Gloria a Carrero Blanco, el primer astronauta español

La imputación de Cassandra Vera por hacer chistes de Carrero Blanco en Twitter es la constatación de que hemos logrado concluir con éxito el primer viaje temporal de la historia

Foto: Atentado contra Carrero Blanco en 1973.
Atentado contra Carrero Blanco en 1973.

A Cassandra Vera, aguileña como yo, pero de 21 años, le pide el fiscal Martínez Torrijos dos años y medio de cárcel por hacer unos chistes en Twitter sobre Carrero Blanco. Me parece poca condena. Se juzga solamente la frivolidad de una chavala cuando lo más grave, a mi juicio, no es una broma sobre la muerte de un personaje histórico, sino la ignorancia de una juventud que desconoce por completo los logros del almirante Carrero Blanco, primer astronauta español, y su importancia en la lucha de la humanidad por conocer los misterios del cosmos.

El lanzamiento de la cápsula espacial de Carrero Blanco a la órbita terrestre se completó con éxito tras la intervención de unos ingenieros aeronáuticos de origen vasco, cuya idea original era separar de la corteza terrestre el territorio vasco en su conjunto. Entendían que Euskadi es una especie de estación orbital que podía elevarse de la península Ibérica si se aplicaba suficiente dinamita en diversos puntos. Con técnicas de aeronáutica chapuceras, basadas tanto en el alzamiento de piedra del folclore vasco como en las tácticas franquistas de alzamiento nacional por ignición, se aplicaron a la tarea de elevar Euskadi en las alturas.

Fracasaron estrepitosamente. Sus métodos poco científicos dejaron multitud de víctimas, heridos y mutilados, y finalmente el programa espacial etarra no logró la puesta en órbita de la estación orbital Euskadi, sino que fue motivo de ridículo internacional. Hoy por hoy, el independentismo vasco ha copiado las tácticas del independentismo catalán, basadas en la telequinesia, y tratan de elevar sus respectivos territorios deseándolo con mucha fuerza, mediante el poder de palanca de la mente. En Cataluña, por ejemplo, hay mucha gente que piensa que el territorio ya se está moviendo, mientras que otros, convencidos de que está quieto, sienten sin embargo vértigos y mareos.

Y así es como llegamos a los últimos hechos, que demuestran que, en España, seguimos desafiando a la ciencia a nuestra manera propia de los tebeos de Mortadelo y Filemón. Ahora nos ha dado por reventar las teorías de Einstein y Stephen Hawkins, y nos hemos aplicado en la tarea de distorsionar el continuo espacio tiempo para producir viajes temporales. Y de pronto, los tuits chistosos de Cassandra Vera sobre el astronauta Carrero Blanco, publicados entre 2013 y 2016, han puesto en marcha los mecanismos represivos del Estado franquista.

Vayan con cuidado si pasan por la Iglesia de San Francisco de Borja. Sin venir a cuento les puede caer encima el De Lorean de Carrero Blanco

La imputación de la chavala es la constatación de que el experimento ha funcionado. Hemos logrado concluir con éxito el primer viaje temporal de la historia de la humanidad. En este momento, España está en 2017 y en 1973 al mismo tiempo. La prueba es que, entre el lanzamiento del almirante y el día de hoy, median cuatro décadas en las que han sido multitud los humoristas que bromeaban con el asunto. Iñaki Berazaluce nos recuerda que Tip y Coll inventaron en 1983 un pequeño monólogo para Carrero Blanco, donde el personaje decía que, “de todos mis ascensos, el último fue el más rápido”.

Hoy, por ese mismo chistecillo, Tip y Coll podrían ir al Ministerio de la Gobernación. No entiendo que el progrerío se escandalice por la imputación. Quienes defienden a Cassandra Vera desprecian los logros de la ciencia. Del mismo modo que Carrero Blanco fue el primer astronauta sin que las mentes más obtusas supieran apreciarlo, Cassandra Vera ha sido la primera tripulante de la máquina del tiempo España XXI. En este momento, todos nosotros nos movemos en los bordes de un desagüe espaciotemporal. Si no me creen, pongan ustedes TVE y se darán cuenta de que ya ha vuelto el NO-DO a nuestros televisores.

Eso sí: vayan con cuidado si pasan por la Iglesia de San Francisco de Borja, porque con el desorden cronológico es posible que, sin venir a cuento, les caiga encima el De Lorean de Carrero Blanco y los aplaste.

España is not Spain

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios