Tratamiento nuclear: ataca solo a las células cancerígenas y mejora la calidad de vida

Los médicos ya trabajan con fármacos que se dirigen a las células cancerígenas de manera eficaz sin dañar a las células sanas de los alrededores

Foto:

PREGUNTA. He oído que ya se trabaja con fármacos que solo se dirigen a las células tumorales, pero no al resto del cuerpo, ¿cómo funcionan?

RESPUESTA. En efecto. Existen radiofármacos que, unidos a isótopos radioactivos, se dirigen directamente a las células tumorales específicas para algunos tipos de cánceres. Estas dianas/misiles terapéuticos sirven para tratar de forma selectiva estos tumores, no afectando al resto de células del cuerpo. La más antigua de ellas, que se empezó a usar en los años cincuenta y que se sigue utilizando actualmente, es el Yodo-131 para cáncer de tiroides. El yodo radioactivo se ancla en las células tiroideas malignas, destruyéndolas al aplicar su carga de radioterapia solo a ese nivel, con lo que la enfermedad se controla de forma eficaz y selectiva. Desde entonces, se han desarrollado multitud de dianas/misiles terapéuticos para muchos tipos de cánceres.

P. ¿Para qué tipo de cánceres son estos fármacos?

R. Además del cáncer de tiroides, se utilizan para los tumores de páncreas, cerebrales, linfomas, hepáticos y de próstata, entre otros. Para cada uno de ellos, se usa una diana/misil terapéutico dirigida que hace que el cáncer sea destruido de forma eficaz y sin dañar a las células sanas de los alrededores. Por ejemplo, en el cáncer de próstata, se puede usar el Radio-223 para tratar las metástasis óseas y también el Lutecio-177 PSMA, para combatir todo tipo de metástasis tanto óseas como en otros órganos de este cáncer. Si usamos otra diana/misil terapéutico, como el Lutecio 177 DOTATOC, podemos tratar el cáncer de páncreas u otros tumores neuroendocrinos. Para las metástasis en el hígado, existe la posibilidad de enviar esferas radioactivas con Yitrio-90 vía sanguínea que destruyen de forma selectiva las lesiones tumorales que el cirujano no puede curar.

Los efectos secundarios, en manos expertas, son mínimos. El único problema es que no tenemos dianas/misiles terapéuticos para todos los tumores

P. ¿Tienen efectos secundarios?

R. Los efectos secundarios, en manos expertas, son mínimos. El único problema es que no tenemos dianas/misiles terapéuticos para todos los tumores. Sin embargo, está desarrollándose una batería de misiles utilizando la base de la inmunoterapia; es decir, el uso de anticuerpos selectivos para cada tipo de tumor.

P. Con estos fármacos, ¿se podrían eliminar otros tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia?

R. La idea es que sean complementarios con las terapias actuales, reforzándolas en muchos casos, con el único objetivo de aumentar la supervivencia de los pacientes y, en especial, su calidad de vida. El futuro próximo de las terapias dirigidas contra el cáncer pasa por la implantación de la inmunoterapia nuclear. Es decir, marcar las moléculas con isótopos para tratar las células canceríguenas y, a la vez, visualizar cómo se dirigen a esas células.

Si tiene alguna duda sobre la consulta resuelta y quiere más información, puede contactar con el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Consultorio médico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios