La dieta que deben seguir los pacientes operados de cáncer de esófago

Seis u ocho semanas después de la intervencion, pueden empezar a comer verduras, empezando por las menos flatulentas y continuando con las de hoja verde

Foto:

PREGUNTA. Me han diagnosticado cáncer de esófago y me van a tener que operar. Pero me da miedo el posoperatorio, ¿será muy largo?

RESPUESTA. Si bien es cierto que con la cirugía tradicional (con incisiones de gran tamaño en el abdomen y el tórax) el posoperatorio de la resección de esófago era largo y doloroso, actualmente, con el abordaje mínimamente invasivo (laparoscopia y toracoscopia) el posoperatorio suele ser corto y prácticamente sin dolor. Al realizar incisiones de muy pequeño tamaño, la recuperación es rápida y, tras un ingreso hospitalario de entre una semana y 15 días, los pacientes intervenidos de este tipo de cirugía suelen estar en condiciones de realizar una vida normal en torno al mes de la cirugía.

Actualmente, disponemos de una nueva tecnología que permite una mejor evaluación intraoperatoria que nos ayuda en la toma de decisiones. Se trata del Verde de Indocianina, un compuesto soluble que se puede administrar por vía intravenosa o intraarterial. Una de sus principales utilidades es la de evaluar de forma intraoperatoria y fiable el correcto aporte sanguíneo de los tejidos implicados en la cirugía de esófago y estómago, totalmente necesario en este tipo de cirugías. El Verde de Indocianina ofrece numerosas ventajas que se traducen en menos complicaciones y una mejor recuperación posoperatoria. De hecho, existen múltiples estudios científicos que demuestran que esta económica y segura maniobra ha cambiado la decisión intraoperatoria en uno de cada 10 pacientes y ha disminuido entre dos y tres veces la incidencia de la incorrecta cicatrización de la anastomosis —las suturas que reconectan las partes intervenidas—.

P. Después de la operación, ¿podré tomar cualquier tipo de alimentos o tendré que tener cuidado con algo en especial?

R. Tras la intervención quirúrgica, al utilizar el estómago como sustituto del esófago y convertirlo en un tubo, la dieta no debería ser como la previa a la operación. En el posoperatorio inmediato, el equipo médico y de dietética-nutrición le explicará la dieta que debe seguir, que consistirá en cremas, purés y dieta blanda, cocinando al vapor o hirviendo los alimentos, preferiblemente. El objetivo inicial de la dieta tras una intervención de este tipo es conseguir digestiones más sencillas que faciliten la absorción de los nutrientes. Al cabo de unas seis u ocho semanas se pueden ir introduciendo poco a poco las verduras, comenzando por las menos flatulentas (berenjena, calabaza, calabacín, zanahoria...) y continuando con las de hoja verde. Posteriormente, podrá ir incorporando alimentos más consistentes, aunque debe recordar que deberá comer más veces al día y menos cantidades.

El objetivo inicial de la dieta tras una intervención de este tipo es conseguir digestiones más sencillas que faciliten la absorción de los nutrientes

P. ¿Qué más cuidados deberé tener en el futuro?

R. Los cuidados posoperatorios consisten en cuidados propios de la herida. Posteriormente, será importante que realice el seguimiento que le indique su médico. Habitualmente, dicho seguimiento consiste en analíticas y tomografías computerizadas (TAC) para poder hacer un seguimiento correcto de su enfermedad. Asimismo, en caso de que el análisis del esófago resecado indique que tiene una enfermedad que precisa tratamiento quimioterápico, su cirujano la derivará con el oncólogo para realizar el tratamiento que precise.

P. ¿Qué porcentaje de recaídas tiene este tipo de cáncer?

R. Actualmente, se considera que la recaída tras la cirugía del cáncer de esófago ocurre en más de la mitad de los pacientes en forma de recaída local o metástasis en los primeros dos o tres años posoperatorios. Realmente no hay nada concreto que podamos hacer para evitar que vuelva a aparecer, más allá de ponernos en manos de los mejores profesionales y hacer un correcto seguimiento para que, en el caso de que esto suceda, lo detectemos lo antes posible y minimicemos su impacto. No hay relación entre dejar de comer ciertos alimentos con la prevención de recidivas (reaparición del cáncer). Los pacientes que han superado un tumor de este tipo deberían seguir las mismas recomendaciones que mantenemos para toda la población en general: seguir una dieta sana, variada y equilibrada.

*Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Barcelona.

Consultorio médico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios