A Iberdrola le sale más barato matar a Carmona
  1. Cultura
  2. Animales de compañía
Carlos Prieto

Animales de compañía

Por

A Iberdrola le sale más barato matar a Carmona

El salto del político socialista a la vicepresidencia de la eléctrica destapa un lodazal ético: ¿Renunciaría usted a dinero por principios? ¿Contrataría la electricidad a satán si se la diera más barata?

Foto: Antonio Miguel Carmona comprando rosquillas. (EFE)
Antonio Miguel Carmona comprando rosquillas. (EFE)

“El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa.” Frase de George Bernard Shaw a punto de salir del top 10 mundial de aforismos crematísticos para hacer sitio a dos recientes glorias retóricas celtibéricas:

1) “[A Florentino] me sale más barato matarle y me quito de problemas” (exjefe de Seguridad de Iberdrola, mientras planificaba con Villarejo una encerrona a Florentino).

2) “Hay personas que tienen valor y personas que tienen precio. Yo no tengo precio” (Antonio Miguel Carmona, ‘diez’ minutos antes de fichar de vicepresidente de Iberdrola).

“Hay personas que tienen valor y personas que tienen precio. Yo no tengo precio”

Sí, es muy fácil criticar a Carmona desde la comodidad del sofá desvencijado, ¿pero renunciaría usted a 1.600 euros a la semana por principios? Mientras España responde a esa pregunta, Carmona lleva unos días bajo tierra por si acaso...

Vamos a meternos en la mente del exalcaldable socialista de Madrid: “¿A qué viene tanto escándalo? ¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, se pregunta quizá ahora Carmona, al que imaginamos paseando nervioso en batín mientras repite los siguientes nombres en alto: Jordi Sevilla, Miguel Boyer, Beatriz Corredor, Ángel Acebes, José María Aznar, Luis de Guindos, Narcís Serra, Miquel Roca, Felipe González... que atravesaron antes las puertas giratorias eléctricas.

Se podría acusar a Carmona, eso sí, de no tener el don de la oportunidad. La factura eléctrica está en máximos históricos, Gobierno y energéticas escenifican el choque de trenes… y Carmona irrumpe en la fiesta haciendo un trenecito.

La mala reputación

Dado que las relaciones de Carmona con Moncloa son reguleras (fue uno de los susanistas achicharrados cuando Sánchez resucitó), cabría pensar que el fichaje es una provocación de Iberdrola para poner en entredicho a los políticos en plena tormenta de mierda, aunque la explicación oficial también tiene miga: Iberdrola ha fichado a Carmona para “mejorar su imagen en España”. En efecto, la imagen de las eléctricas es mejorable, pero que el hombre fichado para recuperar la buena reputación sea recibido con escandalera, no parece el mejor comienzo.

También podría pensarse que al consumidor le trae al pairo la imagen de las eléctricas. Los españoles no quieren que suba la imagen, sino que bajen las facturas, y si el Cartel de Medellín ofrece energía a mitad de precio este invierno, no nos importará mirar hacia otro lado. Nos saldría más barato y nos quitaría de problemas.

Conclusión de toda esta entrañable historia sobre cash eléctrico: Florentino Pérez sigue vivo (¡y por muchos años!) y Antonio Miguel Carmona sí tenía precio, porque el dinero no es nada, pero un buen dinerete por un trabajo que no es precisamente una mina de sal siberiana, ya es otra cosa.

Antonio Miguel Carmona