Los becarios cobran en EEUU... excepto en la Casa Blanca
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Empecemos por los principios
Héctor G. Barnés

Empecemos por los principios

Por

Los becarios cobran en EEUU... excepto en la Casa Blanca

Una campaña se ha puesto en marcha en EEUU para conseguir que Barack Obama pague a los becarios de la Casa Blanca, que pueden ser hasta 30.000

placeholder Foto: Barack Obama ha sido acusado de hipócrita por defender el aumento del sueldo mínimo pero no pagar a sus becarios. (Efe / Dennis Brack)
Barack Obama ha sido acusado de hipócrita por defender el aumento del sueldo mínimo pero no pagar a sus becarios. (Efe / Dennis Brack)

Que la situación de muchos becarios no está para echar cohetes no es nada nuevo. El pasado miércoles los medios de todo el planeta se hacían eco de la noticia de que Moritz Erhardt, un becario de Bank of America Merrill Lynch, había fallecido tras trabajar durante 72 horas casi seguidas. Por eso, cada vez más personas (no únicamente trabajadores afectados de manera directa por esta situación) están concienciadas sobre la difícil situación a la que se enfrentan muchos jóvenes, y ha dado lugar a diversos movimientos sociales para conseguir que estos becarios disfruten de mejores condiciones laborales.

Uno de ellos es la campaña Fair Pay, que se está llevando a cabo en Estados Unidos con el objetivo de actuar como grupo de presión a favor de los becarios. Su método de trabajo es sencillo y efectivo: señalar a las empresas que se aprovechan de manera gratuita de los trabajadores de verano o los explotan y lanzar campañas de presión hasta que estos cambien su comportamiento. ¿Cuál ha sido el último objetivo de este lobby? Nada menos que la Casa Blanca, que no paga a sus becarios, y a la que se han dirigido para que comience a pagar a estos trabajadores.

Una situación "ridícula"

Aunque no hay citas oficiales, se estima que entre 20.000 y 30.000 becarios acuden cada verano a la capital americana, Washington, para trabajar en las oficinas o en los diversas organizaciones gubernamentales relacionadas con el ejecutivo americano. La Casa Blanca no oculta la condición de sus trabajadores y, de hecho, se puede leer en su página web que “los becarios de la Casa Blanca ocupan puestos no remunerados”. Además, aunque “los candidatos pueden contactar con organizaciones educativas y sin ánimo de lucro para conseguir financiación”, esta tiene que estar aprobada por la Casa Blanca. Su horario es de nueve de la mañana a seis de la tarde cada día y no tienen acceso a viviendas gratuitas (las deben buscar por su cuenta).

Barack Obama, que pretende aumentar el sueldo mínimo, ha sido acusado de hipócrita

¿En qué consiste el trabajo de los becarios de la Casa Blanca? Las informaciones aparecidas en los medios americanos no lo terminan de dejar claro, pero como señalaba en Buzzfeed Ross Eisenbrey, un académico del Instituto Económico de Washington y especialista en el tema, en parte es trabajo sucio del que nadie quiere encargarse y en parte es el mismo trabajo que hacen los trabajadores contratados, como “escribir cartas, responder al correo electrónico y preparar gráficos”. Aunque también reconoce que hacen trabajo intelectual e “investigan de verdad”.

La campaña ha sido lanzada por el abogado Mikey Franklin, de 22 años, que recuerda que ahora que las leyes están obligando a todas las empresas del sector privado a pagar a todos sus empleados, aunque sean becarios, resulta “ridículo” que una organización federal como la Casa Blanca no dé ejemplo y haga lo propio. Por ahora, le resulta de gran utilidad para llenar esas vacantes que quedan libres durante las vacaciones estivales. Franklin ha diseñado la campaña como una organización grassroots, ese tipo de asociación tan propiamente americana que consiste en la formación de comunidades espontáneas que persiguen la consecución de un objetivo concreto.

Hipocresía y clasismo

Por supuesto, no hay quien ha tardado en acusar a Barack Obama de hipócrita, en cuanto que el presidente ha sido un firme defensor del aumento del sueldo mínimo en Estados Unidos, que ahora se encuentra en los 7.25 dólares por hora y que el demócrata propone que se eleve a los 9 dólares. Franklin es uno de ellos y, como señalaba en una entrevista, es paradójico que “la Casa Blanca luche por un aumento en el sueldo mínimo mientras que aún sigue empleando a docenas de personas muy por debajo del sueldo mínimo actual”.

La clase media no puede permitirse trabajar de manera gratuita en Washington

Franklin señala que esta situación da lugar a una discriminación entre aquellas familias con más y con menos recursos, puesto que no todo el mundo puede permitirse pasar el verano en una ciudad con un elevado nivel de vida como Washington si no se recibe ninguna retribución a cambio. “Si quieres entrar en este sector, debes trabajar gratis”, aseguraba el abogado. “Algo que no es factible para mucha gente que no pertenece a la clase media alta”.

Fair Pay tienen un precedente que les permite confiar en que su proyecto va a salir adelante: el pasado mes de junio, un jurado declaró que Fox Searchlight Pictures había quebrantado la legislación laboral vigente al contar con becarios no remunerados durante el rodaje de El cisne negro (The Black Swan, 2012), la película de Darren Aronofsky. Todo un hito para la organización que puede allanarles el camino para cambiar las costumbres en la Casa Blanca.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Barack Obama Trabajo Empresas Washington Clase media
El redactor recomienda