La enfermera que amamanta a los bebés de los homosexuales
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Empecemos por los principios
Marta Jiménez Serrano

Empecemos por los principios

Por

La enfermera que amamanta a los bebés de los homosexuales

Las llamadas amas de leche, nodrizas o lactantes han existido toda la vida, pero hasta ahora ninguna se había planteado hacer lo que esta mujer francesa

Foto: Una mujer amamanta a un niño. (Corbis)
Una mujer amamanta a un niño. (Corbis)

Las llamadas amas de leche, nodrizas o lactantes han existido toda la vida: mujeres que amamantan a niños ajenos porque la madre, por el motivo que sea, no puede hacerlo. De hecho, históricamente las mujeres de clase alta pagaban a las nodrizas para que amamantasen a sus bebés, evitándose así la molestia de hacerlo ellas mismas o siguiendo, simplemente, lo que dictaba la cultura de la época. En la antigua Roma, por ejemplo, existía lo que se conocía como Columna Lactaria, un punto de referencia donde, según parece, los padres pobres podían obtener leche para sus bebés o contratar nodrizas. También se ha interpretado como un punto donde los bebés podían ser abandonados con la garantía de que serían amamantados.

Este tipo de lactancia fue muy practicada en la Europa occidental hasta el siglo XVIII, pero hoy se ve como algo inusual. No obstante, se sigue haciendo.

Tal vez por lo tradicional y ancestral de esta práctica resulta curioso el revuelo causado por una mujer francesa al ofrecerse en internet para amamantar bebés ajenos.

La enfermera que se pone al servicio de los homosexuales

La francesa ha publicado en el sitio web E-loue un anuncio en el que se ofrece para amamantar bebés de parejas homosexuales por 100 euros al día. La mujer se define como “una joven mamá perfectamente sana, enfermera de formación, de 29 años”, y añade: “Alquilo mis senos para lactancia de bebés”. La enfermera informa de que vive en la región parisina y que ella misma se desplaza a donde sea necesario. Además, propone hasta una decena de tomas en un día. A continuación expone: “Las parejas de hombres homosexuales no tienen la oportunidad de amamantar a su bebé, mientras que la lactancia natural permite a los bebés disfrutar de un mejor estado de salud. De hecho, la leche materna provee de todos los nutrientes”.

Es ilegal en Francia la venta de leche materna, pero esta persona está ofreciendo un servicio, no vendiendo la leche en frascos

La mujer termina diciendo que se puede contactar con ella a través del sitio web y pidiendo la abstención de las personas “no serias”.

El anuncio no parece ir dirigido única y exclusivamente a parejas de homosexuales y, como se ha visto, se trata de una práctica común desde hace muchísimo tiempo. No obstante, la publicación ha salido a la luz poco tiempo después de que la polémica ley sobre el matrimonio homosexual se apruebe en Francia, por lo que ha generado el revuelo de la prensa. Las parejas homosexuales tienen derecho a contraer matrimonio en el país galo desde mayo de este año, no sin la desaprobación de ciertos sectores de la sociedad, por lo que el anuncio se ha unido a la marea de comentarios, quejas y críticas.

La página web ha declarado que la publicación ha sido verificada como genuina y legal. Alexandre Woong, director ejecutivo de E-loue, ha dicho que el personal ha contactado con la persona que emitió el anuncio, y que no hay duda alguna acerca de su identidad y de la seriedad de su proposición. Ha alegado, además, que sus “consejeros legales están seguros. Es ilegal en Francia la venta de leche materna, pero esta persona está ofreciendo un servicio, no vendiendo la leche en frascos”.

La homosexualidad y la paternidad

Francia se ha sumado a una docena de países legalizando el matrimonio gay, así como la adopción por parte de parejas homosexuales. Sin embargo, no permite la maternidad subrogada (el llamado “vientre de alquiler”) o la reproducción asistida en los casos de parejas del mismo sexo.

Un usuario ofrecía para alquilar en calidad de cortacésped nada más y nada menos que dos cabras

La agencia Reuters ha intentado, sin éxito, confirmar por su cuenta la autenticidad de la oferta francesa para amamantar bebés, o la identidad de la persona que se esconde tras el anuncio. Ésta ha dicho, en respuesta a interrogantes formulados a través del sitio web, que ha recibido muchas respuestas. “He recibido más de una docena de peticiones, pero sólo la mitad eran serias. El resto eran de pervertidos”, ha dicho la anunciante a la agencia.

Por su parte, Woog ha insistido en que el sitio web, creado en 2009 como una plataforma en que los usuarios pueden ofrecer o contratar cualquier servicio legal en línea, comprueba y verifica cada publicación. Especialmente las sorprendentes, como aquella en que un usuario ofrecía para alquilar en calidad de cortacésped nada más y nada menos que dos cabras, anuncio que no tuvo especial repercusión. Claro que, como dice el sabio refranero español, pocas cosas hay que tiren más que dos carretas.

 

 

Niños
El redactor recomienda