Nuevas técnicas de radiofrecuencia pueden aliviar el dolor lumbar crónico

Las personas que padecen dolor de la articulación sacroilíaca y no podían ser operadas tenían que conformarse con vivir con el dolor. Hasta ahora

Foto:

PREGUNTA. Tengo dolor lumbar desde hace años y no se me quita, ¿cuál puede ser la causa?

RESPUESTA. Existen muchas causas de dolor lumbar asociadas a la edad, las características anatómicas, los hábitos higiénico-posturales o la actividad física y laboral, entre otras. Si bien es cierto que, en el caso de ser un dolor de años de evolución que no se resuelve, este suele deberse a los trastornos asociados a la edad o mal uso de nuestra columna lumbar, así como a problemas articulares vertebrales, en los discos intervertebrales y la musculatura profunda de la región lumbar, entre los más frecuentes. Dentro de las causas de dolor lumbar, existe una de difícil control, que es el dolor de la articulación sacroilíaca, contribuyendo hasta en un 15% al dolor crónico de espalda y elevándose hasta un 32-43% en casos de pacientes que han sufrido cirugía de columna.

P. ¿Existe algún deporte que pueda hacer, como pilates?

R. Los tratamientos físicos, tales como ejercicios, deporte o posturales, han de ser dirigidos a cada caso y patología concreta, ya que donde puede ser útil un determinado ejercicio, en otros casos puede ser perjudicial. Por tanto, las recomendaciones han de ser individualizadas.

Las técnicas de radiofrecuencia se aplican para mejorar nuestra calidad de vida, actuando sobre los nervios que transmiten la sensibilidad dolorosa

P. Tomo antiinflamatorios y a veces me pongo calor, ¿hay algún otro remedio casero para rebajar el dolor?

R. Inicialmente, siempre es recomendable tener una buena higiene postural en nuestra vida diaria, intentando mantener la espalda en una adecuada posición tanto a la hora de sentarnos como al permanecer de pie por un largo lapso de tiempo o caminar. Pero hay pocos remedios caseros, dado que en la mayoría de los casos se trata de pacientes con dolores crónicos que no han mejorado ante ningún tratamiento y cuya causa no tiene solución ni curación.

P. Me han dicho que operarme no es una opción en mi caso, ¿qué puedo hacer?

R. Cuando ningún tratamiento médico o quirúrgico hace efecto, y cuando los ejercicios o deporte no han logrado mejora, se recomienda acudir a la radiofrecuencia. Las técnicas de radiofrecuencia se aplican para mejorar nuestra calidad de vida, actuando sobre los nervios que transmiten la sensibilidad dolorosa a nuestro cerebro y por los que percibimos dolor. Actualmente, hay un dispositivo llamado Simplicity que aporta una técnica novedosa ante una lesión más completa, con mayor alivio del dolor y un único punto de entrada, siendo menos agresiva y más efectiva que otros métodos de tratamiento con radiofrecuencia que se realizan a este nivel.

Previamente, hay que confirmar el diagnóstico con la historia clínica y pruebas complementarias, así como realizar infiltraciones guiadas por ecografía o radioscopia de la articulación para comprobar que el dolor no responde a otros tratamientos. Una vez confirmado, se generan lesiones en los nervios que recogen la sensibilidad dolorosa de dicha articulación para alterar su función y que dejen de transmitir dolor, todo ello con sedación y anestesia local. Así, se consiguen controlar cuadros dolorosos en la región lumbar y sacra con un método poco invasivo, confortable, indoloro y con el alta del paciente a su domicilio en el mismo día.

*Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla.

Consultorio médico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios