La necesidad de creatividad en las empresas

Existen empresas que están sufriendo cada vez más las exigencias de sus clientes. En anteriores artículos he hablado desde el punto de vista del trabajador pero

Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Existen empresas que están sufriendo cada vez más las exigencias de sus clientes. En anteriores artículos he hablado desde el punto de vista del trabajador pero ¿qué ocurre actualmente con los clientes que contratan a las empresas para sus proyectos? Cada vez se vuelven más exigentes. Las empresas también están sufriendo los recortes presupuestarios y el nivel de calidad ha aumentado. Por ello, también es necesario generar más creatividad en los departamentos, ya no solamente por la salud de la empresa, sino por la del propio trabajador.Las recompensas excesivas hacen que disminuya el placer intrínseco de la creatividad

    La creatividad tiene efectos muy positivos en nosotros mismos. Existen infinidad de trabajadores en departamentos de empresas que son creativos y pueden aportar nuevos puntos de vista que ayuden a mejorar la calidad de los proyectos, pero a veces los lideran personas que han sido auténticas inhibidoras de la creatividad por su rígida supervisión, control y recompensa excesiva.

    La creatividad es la capacidad humana constructiva mediante la cual generamos ideas originales y adaptativas. El creativo ha de producir ideas y comportamientos reconocidos como originales, pero la originalidad por sí misma no implica necesariamente poseer habilidades creativas, pues personas con trastornos mentales como la esquizofrenia exhiben comportamientos e ideas aparentemente originales.

    Por este motivo necesitamos el segundo componente: las ideas creativas no solo han de ser originales sino que, además han de ser adaptativas, han de contribuir de manera positiva a la vida de esa persona o a la de otros. La adaptabilidad sin originalidad tampoco puede considerarse creatividad. De hecho, la mayor parte de nuestras ideas y comportamientos cotidianos son adaptativos pero no originales.

    Elementos facilitadores e inhibidores

    Desde la breve perspectiva histórica, inicialmente, la creatividad estaba asociada con la divinidad puesto que se concebía a los dioses como creadores del Universo. Cuando los hombres mostraban alguna gran idea, se atribuía a que presentaban algún tipo de inspiración divina. En la cultura romana comenzó a relacionarse con el concepto de genio y se atribuía principalmente a los ancianos. La noción de Genio creativo unía la conceptualización griega y la romana. Durante el Renacimiento Italiano, se seguía atribuyendo, por ejemplo, el genio creativo de Miguel Ángel a poderes o a algún tipo de inspiración de naturaleza divina.Un ambiente familiar con elevada estimulación intelectual potenciará la creatividad

    Gracias al pensamiento occidental, el concepto de la creatividad pasó del terreno divino al humano y empezó a ser abordado por la psicología. La creatividad es una capacidad que cualquier persona puede desarrollar, pero, no obstante, existen elementos facilitadores e inhibidores. Los facilitadores son el ambiente, la experiencia y el sentido del humor y los inhibidores son el tiempo, la supervisión, el control y la recompensa excesiva, la limitación en la capacidad de elección y las elevadas expectativas.

    Un ambiente familiar con elevada estimulación intelectual en el que se fomente el interés por temas variados de manera flexible, así como un ambiente escolar con profesores que favorezcan la exploración, son elementos facilitadores de la creatividad.

    La experiencia o conocimiento en profundidad sobre un tema puede funcionar en algunos casos como facilitador y en otros como inhibidor. Para aquellos casos en los que se requiera de un conocimiento especializado nos ayudará (por ejemplo un nuevo diseño relacionado con ingeniería aeronáutica), mientras que cuando no se requiera, el conocimiento excesivo y la falta de ingenuidad pueden perjudicar al proceso creativo.

    Existen estudios que afirman que, en los grupos de trabajo de creatividad, aquellos que presentan mayor sentido del humor y se ríen con mayor frecuencia suelen ser más creativos y productivos.

    Educar en la creatividad

    La presión del tiempo es el inhibidor más importante. Se necesita tiempo para producir algo creativo y para explorar un tema determinado. Los niños entran muy fácilmente en estado de ‘flow’, momentos en los que es fácil que aparezcan picos de creatividad, aunque con frecuencia se interrumpen y se acaban frustrando.La presión del tiempo es el inhibidor más importante

    Los trabajos permanentemente supervisados u observados y evaluados de manera crítica y el exceso de control inhiben la creatividad. Por ejemplo, decir a los niños de manera exacta y detallada como han de hacer los deberes, juegos, etc., disminuye la exploración. Asimismo, las excesivas recompensas, sobre todo en los niños, hacen que disminuya el placer intrínseco de la creatividad. Reducir la capacidad de elección de los niños indicándoles qué actividades han de realizar, en lugar de permitir que sean ellos los que las elijan en función de su propia curiosidad y pasión, es otro enemigo de la creatividad.

    Para liberar la creatividad debemos movilizar una serie de recursos internos como la seguridad y la confianza en uno mismo, la intuición –para reconocer rápidamente una oportunidad–, la voluntad para seguir adelante a pesar de las posibilidades de fracaso, el placer y disfrute en las tareas cotidianas, así como el valor para enfrentarse al miedo, la crítica y afrontar los riesgos de la equivocación.

    Por regla general es más sencillo inhibir la creatividad que potenciarla, y me pregunto: ¿A quién le corresponde potenciarla?

    Trabajo y sentido común
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    5 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios