La campana que aún dobla por Hitler y la patria en el corazón de Alemania

En el pueblo de Herxheim am Berg, de 800 habitantes, la iglesia del pueblo oculta un secreto que una vez descubierto ha sembrado la polémica en todo el país, como todo lo relacionado con el nazismo

Foto: La campana de Herxheim am Berg en la que está grabado el nombre de Adolf Hitler
La campana de Herxheim am Berg en la que está grabado el nombre de Adolf Hitler

Es apenas un puñado de casas rodeado de viñedos. En un rincón rural del Palatinado, en el suroeste de Alemania, se levanta una anodina aldea de unos 800 habitantes llamada Herxheim am Berg que, a primera vista, con sus edificios antiguos, sus restaurantes locales y su campanario de piedra, pasaría desapercibida para la mayoría. Pero este pueblo contiene algo único. Y polémico.

Porque en la humilde iglesia de Santiago, apenas una casa de una planta con torreón, una de sus tres campanas tiene esculpida una cruz gamada, el nombre de Adolf Hitler y el lema "Todo por la patria". Pólvora en Alemania. Según los registros del pueblo, el templo fue levantado en 1014, hace algo más de un milenio, pero hace unos 80 años, tras un incendio, las tres campanas tuvieron que ser renovadas. Los nuevos ejemplares, imbuidos del emergente espíritu nacionalsocialista que recorría Alemania en aquellos días, venían cargado de mensaje y simbología.

En 1942, en el punto álgido del esfuerzo militar de la II Guerra Mundial, las dos campanas más grandes fueron fundidas para aprovechar su bronce en la fabricación de armamento. Tan sólo se preservó una, y porque se empleaba para alertar a los vecinos en caso de peligro. En caso de incendio y también para advertir de los bombardeos aliados. Era la llamada campana de la policía. Pero la contienda acabó, la historia se llevó por delante a Adolf Hitler y al nacionalsocialismo. Y la campana más pequeña de la humilde iglesia de Santiago, en Herxheim am Berg, sobrevivió. Con algo de suerte, discreción y olvido.

La revelación de este secreto, preservado de miradas indiscretas durante décadas por un muro que rodea a la campana de Hitler, ha dejado estupefacto a más de uno, empezando por los propios parroquianos que acudían a misa al oírla repicar, que desconocían el mensaje tóxico grabado sobre ella. No en vano, en Alemania está prohibido exhibir cualquier símbolo del nacionalsocialismo y cualquier exhibición de reliquias de esa época debe obligatoriamente ir acompañada de una explicación unívoca de los horrores qué supuso el nazismo.

Adolf Hitler rodeado de sus generales
Adolf Hitler rodeado de sus generales

La voz de alarma la dio una ex organista de la iglesia de Santiago, Sigrid Peters, que denunció el hecho en el diario local "Rheinpfalz", levantando la liebre. Se sentía indignada por el hecho de que se hiciese sonar esa campana cuando un niño era bautizado o una pareja se casaba. "Algo así debe saberse", asegura Peters, que aboga por enviar este objeto a un museo. Su hija se había casado allí; y el abuelo de su yerno había muerto en un campo de concentración nazi. Veía indigno que estuviese inscrito el nombre del dictador nacionalsocialista.

Pero ni siquiera en Herxheim am Berg están todos de acuerdo sobre qué habría que hacer con la campana de Hitler. El alcalde de la localidad, Ronald Becker, aseguraba hace unos días también en el "Rheinpfalz" que no veía "ninguna razón para retirar la campana". Afirmó que muchos en el pueblo sabían del lema grabado en el bronce. Además tiró de pragmatismo: "Son cosas de entonces que a día de hoy se pueden seguir utilizando". Además, según le dijo al diario "Mannheim24", costaría mucho dinero.

El regidor se niega hasta a poner una placa explicativa que contextualice el controvertido lema. Cree que eso podría convertir a Herxheim am Berg en un lugar de culto para neonazis y atraer al pueblo a turistas indeseados. Becker ha explicado a la televisión "Deutsche Welle" que "no ha habido problemas en el pasado" con la campana en el pueblo "ni los habrá en el futuro". Los vecinos le apoyan, subrayó el alcalde.

Y, efectivamente, no está solo. El párroco de la iglesia de Santiago, Helmut Meinhardt, ha alegado por su parte que se trata de una reliquia histórica y que sustituirla supondría un problema porque el sonido de esta campana está perfectamente compenetrado con el de las otras dos.

Mondo Cane

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios