La guerra civil europea (1914-1945)

La guerra civil europea (1914-1945). José Luis Comellas / 304 páginas / 17 euros. Comprar libroDescribir las dos guerras mundiales y los periodos que las precedieron

Foto: La guerra civil europea (1914-1945)
La guerra civil europea (1914-1945)

La guerra civil europea (1914-1945). José Luis Comellas / 304 páginas / 17 euros. Comprar libro

Describir las dos guerras mundiales y los periodos que las precedieron en menos de 300 páginas es una proeza solo capaz de ser realizada por un verdadero maestro. Esto es lo que nos ofrece el profesor Comellas en su última publicación, con un título muy sugerente tomado de la lectura de una obra del intelectual hindú Kavalam Manahava Panikkar, que concibe una “Edad europea” que va desde fines del siglo XV hasta mediados del siglo XX, en que se produce la “Guerra civil europea” que liquida la hegemonía de Europa, trasladando el centro del mundo a la Sociedad de Naciones en Nueva York.

El propio autor se pregunta si después de unos 60.000 títulos sobre la primera guerra y más de 250.000 sobre la segunda, muchos de ellos muy buenos, tiene sentido un trabajo más. Mi respuesta personal es un sí rotundo y agradecido, precisamente por la inabarcable bibliografía, por la inmensidad de datos disponibles, era imprescindible una síntesis explicativa, que tratase de dibujar las líneas de las mentalidades que pudieron desembocar en la trágica derrota de Europa.

“Explicar lo que pasó y por qué es en todo caso un intento que vale la pena (…) Y exponerlo con claridad y sencillez, sin pretensiones de sentar tesis intencionadamente llamativas, puede hasta cierto punto al menos, resultar agradecible”. Y este es otro de los puntos fuertes de este estudio, su tono propositivo, sugestivo, lejos de afirmaciones categóricas, la seriedad del historiador que reconoce todas las limitaciones pero no renuncia a intentar comprender.

Desarrolla la secuencia de ambos conflictos, porque parte de la unidad cultural, temperamental e histórica de Europa, aunque con características muy diferentes; en el primero, los estados mayores desbordaron a los gobiernos, implicando a muchos más países y territorios de los esperados en un conflicto inicial entre Viena y Belgrado, tras el asesinato del heredero al trono por un anarquista serbio; en el segundo, la voluntad bélica y revanchista solo aparece expresamente en Alemania, dirigida por un Hitler -no paranoico- pero sí presa de un delirio compulsivo, en palabras del psiquiatra Mauro Torres, que en aras de lograr su espacio vital y la hegemonía sobre el resto de los pueblos inferiores, especialmente los eslavos, no dudó en provocar y expandir una trágica guerra que se saldaría con unos 55 millones de muertos, más de 100 millones de heridos y 800 millones de afectados directamente por las hostilidades”.

Fue la guerra en que por primera vez murieron más civiles que combatientes, en que el racismo, especialmente contra los judíos, alcanzó “un nivel de genocidio tan sádico y radical, que su recuerdo quedará grabado como una de las mayores vergüenzas de Europa a lo largo de los siglos”.

Pero no es este el tema del libro, que rehúye el relato pormenorizado de los hechos para tratar de explicar el porqué de estos, y lo hace de un modo tan claro y ameno, que participamos activamente en los acontecimientos, es más, imprime un suspense a la narración que incluso nos deja soñar en multitud de coyunturas -a pesar de saber cómo se desarrollaron las dos guerras- con que todavía es posible que se evite esto o aquello.

Imposible resumir la sensacional síntesis de este historiador, fruto maduro de infinitas lecturas y una larga vida dedicada al estudio preferentemente del mundo contemporáneo, ver Historia breve del mundo reciente, junto a la astronomía, la ciencia y la música, en Historia sencilla de la música. Sí puedo, en cambio, recomendar apasionadamente su lectura, salpicada de abundantes comentarios a obras de otros especialistas en el punto tratado, que dota al texto de una vasta dimensión, al abrir infinitas ventanas al conocimiento. La bibliografía es utilísima, solo echo en  falta un índice onomástico que redondearía su uso.

Rincón de María Trincado
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios