Hortelano vs Bolt: más que el color, la diferencia es tener piernas más largas

El plusmarquista español correrá este viernes junto a Bolt en Londres. Los estudios descartan grandes diferencias físicas entre negros y blancos. Solo la longitud de las piernas se diferencia

Foto: Bruno Hortelano, con su récord de España (EFE)
Bruno Hortelano, con su récord de España (EFE)

“Soy negro, pero hago marcas de blanco”. La frase es de Pedro Pablo Nolet. La pronunció hace años y se me quedó grabada al instante. El velocista asturiano reconocía así implícitamente la superioridad de los velocistas de piel de ébano y añadía una buena dosis de humildad al reconocer que su nivel estaba por debajo de los grandes sprinters caribeños y norteamericanos. 

La realidad es que desde la retirada del ucraniano Valery Borzov, la velocidad pertenece a los atletas de color. Su superioridad es abrumadora y los rankings mundiales apenas cuentan con velocistas blancos en los puestos de honor. El escocés Wells, el italiano Mennea o el francés Lemaitre son las escasas excepciones en medio de un abrumador dominio de jamaicanos, estadounidenses y triniteños en los últimos 40 años.

Bruno Hortelano es la última incorporación de los velocistas de raza blanca a las inmediaciones del muro de los 10.00 en los 100 metros. Con los 10.06 que logró en Moratalaz en junio (aun teniendo en cuenta que la altitud de Madrid puede haberle regalado 0,03 segundos), el velocista español se sitúa ya con posibilidades de ingresar en el club de los nueve segundos en el hectómetro.

Javier Arques, uno de los más grandes velocistas españoles, está convencido de que Hortelano romperá el muro de los 10.00. “Lo conseguirá un día u otro, cuando se den las condiciones necesarias. Es un gran velocista y nos dio una gran alegría el día del récord. Incluso creo que se dejó llevar un poco y quizá podía haber corrido en 10.04”.

Este viernes, Bruno Hortelano vuelve a los 200 metros. Es el flamante campeón de Europa y debe batir el récord de España en el Estadio Olímpico de Londres. Correr con Usain Bolt de liebre puede recortar mucho a los 20.39 que tiene como actual récord de España. “Yo creo que Bruno ya vale al menos 20.20. Para mí, se trata sin duda ninguna de un especialista de 200. Es la gran noticia. Ya era hora de que hubiera un nuevo Pietro Mennea, y encima español. Tiene unos metros finales sensacionales, como los del italiano”.

Arques, el atleta que llevó el récord de España de los 100 metros hasta 10.21 en los años ochenta, destaca una cualidad física muy concreta en Hortelano. “Me impresionan sus pies, en las carreras que le he visto me parece que su principal virtud está ahí: en su forma de impulsar al contacto con el suelo. Es muy bueno”.

La explosión de Bruno, según Arques, no debe hacernos olvidar a Ángel David Rodríguez, el Pájaro, el hombre que ha dominado la última década de la velocidad española. “Sería injusto que Hortelano borrara de golpe todo lo que ha conseguido el Pájaro. Ojalá hubieran coincidido los dos en el tiempo en sus mejores años. Habría sido una gozada”.

Hortelano, la última sensación entre los velocistas de raza blanca, vuelve a poner sobre la mesa el debate acerca de cuáles pueden ser las causas de la superioridad de los velocistas afroamericanos. Y lo cierto es que desde hace años se barajan multitud de explicaciones (teorías genéticas, hipótesis acerca de una supuesta selección natural o estudios sobre la composición muscular) para intentar comprender desde el punto de vista de la fisiología del deporte un hecho que es incuestionable: los velocistas de raza negra son los más rápidos. Sin embargo, la mayoría de los estudios en Fisiología han fracasado a la hora de encontrar diferencias significativas a nivel muscular entre blancos y negros.

Un trabajo llevado a cabo en la Universidad de Indiana (EEUU) profundizó en la llamada ‘arquitectura muscular’ con la idea de determinar si las diferencias en la distribución y en la cantidad de la masa muscular estaban condicionadas por la raza. En el estudio analizaron las características musculares de un total de 44 jugadores universitarios de fútbol americano, de los cuales 31 eran blancos y 13 eran de raza negra. Mediante técnicas de pesaje hidrostático se determinó el porcentaje de grasa corporal y el de la llamada masa libre de grasa. Así mismo, se efectuaron mediciones del volumen muscular por medio de ecografías en 13 partes diferentes del cuerpo, entre ellas los músculos tríceps, vasto lateral (en el muslo) y gemelo interno.

El estudio fracasó a la hora de confirmar las hipótesis de los investigadores, que esperaban encontrar diferencias significativas en la arquitectura muscular. Desde el punto de vista del volumen, el experimento mostró datos muy similares entre los jugadores de fútbol americano pertenecientes a las dos razas. Los jugadores negros presentaron un promedio de 89,9 kilos de masa libre de grasa, frente a los 89,1 kilos de los blancos. Tampoco se hallaron diferencias interraciales en la relación entre la talla y el peso de los deportistas. Sin embargo, uno de los resultados del estudio sí podría explicar la gran diferencia en el rendimiento deportivo de los miembros de las distintas razas. 

A pesar de no encontrar lo que buscaban, los científicos sí apreciaron variaciones en la proporción que representaban las piernas respecto al conjunto del cuerpo. Las piernas de los deportistas negros medían más en relación con la talla total que las de los blancos. Y precisamente aquí puede residir una de las explicaciones de su superioridad en las carreras: la mayor longitud de las extremidades inferiores, que hacen de palancas de impulsión, aumentaría la velocidad de los atletas de color. Todo esto se recogía en la conclusión del estudio. Aunque no se logró encontrar diferencias importantes en la distribución muscular de blancos y negros, sí se apreciaron diferencias en parámetros anatómicos.

Un estudio posterior comparó 15 velocistas italianos con 13 de Senegal. De nuevo, la investigación confirmó una mayor longitud de piernas en comparación con el resto del cuerpo en los velocistas de color. Los italianos tenían piernas más cortas y más pesadas. La economía de esfuerzo fue un importante parámetro desvelado por este trabajo.

Este viernes, Hortelano (con 1,81 metros de estatura) se mide a los mejores velocistas de raza negra en Londres, entre ellos Usain Bolt (1,95). Lo hará sin complejos, como actual campeón de Europa. Es blanco, pero hace marcas de negro.

Hortelano vs Bolt: más que el color, la diferencia es tener piernas más largas

440 yardas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios