Calabaza, espinacas y mango para proteger tu piel (y mantener el moreno)
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Consultorio médico
Grupo Quirónsalud

Consultorio médico

Por

Calabaza, espinacas y mango para proteger tu piel (y mantener el moreno)

Te damos varios consejos para cuidar tu piel este verano y evitar las quemaduras, que tienen consecuencias para tu salud a corto y largo plazo

Foto:

PREGUNTA. No soy muy blanca, pero tampoco muy morena, ¿qué protección tengo que echarme?

RESPUESTA. Creo que cualquier tipo de piel necesita una buena protección solar y deben tenerse claras las pautas de fotoprotección para evitar daños en la piel que en un futuro puedan derivar en lesiones que pongan en riesgo la salud de la piel. Te recomendaría aplicarte un protector solar SPF 50, de manera generosa, media hora antes de la exposición solar. Reaplicarlo cada 2-3 horas después del baño o después de haber practicado ejercicio físico al aire libre (bicicleta, paseos, montaña, etc.).

Debes exponerte al sol de manera gradual, evitando las horas centrales del día (entre las 12:00 y las 16:00, principalmente), ya que en esta franja horaria la radiación infrarroja y ultravioleta es más intensa. Utilizar algún fotoprotector solar que también incorpore principios activos antioxidantes que te ayuden a reparar el ADN dañado por la radiación solar, además de sombrero, gorra, sombrilla y gafas de sol con cristales homologados que filtren correctamente los rayos UVA y UVB. Por último, es recomendable secar la piel bien después de cada baño ya que el 'efecto lupa' de las gotas de agua favorece las quemaduras solares y disminuye la efectividad del protector solar, aunque sea resistente al agua.

Se debe evitar el bronceado como mínimo tres o cuatro semanas antes y tres o cuatro semanas después de una sesión de depilación láser

P. Estoy haciéndome la depilación láser en las piernas, ¿debería evitar la exposición al sol?

R. Por supuesto. Se debe evitar el bronceado (sol, UVA y productos autobronceadores) como mínimo tres o cuatro semanas antes y tres o cuatro semanas después de cada tratamiento. La piel recién bronceada presenta un proceso inflamatorio que puede responder de forma no apropiada al efecto del haz de luz del láser y puede dar lugar a hiperpigmentaciones o hipopigmentaciones (zonas de piel con mayor o menor coloración respecto a la piel normal).

P. ¿Es cierto que si comes zanahorias y tomate se coge el moreno más rápido? ¿Hay algún alimento que ayude a mantenerlo?

R. Sí. Hay alimentos que contienen betacarotenos que son pigmentos vegetales de color amarillo o naranja que se encuentran en algunas verduras y frutas. Las propiedades de los betacarotenos se caracterizan por su poder antioxidante y su capacidad de proteger la piel del daño solar y del envejecimiento prematuro. También incrementan la producción de melanina. Una dieta rica en betacarotenos contribuye a que nuestra piel esté más brillante y dorada porque, junto con la melanina, se sitúan en las capas externas de la piel, aportando esta tonalidad dorada. Por tanto, es recomendable tomar alimentos como el tomate, la zanahoria, la calabaza, las espinacas, la lechuga, el mango, etc.

El aloe vera es un gran aliado y un producto muy recomendable para las quemaduras por su efecto antiinflamatorio, refrescante y reparador

P. Si me quemo, ¿qué debo hacer?

R. Dependerá del tipo de quemadura solar que tengas. Lo más recomendable es que acudas al dermatólogo para que pueda evaluar el grado de quemadura y te indique las pautas apropiadas para tratarla. Si esto no es posible, deberías aplicarte cremas que ayuden a regenerar tu piel lo mejor posible. El aloe vera es un gran aliado y un producto muy recomendable en estos casos por su efecto antiinflamatorio, refrescante y reparador. No expongas al sol la piel afectada hasta que finalice el periodo de recuperación de la misma. Es importante hidratarte bien, bebiendo abundante agua y zumos de frutas naturales.

P. ¿Qué consecuencias pueden tener las quemaduras de la piel a largo plazo?

R. Existen dos tipos de daño solar en la piel. El más agudo, que correspondería a las quemaduras esporádicas durante los meses de verano, y el daño más crónico, debido a exposiciones solares a lo largo de toda la vida. En ambos casos, el daño solar supone un factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel en un futuro.

Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitari Dexeus-Grupo Quirónsalud.

placeholder

Verano