Sigue esta sección:

Eureka

Las tres verdaderas razones por las que se recorta la 'joya' de la ciencia española

“Hay dinero para estupideces como el ejército o los bancos y lo que choricean los políticos, pero para lo importante no”. “No se puede ahorrar en
Foto: Las tres verdaderas razones por las que se recorta la 'joya' de la ciencia española

“Hay dinero para estupideces como el ejército o los bancos y lo que choricean los políticos, pero para lo importante no”. “No se puede ahorrar en vidas”. “Recibiréis subvenciones, y bastantes, cuando un político tenga cáncer”. Decenas y decenas de mensajes en las redes sociales han mostrado su indignación por la noticia, adelantada por el diario Materia, de que el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) iba a tener que afrontar una ronda de despidos y rebajas de sueldos para tapar sus deudas.

La indignación es comprensible: en un país en el que se anuncian inyecciones de más de 30.000 millones en los bancos, o en el que se perdona las deudas a clubes de fútbol con presupuestos que multiplican por diez a los de la ciencia, los 24 millones de euros en tres años que necesita ahorrar uno de los mejores centros de investigación de España parecen una broma macabra que coloca, de nuevo, a los políticos en el centro de la crítica pública: recortan en ciencia, educación y sanidad mientras siguen pagando cantidades millonarias a la banca o a la iglesia.

Es una interpretación válida, aunque simplista. La crisis del CNIO tiene que ver con los problemas que causan los recortes en tiempos de crisis pero también con la pésima gestión que se hace de la I+D en España en época de bonanza. Hay tres explicaciones que justifican este razonamiento:

El presupuesto

El CNIO es uno de los primeros centros de investigación del cáncer del mundo. Además, fue uno de los ocho centros reconocidos con el primer distintivo Severo Ochoa de excelencia en España y, como tal, es una de las niñas mimadas del presupuesto en I+D. Es el centro español con mayor presupuesto aparte del CSIC, con 50 millones de euros, y la mitad aproximadamente de esa cantidad es una subvención directa del Estado, lo que significa que consigue unos 25 millones de euros al año en convocatorias competitivas.

El Ministerio de Cristina Garmendia preservó esas cifras, y la secretaría de Estado de Carmen Vela las ha recortado alrededor de un 5%. Es mucho dinero de menos y más para un centro que pelea por estar en la élite, pero es una cantidad muy inferior a la media de recortes, que ronda el 30%. La Administración se ha preocupado mucho de no ahogar a uno de los principales motivos de orgullo de la I+D española.

El agujero

Un borrador interno elaborado por el director gerente del CNIO, Juan Arroyo, aseguraba ya hace unos meses que el déficit de la institución era de 9,4 millones de euros.

En el Patronato celebrado el pasado día 31 se aprobó un nuevo plan de viabilidad partiendo de la base de que los tres millones de euros que se preveía ahorrar este año son insuficientes

En el Patronato celebrado el pasado día 31 se aprobó un nuevo plan de viabilidad partiendo de la base de que los tres millones de euros que se preveía ahorrar este año son insuficientes, y que los cuatro millones más que Vela ha prometido inyectar en el CNIO este año tampoco son suficientes. La entidad necesita ahorrar ocho millones de euros en 2014, 2015 y 2016, es decir, 24 millones de euros en tres años.

A los problemas de reducción de ingresos propios de la crisis, se suma la dificultad, que cada vez es más grave, de que el centro tiene que devolver los 43,7 millones de euros en créditos que pidió Mariano Barbacid, el anterior director del centro, para el  programa de terapias experimentales. Barbacid estaba asesorado por el mismo director gerente que hoy permanece en su puesto.

La bicefalia

El auténtico problema del CNIO está en su modelo bicéfalo de gestión, como ha denunciado en repetidas ocasiones el presidente de su comité científico, Joan Massagué. Tiene una dirección científica, que ostenta María Blasco, y una dirección económica en la que está al frente Juan Arroyo. El problema no es solo que la desconexión entre ellos sea absoluta.

La cuestión es que, además, su enfrentamiento se ha elevado varios escalones en la cadena de mando: Carmen Vela está del lado de Blasco y llegó a anunciar a Arroyo, a comienzos de 2012, que preparaba su relevo en un patronato que se celebraría unos días después y que, curiosamente, tardó muchos meses en celebrarse.

Las tensiones en la dirección de la I+D española, entre Carmen Vela y el gabinete de De Guindos, están imposibilitando resolver la crisis de uno de los mayores centros de investigación del país

Arroyo tiene el apoyo explícito del gabinete del ministro Luis de Guindos, del que de hecho forma parte Jesús Hernández Carabias, hasta el año pasado, uno de los dos adjuntos al director gerente del CNIO -el otro, José Ignacio Fernández Vera, es ahora director de la Fecyt-.

Las tensiones en la dirección de la I+D española, entre Carmen Vela (que, recordemos, ha sido señalada por la prensa conservadora como una de las promotoras del movimiento de la zeja) y el gabinete de De Guindos, están imposibilitando resolver la crisis de uno de los mayores centros de investigación del país. Y lo que quizá es aún peor: están impidiendo dirimir de quién es la responsabilidad de la pésima gestión económica que ha llevado a uno de los mejores centros de investigación del cáncer en el mundo a acumular una deuda que le va a impedir concentrarse en invertir y crecer en, al menos, los próximos tres años.

Conclusión: 28 despidos y 36 "no renovaciones"

La mezcla de estos tres factores ha desembocado en un plan de viabilidad que, entre otras medidas, incluye 28 despidos y 36 “no renovaciones”, lo que afectará a las investigaciones en marcha, por más que el Ministerio se empeñe en negarlo, y que significa que, como en muchas otras áreas de la economía española, en la ciencia también son los de abajo los que pagan los errores de los de arriba.

Los empleados que trabajan con fondos procedentes de proyectos internacionales quedarán al margen, pero la medida afectará, inevitablemente, a algunos de los grupos de investigación básica, los pata negra del CNIO y a los que debe su prestigio internacional.

Al Gobierno le espera un septiembre caliente en la gestión de la ciencia. Tendrá que solucionar la crisis abierta en el CSIC y tendrá que afrontar las consecuencias de los problemas de la joya de la corona de la investigación del cáncer en España, que van más allá de los recortes puntuales que provoca la crisis y muestran un modo caciquil y antiprofesional de gestionar la ciencia que es el auténtico drama de nuestro sistema de I+D.

Eureka
Comparte en:
Sigue esta sección:
#8
En respuesta a el maldito empresario
Compartir

Mi conocimiento de las cifras se cierne a lo que en mi grupo de investigación se gasta, las macrocifras las tiene en los diversos ministerios, son todas públicas y transparentes para quien las quiera ver y se sabe lo que se gasta en todo, puesto que el control es absoluto y todo tiene que estar perfectamente justificado con facturas correctas. El dinero público con el que se costea la investigación es solo una porción minúscula si se compara el que se emplea para costear otras muchas actividades, algunas ya se las he mencionado en mi anterior comentario. Si a usted le parece que el gasto en investigación, que ya sea ahora o dentro de 50 años, va a proporcionar un beneficio es como jugar a la loteria.. qué me dice del gasto político? o en la casa real? o en subvenciones a diversos entes? Si de verdad estamos tan mal que no se puede gastar en investigación... por qué no se deja de gastar antes en otras cuestiones que no van a producir nunca nada para la sociedad? por qué instituciones que no pagan los impuestos que deben pagar no se ponen al día con el fisco? Si eso se cumpliera, habría dinero de sobra para investigación. Miremos el ejemplo de multiples países, desde EEUU, Alemania, u otros como Finlandia o Corea, que son lo que son gracias a la ciencia y a la investigación. Y si piensa que el coste es privado en esos países... es que no conoce para nada el sistema. El gasto público para proyectos de investigación en EEUU es mucho mayor del que se nos quiere hacer creer aquí. En Alemanía ni le cuento, donde por ejemplo la industria química alemana subvenciona la ciencia que se desarrolla en Universidades y centros de investigación "a fondo perdido", solo a cambio de recibir gente formada y de tener prioridad en el desarrollo de lo que salga (que no siempre tiene que salir algo). En España eso es imposible, puesto que el empresariado español no entiende esa idea de invertir a largo plazo para ganar más. Es muy triste que uno de los mejores científicos de nuestro país, Avelino Cormá, que tiene licenciadas más de una decena de patentes, lo haya hecho en todos los casos para empresas extranjeras (japonesesas, alemanas...), no existinendo ningún interés por parte de las equivalentes españolas, cuyo miedo a la innovación es sus recelos a la Universidad son legendarios. Yo no lo entiendo, miento, a veces lo entiendo, sobre todo cuando me entero de que en cierta empresa trabaja algún compañero de promoción... y normalmente de los que no eran para nada los más espabilados. Cuando el personal no es el adecuado, pasan esas cosas. 

Ampliar comentario
#7
Compartir

Por su respuesta deduzco que, o trabaja en estos centros o conoce muy bien su actividad, por lo que como pedía en mi primer comentario le agradecería enormemente datos y cifras en lugar de palabras.

Por cierto, para generar el dinero público con el que se pagan estas actividades tambien hacen falta años de esfuerzo y el trabajo de millones de personas... Imagino que si usted no llegase a final de mes dejaría de gastar 300 euros al mes en lotería, aunque estadisticamente algun día le fuese a tocar ¿verdad?

Ampliar comentario
#6
En respuesta a el maldito empresario
Compartir

Si empezamos con esas cosas... yo ánimo a todos los "creyentes" a que pongan su dinero para mantener sus religiones y que se elimen las subvenciones y excepciones fiscales de las que se benefician. También animo a los militantes a que sean ellos los que pagen de su bolsillo todas las subvenciones a partidos, sindicatos, organizaciones empresariales e incluso clubes de fútbol, y ya puestos que paguen hasta el último céntimo de los impuestos que deben. Henry Ford, por muy empresario que fuera nada hubiera podido hacer sin la ciencia, o es que acaso el inventó el coche? o el motor de explosión? o el uso del caucho para la fabricación de neumáticos? No se por tanto si fue realmente Ford quien creó esos empleos o fueron todos esos conocimientos, descubiertos y desarrollados por científicos, los que le permitieron desarrollar sus negocios. Y volvemos al tema de siempre, al que los materialistas como usted siempre se agarran... el rendimiento y el beneficio. Entienda que detrás de todo invento o aplicación hay décadas de investigación básica fundamental para poder llegar a la mete. Lo que usted y otros como usted piden es ganar la carrera en la vuelta uno cuando realmente hay que dar 80 vueltas al circuito (ya que estamos con Ford y los coches).... y todo el conocimiento generado es vital para el avance de la sociedad, Ford no hubiera vendido ni un coche en la Edad Media, puesto que ni los conocimientos ni las necesidades sociales eran las adecuadas para ello. La promoción del conocimiento y de la Ciencia es algo común y bueno para toda la población y nos corresponde a todos financiarla. Si a usted no le gusta, genial, cuando le de un cancer en lugar de operarlo con las nuevas técnicas y darle los mejores medicamentos, que lo dejen morir o usen las técnicas del paleolítico.

Ampliar comentario
#5
Compartir

Como empresario, animo a todos los trabajadores, defensores y simpatizantes a que pongan su propio dinero sobre la mesa para mantener la investigación pública en su status actual.

Quizás en un solo año descubran que rendimiento se obtiene...

Es muy fácil el llanto cuanto es dinero público el que se despilfarra y poner la excusa de los bancos, que estoy de acuerdo, no merecen esa ayuda.

Tambien lloraron los trabajadores de las industrias de coches de caballos cuando surgió un tal Henry Ford, que cometió el error de ser empresario y cambiar el mundo y generar millones de empleos directos e indirectos...

 ¿Que malo es ser empresario y jugarte tu propio dinero en lugar del dinero público eh?

Ampliar comentario
#4
En respuesta a nelopato
Compartir

No se empeñe, la mentalidad de muchos, tal y como se ve en el comentario 1 es que la ciencia debe ser como una fábrica de hacer TVs, si no salen x patentes al año es que no se rinde...  es lo que tiene no tener ni idea de los temas que se hablan, no haber trabajado nunca en investigación y el percibirlo como una perdida de tiempo y dinero, algo que los propios poderes públicos están fomentando en un plan cada vez más descarado para desmantelar nuestro escaso sistema científico y no ser competencia para americanos, alemanes y demás, que en muchas ocasiones ven como españolitos con cuatro duros de presupuesto llegan a mejores resultados que los suyos con millones de euros o dolares. España ha sido destinado por parte de Alemania a ser un país de recreo para el norte de Europa, y nuestro destino es ser camareros y putas.

Ampliar comentario
#3
Compartir

Decir que hay mala gestion porque el centro es deficitario es, simplemente, una demostracion de absoluto desconocimiento e incultura.

Ampliar comentario
#2
En respuesta a el maldito empresario
Compartir

La investigación no es 1+1=2. Pasan muchos años hasta que se obtienen resultados. no es cuestión de ingresos-gastos=beneficio inmediato. Si se abandonan los proyectos a medias si que es un despilfarro. ¿Hay cantidades ingentes de dinero para salvar bancos, pero no unas cantidades irrisorias para el presupuesto de un pais para salvar vidas futuras mediante este tipo de organismos públicos alejados de las multinacionales farmaceuticas?

Además a la larga la investigación produce riqueza en un pais, para los que tanto os gusta la productividad.

Ampliar comentario
#1
Compartir

Vamos a ver. Si hacen públicos los datos de cuantas patentes o descubrimientos capitalizables hechos por estos laboratorios se han hecho en los últimos diez años, quizás se entiendan los recortes y despidos sin tanto protestar.

Según mis contactos, estos laboratorios tienen exceso de personal y sueldos desproporcionados respecto  a su bajísima productividad real. Pagar con el dinero de todos empresas improductivas y que despues protesten diciendo que se cargan la ciencia es muy hipócrita.

¿Alguien puede refutarlo? Agradecería datos, no palabras.

Ampliar comentario