E.L.James, la reina de la novela erótica redobla los latigazos

La novelista exprime el universo '50 sombras de Grey' en su nueva novela. Su fortuna personal supera los 52 millones de euros

Foto: E.L.James, la reina de la novela erótica redobla los latigazos
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

Cuenta la leyenda que existe una tribu amazónica tan aislada del mundo que sus habitantes no han oído hablar de 50 sombras de Grey... Pues bien: eso ya se acabó. En el remoto caso de que aún quede alguien en el planeta Tierra que se haya librado de los azotes literarios de E.L.James (Londres, 1963), que sepa que pronto va a tener el culo como un tomate.

Sí, señores, la greymanía no ha hecho más que empezar… que se dice pronto: son ya tres años de achicharre cultural, pero la tormenta tórrida no amaina. Consejo de amigo a los incautos que creían que la cosa no podía dar más de sí: harían ustedes mejor en rendirse, bajarse los pololos y dejar que E.L.James les de lo suyo/les pegue fuerte en el culete: la novelista británica ha publicado nueva novela (Grey) en el mundo anglosajón pulverizando varios récords por el camino, como el de más libros vendidos en sus primeros tres días de venta en el Reino Unido, con 640.000 ejemplares, por no hablar del más de un millón de libros despachados en EEUU en sus primeros cuatro días. Grijalbo lo publicará en España el 16 de julio.

Cifras que habrán de sumarse a estas otras: la trilogía 50 sombras de Grey ha vendido 125 millones de libros en todo el mundo, 35 de ellos en EEUU. 

Pero para cifras mareantes las de la fortuna personal de E.L. James: 52 millones de euros, según The Guardian. Y eso que aún no se habían contabilizado los beneficios de la primera película de la saga, estrenada a principios de 2015, de cuyos 510 millones de euros recaudado en todo el mundo James se llevará una buena tajada.   

Como la historia se repite, primero como tragedia y luego como cuchufleta, el recibimiento dado por la crítica especializada a Grey ha sido aún más virulento que con la trilogía original, lo que no ha hecho más que aumentar el contraste palo crítico/ventas siderales. Por tanto, uno no puede evitar imaginarse a los críticos tratando de convencer a las palomas del parque de que no compren el libro, a la desesperada, confiando en que su mensaje cale al menos entre aves habituadas a dar carrete a monólogos en solitario y causas perdidas...  

La crítica ha vapuleado el nuevo libro. En balde: ya ha pulverizado varios récords. La trilogía original despachó 120 millones de ejemplares

En efecto, los enemigos de la tetralogía erótica persisten en su error. No, no es que los libros de E.L.James sean buenos o malos, es que esa no es la cuestión.

Lo que no parece entender un sector de la crítica es que el mérito de E.L.James no es literario, sino sexual: millones de mujeres se han enganchado a los libros porque atizan sus fantasías sexuales (proeza cultural donde las haya).

En ese contexto, decirle al lector que no debe leer a E.L. James porque no sabe escribir es tan absurdo como decirle a dos adolescentes en celo que dejen de hacer el amor porque la temperatura de la habitación no es la idónea...  

Eso sí, no se puede acusar a James de haberse herniado al escribir su nuevo libro, que cuenta la historia que ya contada en 50 sombras de Grey, pero desde el punto de vista del varón: ese ejecutivo/millonario de ensueño enganchado al sadomaso.

Visto lo visto, podríamos elucubrar sobre las dos frases favoritas de E.L. James: 1) "No pain, no gain". 2) "¿No queríais látigo?, pues vais a tener látigo y medio". Moraleja: nos vamos a ir todos calentitos para la cama. 

Animales de compañía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios