. Vemos a países como Japón, España, Grecia o Portugal, si bien Japón está por encima de nosotros en la cadena de valor y consigue apurar el ciclo de maduración. El factor común de esta nueva etapa es que el gobierno trata de evitar la caída endeudándose pero la economía privada no se recupera del shock. Es ahí cuando toca desapalancarse, realizar reformas estructurales y volver a pensar en un modelo que funcione, al igual que si fuese un producto, al igual que si fuésemos una empresa. Por fortuna, a diferencia de los seres vivos, en los países y en los productos existe más de una oportunidad, y en lugar de los azares del destino dependemos de nosotros mismos. Toca hacerlo. 

#13
1 Es que son periodistas y todo lo hinchan y deshinchan a su albedrío y conveniencia.
De todas maneras, en Intereconomía radio, los desplomes han llegado al 0.5%.
Ampliar comentario
#12
No sabía que bajar un 3% era... desplomarse
Ampliar comentario
#11
10 Los catalanes no se decicaban a la industria textil por cultura o por ventajas, fué por un saqueo a Almería en el 1147 que por entonces era el puerto del Mediterráneo con el mejor comercio de la seda -no fué Marco Polo en el siglo XIII sino Almería desde el siglo IX y X- los Europeos vivían sumidos en la edad media y con la primera cruzada a Tierra Santa descubrieron el comercio y que los mejores barcos comerciaban con la seda y era una industria floreciente, por eso con la segunda Cruzada a Tierra Santa el Papa Urbano desvió la flota de Génova, Pisa, Florencia y unos cuantos barcos de Barcelona al saqueo de Almería y así la industria textil se introdujo en Europa a través de la venta de los prisioneros hechos esclavos de aquel saqueo.
Con el tiempo en estas poblaciones la seda se mezcló con el algodón de menor precio y así floreció la burgesía que hizo salir a la población de la edad Media.

Pero claro los libros de texto andaluces no lo cuenta, quizás la explicación la encuentres aquí.
Ampliar comentario
#10
6 Gracias. No veo yo tendenciosidad alguna en el artículo de hoy, pero para gustos están los colores.

Mi opinión es que cuando la deuda te agarra por los h..... no hay más remedio que reinventarse. Dejar de pensar como hasta ahora, dejar de gastar como hasta ahora, eliminar gastos y servicios que hasta ahora considerábamos imprescindibles. Porque no valen parches sobre lo anterior, porque lo anterior estaba basado en unos ingresos que ya no existen ni existirán en mucho tiempo. Tiempo que no tenemos, porque sin cambios rápidos a más tiempo más pobreza. Saludos.
Ampliar comentario
#9
&034;En esta etapa el motor de la economía cambia de la inversión al consumo, la sociedad se transforma y los viejos dogmas que valoran el ahorro se cambian por otros más hedonistas e inmediatos.&034;

Si aplicamos estas sabias teorías al consumidor medio español la etapa de inversión se la saltaron, un asalariado pasa del ahorro al consumo, pero el paso del ahorro a la inversión no lo conoce porque ni ha oído hablar de él a su vecino y no han dicho jamás en los programas de televisión que sintoniza.
Ampliar comentario
#8


Pero hay que reconocer que un pais como INGLATERRA,lleva mas de 500 años viviendo comodios,no en vano en la anterior crisis del 29 tuvo al mejor economista que ademas hacia buenos negocios en la bolsa.Los holandeses tampoco no les ha ido nada,nada mal.Otro como Alemania tuvieron demasiadas ansias de &034;crecer por crecer&034; y se fueron a tomar bienporsako.

Quizas lo haya aprendido y ahora no cede milimetro de terreno,audiciendo que para eso &034;han sido los SUFRIDORES DEL PASADO&034;
Ampliar comentario
#7
5 los del FMI que son menos tendenciosos
Ampliar comentario
#6
3 Hola: ¿ Qué gráficos utiliza Vd. ?
Ampliar comentario
#5
2 Hola. ¿ Sería tan amable de decirme cuáles son los intereses del Sr. Kike y cuáles los suyos propios ? Gracias.
Ampliar comentario
#4
El cuadro ultimo que adjuntas es de risa. ¿Como alguien puede pretender que UK y USA están menos endeudados que nosotros? Todos los gráficos hechos en Wall Street y la City son puro cachondeo o herramientas para mayor especulacion
Ampliar comentario
#3
Buenosss, no confundamos cosas.

Deberíamos ir a ver como evolucionaron países importantes como el Reino Unido, su evolución desde el siglo XVIII al siglo XX, auge y caída de un imperio, y observar lo que ocurrió en cada una de las crisis intermedias. [por ejemplo la crisis de 1838, la de finales delos 40, la de 1873...], como hubo un cambio sustancial entre 1873-1896 y como se empezó a cocer la crisis después de la I Guerra Mundial cuando para los políticos de Londres era más importante defender una libra alta que mantuviera los intereses financistas, que no una baja que defendiera la industria.

Pero es cierto que tanto en UK como en los Países Bajos de los siglo XVII y XVIII el proceso es parecido, formación de capital basado en la industria, acumulación y aumento del peso de los intereses bancarios y financieros por encima de los industriales.

En 1590 Holanda era lo que era por la industria naval y la industria del arenque. Después pasó a ser una potencia comercial y por último una financiera donde la VOOC acabó sus días a finales del siglo XVIII por disolución.

No nos cuenta nada nuevo, lo único q nos lo cuenta según lo q le interesa
Ampliar comentario
#2
Buenos días, Kike.

Me quedo muy frío.

¿ Son escasos los recursos ? ¿ Son susceptibles de usos alternativos ?

Un saludo.

Ampliar comentario
#1
9 El articulo me gusta, por pura vanidad. Va en la línea que yo he sostenido desde el 2008, respecto a que se avecinaba, no una crisis, sino la decadencia. Cosa muy distinta, porque crisis ocurre cuando lo que se muere no acaba de morir y lo que nace no acaba de nacer. Pero aqui lo muerto, muerto esta y el nasciturus ni esta ni se le espera.
Decadencia de un modelo politico asociado a uno economico que se ha mostrado insostenible, porque esta basado en la afluencia de capital del exterior. hemos reproducido a pequeña escala lo que paso con Castilla y el imperio, cuando se acabo el oro y la plata se acabó el imperio. Nadie excepto los catalanes[ por cultura o por ventajas] se dio cuenta que el negocio no estaba en el oro y la plata sino en el comercio de las materias primas como el algodon y sobre todo en su manufactura dando valor añadido al producto.
Ampliar comentario