Trabajarás de lunes a domingo: una epidemia silenciosa ha llegado a España

Cada vez son más los que, de manera informal, deciden dedicar parte de su tiempo de descanso a su empleo. Las fronteras entre lo laboral y lo personal están desapareciendo

Foto: Los refugios han desaparecido: todo es, potencialmente, trabajo. (iStock)
Los refugios han desaparecido: todo es, potencialmente, trabajo. (iStock)

Este lunes, mientras respondía el correo electrónico que me había enviado la responsable de comunicación de una empresa, reparé en un dato llamativo. Su mail, en el que me ofrecía personalmente colaborar para un reportaje, había sido enviado a las cinco de la tarde del día anterior, es decir, del domingo. Vaya, el 'prime time' del descanso; si hay un momento en el que podemos permitirnos no hacer nada, debería ser ese. No es un caso aislado. Cada vez son más los correos relacionados con trabajo que recibo a lo largo del fin de semana. Dudo que se trate de una estrategia: no hay peor momento para reparar en un mensaje que un lunes a primera hora.

¿De qué se trata, entonces? Sospecho –me parecía feo preguntarlo– que esta buena persona tendrá marcados determinados objetivos, y que estos pasarán por conseguir un número concreto de colaboraciones. Entiendo, por lo tanto, que a cuantas más puertas llame, más posibilidades tendrá de obtener éxito; y aunque tendrá un horario predefinido de lunes a viernes, no le importará dedicar parte del fin de semana a trabajar si eso le acerca a su meta, con todo lo que ello supone: menos horas extra –no remuneradas– durante la semana, un nivel de estrés más bajo, una conciencia tranquila al sentir que está haciendo todo lo que se encuentra en su mano…

La flexibilización ha provocado que el tiempo que podamos seguir trabajando sea potencialmente infinito. Ya no es obligación, es autoexigencia

Lo sé porque he estado ahí. En mi sector, pero también en la mayoría de empleos relacionados con la información y el conocimiento, las fronteras entre la vida personal y la laboral son vez están más difusas, ya que las posibilidades de seguir trabajando son infinitas. Ejemplo burdo: el tiempo que uno puede dedicar a preparar una entrevista es potencialmente ilimitado, así que tienes que ser tú quien le ponga un límite. Entre el trabajo en sí, entre su preparación, entre hacerse una 'personal brand', entre darse al 'networking', entre pasarle la mano por el lomo a aquellos que pueden conseguirle un ascenso y entre labrarse un perfil influyente en redes sociales, hay a quien se le quedan cortas las 24 horas del día de los siete días de la semana.

Durante el último año, he apreciado que es muy raro el amigo que, en un momento u otro del finde, no ha dedicado parte de su supuesto tiempo de descanso (sábado y domingo) a adelantar trabajo. En algunos casos, a uno no le queda otra que llevárselo a casa sí o sí. Esto lo saben bien los profesores, cuyas supuestas vacaciones interminables están matizadas por las toneladas de ejercicios y exámenes que deben corregir. Cada vez más, este trabajo alcanza el fin de semana por su propia flexibilidad. Es algo que conocían bien los autónomos, pero que ahora se está extendiendo a los trabajos asalariados, con la dificultad añadida de que queda fuera de la vista de todos y, por lo tanto, fuera de la regulación.

Los domingos son los nuevos lunes

Esto por no hablar de otros casos que dan no para un artículo, sino para una enciclopedia. Un conocido me contaba que esta semana laboral de siete días es algo relativamente normal en el comercio, especialmente en la época de Black Friday-Navidad-rebajas que se avecina. La prerrogativa de refuerzos como él es poder disponer de un día libre a la semana. Sin embargo, conoce su horario con un día de antelación, por lo que debe estar más o menos disponible siempre. En principio, dado que su contrato es de media jornada, esto debería facilitarle compatibilizarlo con otro trabajo o con los estudios, pero no siempre es así. La poca antelación le complica tener otro empleo similar.

Hay quien duda antes de coger un día libre, porque sabe que eso implicará que la jornada posterior tendrá que haber el doble de trabajo


Esta misma semana, un informe de FEDEA –que no es precisamente la voz del sindicalismo– alertaba sobre la proliferación de contratos de muy corta duración en España, cercanos a los de cero horas: más del 25% de los nuevos contratos firmados en nuestro país dura entre uno y siete días. Una razón más para que esa estructura temporal que hasta entonces se había mantenido estable se venga abajo. Sin embargo, aquí me refiero a algo más sutil, que tiene que ver con las nuevas exigencias del empleo, en la que la empresa –si es que tal cosa existe– deposita su responsabilidad sobre el empleado a cambio de más libertad. Este lo acepta, de forma que ya no puede decir que esté explotado; como mucho, autoexplotado.

Otro ejemplo dantesco. Conozco a personas cercanas que se lo piensan mucho antes de coger un día libre puesto que no hay nadie que pueda sustituirles y, por lo tanto, tendrán que asumir más trabajo antes o después de sus vacaciones. De esa forma, lo que era un derecho termina convirtiéndose en un martirio, ya que, a efectos prácticos, resulta más cómodo evitar el ocio puesto que está asociado con una mayor carga de trabajo. Algunos de sus compañeros han encontrado la solución “ideal”: coger el día libre que corresponde, sí, pero trabajar un poco desde casa para que la cosa no sea tan dramática a la vuelta. Una locura visto desde fuera, un escupitajo en la cara de los trabajadores visto con un poco de perspectiva, pero una solución pragmática desde dentro. No es una obligación, sino una forma de eludir el sufrimiento. Ese es el problema.

En algún lugar, en cualquier momento, siempre hay alguien trabajando fuera de tu mirada. (Reuters/Philippe Wojazer)
En algún lugar, en cualquier momento, siempre hay alguien trabajando fuera de tu mirada. (Reuters/Philippe Wojazer)

Cabe preguntarse si no son nuevos signos de una nueva era en la que los asalariados sufren algunos de los problemas de los autónomos sin disfrutar de sus ventajas. Muchos empleos han abrazado una cierta flexibilidad, pero a menudo esto se ha convertido en un pacto mefistofélico. Al desaparecer las pautas temporales y de objetivos que daban forma al empleo tradicional, recae sobre uno el peso de organizarse, de trabajar a determinada velocidad, de poseer ciertos recursos físicos (móvil, portátil). Si no es capaz, será problema suyo. De ahí que sea preferible enviar un correo un domingo a la hora del telefilm de sobremesa que intentar echarse la siesta mientras pende sobre ti el terror a la semana, a la bronca del jefe, a ese “buf, vaya semanita me espera”.

Las tablas de la ley

No hay nada peor visto que el trabajo de cadena de montaje. Como recordaba Richard Sennett en 'La corrosión del carácter', dicha rutina mecánica –ya fuese la de la fábrica de clavos presentada por Adam Smith o la taylorista de Ford– se consideraba degradante. La gente, en principio, prefiere una labor más flexible y espontánea. Sin embargo, esto provocaba lo que Bennet Harrison denominaba una “concentración sin centralización”. Aparentemente, las nuevas formas de organización dan “a la gente de categoría inferior más control sobre sus propias actividades”. La realidad es muy distinta. “Es raro que las organizaciones flexibles se fijen objetivos fáciles de alcanzar”, recordaba. “Por lo general, las unidades son presionadas para que produzcan o ganen mucho más de lo que está dentro de su capacidad inmediata”.

No trabajar en domingo no es un precepto religioso, es una conquista social que tomó forma en la Ley del descanso dominical aprobada en 1904


Esto se traslada en última instancia al asalariado, que ahora goza de muchas más libertades que hace unas décadas, como la de trabajar de lunes a domingo desde que sale el sol hasta que se pone. Si, según Smith, la división del trabajo podía conducir a que la función de un empleado quedase reducida a una o dos operaciones embrutecedoras, en la industria del conocimiento estas labores son menos concretas y, por lo tanto, susceptibles de extenderse al infinito. De ahí que el perfeccionista sea la víctima idónea de este sistema, ya que está dispuesto a dedicar más tiempo y esfuerzo para que su trabajo, que probablemente llevará su nombre (¡ah, el peligro de la firma!) quede bien. Ya sea, por ejemplo, dedicando parte del sábado y el domingo a ello.

Es divertido comprobar que muchos de los que desprecian la jornada de lunes a viernes en particular –y el establecimiento de límites temporales en general– apelan a que el origen se encuentra en un mandamiento bíblico, ese “no trabajarás en domingo” que ha inspirado el titular. En realidad es una conquista social reciente: la ley del descanso dominical se aprobó en España en 1904 como una respuesta a la abolición de las leyes medievales que prohibían el trabajo dominical, lo que había dado lugar a jornadas semanales de siete días. Sinesio Delgado ironizaba con su admiración al promotor, Antonio Maura, “que logró extraer de cada socialista un clerical”. Tan solo se permitía a sectores concretos dedicar el domingo al trabajo, como las tabernas o el espectáculo taurino, pero se prohibía expresamente a periódicos y ministerios públicos. Sí, los que con lo-de-Cataluña han sido presos de los horarios caprichosos de los políticos.

'Honrarás las fiestas, menos si tu jefe te ha pedido que esto tiene que estar para ayer'. (Cordon Press)
'Honrarás las fiestas, menos si tu jefe te ha pedido que esto tiene que estar para ayer'. (Cordon Press)

La liberalización del mercado ha propiciado la desaparición del estatuto especial de determinados días de la semana, de determinadas horas, de esos espacios privados en los que el trabajo no podía penetrar. Y, como suele ocurrir en estos casos, al como ha mostrado de forma bastante evidente la 'gig economy', el peso ha caído sobre el empleado, que ya no entiende ni siquiera su labor como una obligación, sino como una forma de promocionarse a sí mismo, de realizarse, un rasgo de su “yo”. Aunque sea en su tiempo libre, a costa de su salud mental y de sus seres queridos. “Todos los días son domingo / todos los días son silenciosos y grises”, cantaba Morrissey. En este caso, porque todo el mundo estará en casa, buscando deshacerse de su angustia a través de más y más trabajo.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios