Adivina quién llama a la puerta. La aventura de ser un niño acogido

Adivina quién llama a la puerta. La aventura de ser un niño acogido. María Arauz de Robles. 304 páginas; 19,50 euros. Comprar libro.Si no quieres cambiar tu

Foto: Adivina quién llama a la puerta. La aventura de ser un niño acogido
Adivina quién llama a la puerta. La aventura de ser un niño acogido
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min
    Adivina quién llama a la puerta. La aventura de ser un niño acogido. María Arauz de Robles. 304 páginas; 19,50 euros. Comprar libro.

    Si no quieres cambiar tu vida, no leas este libro. Si no quieres que tu percepción de la infancia, de la paternidad, de la maternidad, de la marginalidad social infantil, en definitiva del amor, cambie, no leas este libro. Porque adentrarse en él es un ejercicio de alto riesgo, es abrir la ventana a un huracán de emociones humanas, tan auténticas e imborrables como incontrolables.

    Mi agradecimiento hacia María Arauz de Robles es inmenso porque su obra es impresionante, impactante, adictiva y además escrita con enorme talento. No es fácil construir un relato imprimiéndole tanto suspense sin recurrir a situaciones o elementos extraordinarios, con una enorme economía de medios emocional. Apenas hay adjetivos, solo la desnuda y magistral exposición de las vidas de los niños y adultos que las han encarnado.

     El libro recoge cinco historias reales de acogimiento familiar en Madrid. Cinco historias muy diferentes, cinco historias como muestra de otras muchas, que ocurren cotidianamente, solo posibles por un esforzado entramado de amor, generosidad y profesionalidad. Historias muy, muy cercanas, con las que nos podemos cruzar por la calle.

    El acogimiento familiar parece de segunda categoría, todos sabemos lo que es la adopción, probablemente conozcamos a familias que han adoptado. Pero el acogimiento es mucho más desconocido y para mí, ¡rotundamente!, heroico. Heroico porque se basa en la provisionalidad, es decir en facilitar un núcleo familiar temporalmente, en la mayoría de los casos, ya que lo que se pretende es la reconstrucción de la familia biológica.

    O lo que es lo mismo, entregarte sin defensas ni reservas a una criatura que todavía es mucho menos tuya que los hijos de la propia sangre. Supongo que una locura y un sinsentido para muchos de los que puedan estar leyendo estas líneas, pero creo que una locura absolutamente imprescindible para que podamos seguir perteneciendo al género humano, para que podamos seguir hablando de sociedades y civilizaciones humanas. Estas familias se convierten en eficaces barreras contra el desaliento y la desesperación existencial, son auténticas referencias para recuperar el aprecio-locura por la vida.

     

    Pocas de las cosas verdaderamente humanas son medibles, explicables, cuantificables, incluso expresables, de ahí su poder de atracción, el asombro mudo que hacen brotar en nuestros corazones, el reavivar del fuego limpio y gratuito de la alegría de vivir. Una oportunidad nada desdeñable de ensanchar el corazón a cualquier edad, para lo cual nunca es tarde ni demasiado pronto, y de redescubrir el placer de leer.

    Rincón de María Trincado
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios