Es noticia
Menú
La depresión materna y cómo afecta al bebé
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Relación Padres e Hijos
Iratxe Sánchez

Relación Padres e Hijos

Por

La depresión materna y cómo afecta al bebé

 La depresión es la enfermedad mental más común. Cada año aproximadamente el siete por ciento de los adultos sufre depresión, aunque en la mujeres el porcentaje

La depresión es la enfermedad mental más común. Cada año aproximadamente el siete por ciento de los adultos sufre depresión, aunque en la mujeres el porcentaje es más alto, aproximadamente el 13 por ciento. Más de un tercio de las mujeres en la edad reproductiva o en la edad de criar hijos tienen síntomas depresivos. Por tanto, podemos entender la depresión como un problema familiar ya que cuando una mujer la sufre, los síntomas que tiene pueden afectar a toda la familia.

Desde la antigüedad, autores como Freud y Winnicott, entre otros, orientaban sus trabajos a la investigación de los efectos de la relación entre infante-madre en la estructuración psíquica, sobre todo en los casos de madres deprimidas. Winnicott señalaba en 1971 que las madres que atraviesan procesos depresivos interrumpen el proceso de diferenciación y perturban la creatividad del niño. En la actualidad, se sigue investigando al respecto.

Recientemente pudo leerse en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences' el análisis de cómo desarrollan el lenguaje los niños nacidos de madres con depresión y cómo les afectó que sus madres hubiesen tomado antidepresivos.

Los síntomas de la depresión en las madres pueden afectar el establecimiento de los lazos afectivos con el niñoSegún el experimento realizado por Janet Werker y su equipo (de la Universidad de Harvard, EEUU), la depresión no tratada durante la gestación retrasó la habilidad de los niños para reconocer los sonidos vocales de su lengua materna. Un fenómeno que no se observó en el caso de los niños expuestos a ciertos antidepresivos en el útero (concretamente, los inhibidores de la recaptación de la serotonina).

Lo mismo ocurre con un boletín publicado por la Organización Mundial de la Salud, en el que se expone un estudio cuyo objetivo fue investigar la relación entre la depresión materna y el crecimiento infantil. La conclusión de la investigación fue que la depresión materna se asoció al bajo peso y al retraso en el crecimiento durante la primera infancia. 

¿Cuáles son las razones por las que las mujeres embarazadas o madres sufren depresión?

Son muchas las explicaciones para la depresión materna, incluyendo factores hereditarios, cambios hormonales, factores biológicos, trauma, pérdida y estrés. Como sucede con otras enfermedades, la madre necesita de la asistencia y cuidado de su familia y comunidad para encontrar los servicios y el apoyo adecuado para poder recuperarse. El porcentaje de mujeres embarazadas o madres que pueden tener depresión varía de acuerdo a la edad, el estatus socioeconómico y la raza.

El entorno social, económico y físico en el que la madre vive puede poner grandes obstáculos para su bienestar. El alto costo del cuidado de la salud y la ausencia de un seguro médico también pueden impedirles buscar ayuda.

¿Cómo afecta la depresión materna al embarazo y al bebé?

La conclusión de las investigaciones y trabajos que se han realizado hasta la actualidad, refieren que el bebé desde que está en el útero, es sensible al estado mental de la futura madre, y puede ser afectado por este. Por tanto, si la mujer que está embarazada tiene depresión, esta puede afectar al feto, dando como resultado un parto de alto riesgo, prematuro o aborto. Así como determinados problemas en el desarrollo físico y cognitivo del bebé, como bajo peso o retraso en el lenguaje, entre otros.

Por otra parte, tras el nacimiento, la depresión afecta al vínculo entre madre e hijo, interfiriendo en el rol que la madre tiene en la crianza con sus hijos. Los síntomas de la depresión en las madres pueden afectar el establecimiento de los lazos afectivos entre el peque y ella, tan importante para el desarrollo cognitivo, emocional y físico del bebé.

Con depresión es menos probable que una mujer que acaba de dar a luz pueda:

–Estar emocionalmente disponible para atender las necesidades del peque.

–Interprete adecuadamente los mensajes del bebé y por tanto sea más difícil poder dar una respuesta adecuada a la necesidad.

–Atienda el cuidado en la salud del peque.

¿Qué alternativas existen si una mujer embarazada tiene depresión?

Existen varias alternativas principales en caso de tener depresión durante el embarazo. Es importante que un médico o especialista os oriente para tomar la decisión más adecuada. Las alternativas principales son:

Las embarazadas sometidas a acupuntura mejoraron el 63% de sus síntomas de depresión–Tomar antidepresivos: Gran variedad de profesionales investigan sobre el tratamiento con medicación durante el embarazo. Pero no hay un acuerdo al respecto. Algunos estudios sugieren que los medicamentos antidepresivos más comunes, los inhibidores de recaptación de serotonina, son relativamente seguros. Pero otras investigaciones más recientes han sugerido algunas dudas. Hablan por ejemplo de que casi un tercio de los recién nacidos cuyas madres siguieron un tratamiento con antidepresivos en la parte final del embarazo sufrieron síndrome de abstinencia.

–Tratamiento de psicoterapia: En presencia de síntomas de depresión es importante poder contar con una red de ayuda y contención que facilite la mejora de la salud mental de la mujer, minimizando los riesgos para el feto. Sobre todo en depresiones leves o moderadas, puede ser suficiente la aplicación de estrategias como la psicoterapia grupal o individual.

Otros tratamientos:

Recientemente un grupo de expertos de la Universidad de Stanford investigaron con la posibilidad de usar acupuntura en casos de depresión durante el embarazo, las embarazadas sometidas a esta técnica mejoraron el 63% de sus síntomas de depresión. De momento, los expertos consideran que son necesarios más estudios para confirmar el papel de la acupuntura en la depresión materna.

¿Qué más puedes hacer?

Al mismo tiempo que sigues el tratamiento indicado por tu médico o especialista, puede ayudarte:

–Buscar apoyo en los que te rodean, pidiendo ayuda y compartiendo tiempo con las personas que son importantes para ti. Puede ser que no te sientas con ganas, pero evitarlo no te va a ayudar.

–El ejercicio tiene muchos beneficios, mejora la autoestima y el ánimo. Antes de hacer ejercicio consulta con tu ginecólogo.

Mantener hábitos de sueño y alimentación saludables también es importante para ayudarte a ti y a tu bebé.

www.motherese.es

La depresión es la enfermedad mental más común. Cada año aproximadamente el siete por ciento de los adultos sufre depresión, aunque en la mujeres el porcentaje es más alto, aproximadamente el 13 por ciento. Más de un tercio de las mujeres en la edad reproductiva o en la edad de criar hijos tienen síntomas depresivos. Por tanto, podemos entender la depresión como un problema familiar ya que cuando una mujer la sufre, los síntomas que tiene pueden afectar a toda la familia.