Es noticia
Menú
La sanidad y la tecnología sanitaria ante el año electoral
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Tribuna
Colaboradores EC12

Tribuna

Por

La sanidad y la tecnología sanitaria ante el año electoral

Carta abierta de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, Fenin, a los partidos políticos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Quedan apenas unos días para que buena parte de los españoles elijan en las urnas a sus próximos representantes regionales y municipales. De aquí al 28 de mayo, y como viene ocurriendo desde que arrancó la campaña electoral, son días para que electores y elegibles sigan escuchando y proponiendo en un sentido bidireccional.

En estas semanas en las que prolifera el “¿qué hay de lo mío?”, quiero hablar de algo más importante: “¿qué hay de lo nuestro?”, porque no hay nada tan nuestro, de todos los ciudadanos, como la salud. Y como garantes de esta, nuestro sistema sanitario y nuestros servicios de salud autonómicos. Son las primeras elecciones convocadas en un contexto postpandemia y es, por tanto, un momento propicio para que aquellas lecciones que nos ha dejado el covid, ya con una mayor perspectiva, tengan reflejo (respuestas) en los programas electorales. Si a ello sumamos que buena parte de las competencias en este ámbito están transferidas a las comunidades autónomas, queda fuera de toda duda el protagonismo que debe tener la sanidad en estos comicios regionales de 2023.

Desde la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, Fenin, animamos a los partidos a sumar esfuerzos, capacidades y voluntades en beneficio de la población y ofrecemos la total colaboración del sector para que la sanidad ocupe ese lugar que merece en la agenda política y los planes gubernamentales.

Por ello, estamos trasladando a las formaciones una serie de propuestas que consideramos prioritarias para la sanidad y nuestra industria, a fin de que sean valoradas y formen parte de sus programas y de los futuros gobiernos que se conformen tras el 28 de mayo. Todas ellas confluyen en un objetivo común: transformar nuestro sistema sanitario en un modelo más eficiente, resiliente y digital. Todas conjugan, además, la relación directa existente entre lo sanitario y lo económico. Una visión transversal que es fundamental en el actual contexto geopolítico, marcado por una incertidumbre económica que afecta de forma directa a los sistemas de salud.

¿Quieren saber cómo ahorrar más de 1.000 millones de euros? Aplicando un IVA reducido a todos los productos sanitarios

Por ejemplo, ¿quieren saber cómo ahorrar más de 1.000 millones de euros desde la sanidad para revertir en sanidad? La respuesta está en una de nuestras propuestas: la aplicación de un IVA reducido a todos los productos sanitarios, gravados en su mayoría en España con el tipo impositivo más alto, del 21%.

No hay que recurrir a una fórmula mágica, con incertidumbre o riesgo asociado, bastaría con aplicar en nuestro país la reforma de la directiva europea acometida hace ahora un año que permite a los Estados miembro aplicar un IVA reducido a los productos sanitarios al tratarse de bienes esenciales. Una puerta abierta para que los servicios de salud autonómicos ahorraran en sus adquisiciones unas partidas extra que podrían redestinar a temas sanitarios prioritarios.

La importancia de una 'estrategia país'

No es esta la única iniciativa que, partiendo de fórmulas eficaces y realistas, aportaría sustanciales beneficios para la sociedad y el sistema sanitario. En nuestro paquete de propuestas recordamos también la importancia de abordar un Plan Nacional de Industrialización del Sector de Tecnología Sanitaria que, a través de una 'estrategia país', impulse un modelo de industria 4.0, innovadora y competitiva que aumente decididamente los niveles de fabricación de productos sanitarios.

La importancia de afianzar un tejido productivo sólido y no depender de mercados exteriores —o reducir en lo posible esta dependencia— la aprendimos con la pandemia y actualmente lo corroboramos ante la crisis de suministros, falta de disponibilidad de materias primas y componentes e incremento de costes productivos. Una problemática que, por el riesgo que puede conllevar en términos de acceso de los pacientes a la tecnología y productos sanitarios, merece por sí misma la puesta en marcha urgente por las administraciones de un plan de choque que, entre otras medidas, contemple la indexación al alza o a la baja de los contratos públicos.

En la pandemia aprendimos la importancia de afianzar un tejido productivo sólido y no depender de mercados exteriores

Pero tan importante como garantizar la incorporación de tecnología clave para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades, también lo es que aquella que ya se encuentra disponible en hospitales y centros de salud no quede obsoleta. En los últimos años, las CCAA vienen trabajando de forma satisfactoria a través del Plan Inveat en la renovación de equipos de alta tecnología en sus hospitales. Por ello, es necesario que a lo largo de la próxima legislatura se aborde, asimismo, la renovación de otras familias tecnológicas que también requieren actualización y se establezcan planes de renovación y mantenimiento permanente para los equipos obsoletos.

Estas propuestas, junto a otras igualmente importantes —como contar con un entorno regulatorio estable, fomentar la digitalización de la sanidad o la internacionalización del sector— que Fenin pone sobre la mesa, no entienden de colores o signos políticos. Porque si algo exige (se merece) la sanidad es el consenso, sumar esfuerzos y disponer de una financiación realista para dar respuesta a sus necesidades. Aprendamos del pasado, a partir del próximo 29 de mayo todos tenemos la oportunidad (y la responsabilidad) de comenzar una nueva página en blanco en la que la sanidad debería estar entre las prioridades de los nuevos gobiernos autonómicos.

* Margarita Alfonsel es secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, Fenin.

Quedan apenas unos días para que buena parte de los españoles elijan en las urnas a sus próximos representantes regionales y municipales. De aquí al 28 de mayo, y como viene ocurriendo desde que arrancó la campaña electoral, son días para que electores y elegibles sigan escuchando y proponiendo en un sentido bidireccional.

Ministerio de Sanidad Elecciones municipales y autonómicas