De la mano de Dios a los manazas de la FIFA (y el bocazas de Roures)

Treinta años después del gol de Maradona a Argentina con la mano, en el Mundial de Clubes que se disputa en Japón se utilizó por primera vez el vídeo para pitar un penalti... y la pifiaron

Foto: Imagen del famoso gol que Maradona le marcó con la mano a Inglaterra en el Mundial de Méxio 86
Imagen del famoso gol que Maradona le marcó con la mano a Inglaterra en el Mundial de Méxio 86

En junio de este 2016 que está a punto de acabar se cumplieron 30 años de la famosa 'mano de Dios' de Maradona en el Argentina-Inglaterra del Mundial de México. "Gracias a Dios, que me dio el impulso del salto para llegar con la mano en el primer gol que les hice a los ingleses porque con este metro sesenta y siete no podía llegarle de ninguna manera a (Peter) Shilton", dijo el 10. "Por eso se me ocurrió decir que fue la mano de Dios más que un gol mio", explicó el argentino sobre la muletilla con la que se recuerda lo que él siempre consideró "un golazo tremendo". Eso sí, fue el segundo, el 2-0 definitivo y por algo considerado el gol del Siglo, el que más le gustó. En su cabalgada desde el centro del campo dejó sentados a Peter Beardsley, Peter Reid, Terry Butcher, a éste por dos veces, Terry Fenwick y el mencionado Shilton. "El de la 'mano de Dios' no fue más lindo que el otro, pero el morbo está en el gol con la mano", admitió Maradona.

Pues bien, 30 años después, ese gol marcado con 'la mano de Dios' no habría subido al marcador, al menos en el Mundial de Clubes -más conocido como Mundialito por su poca trascendencia, sobre todo si no lo ganas- que se disputa estos días en Yokohama. Sabido es que este torneo no sólo le sirve a la FIFA para hacer caja ampliando la convocatoria de lo que era la antigua Intercontinental a equipos de todos los continentes, sino que también lo utiliza para hacer experimentos. Así, en la presente edición, la del regreso a Japón y en la que el Real Madrid representa a la UEFA y, por tanto, es el indiscutible favorito para colgarse la escarapela de mejor equipo del mundo, se han empezado a probar los árbitros asistentes de vídeo (VARs). Con la tecnología utilizada ya para esclarecer los llamados goles fantasma en varias ligas -todas las importantes, menos la de Tebas y Roures-, la FIFA ha dado un paso más, aunque el primero fuera en falso.

Durante la primera semifinal, disputada entre el Atlético Nacional colombiano y el Kashima Antlers japonés, el árbitro húngaro Viktor Kassai recurrió al vídeo para señalar un penalti a favor del equipo nipón. Después de revisar una jugada en la que los anfitriones pidieron penalti, los mencionados VARs tardaron un minuto en avisar a Kassai para que detuviera el partido, revisara la acción en un monitor colocado junto al terreno de juego y tomara una decisión sobre una acción que en directo no había visto.

Viktor Kassai revisó el vídeo, pero no vio el fuera de juego
Viktor Kassai revisó el vídeo, pero no vio el fuera de juego

Penalti a favor del Kashima

De esta forma, lo que también había pasado inadvertido para su auxiliar -antes llamados jueces de líneas-, acabó convirtiéndose de forma inesperada en un penalti a favor del Kashima que Shoma Doi transformó en el 1-0 y de esta forma inició el camino hacia la sorprendente victoria de los japoneses por 3-0. Claro que en lo que no reparó el trencilla húngaro fue que en la misma acción había fuera de juego previo del jugador que, efectivamente, fue claramente zancadilleado dentro del área.

Viktor Kassai revisó el vídeo y no vio o no le mostraron el fuera de juego previo, porque lo más grave es que no lo vieran sus nuevos asistentes. ¿Que la nueva tecnología no se utiliza para los fueras de juego porque, entre otras posibles razones, los partidos se harían interminables? Es posible, pero en el caso de que, como sucedió en el Atlético Nacional-Kashima Antlers, si al examinar un posible penalti ven que hay un fuera de juego previo, ¿por qué no dejaron seguir y aquí paz y después gloria? En lugar de ayudar, lo que realmente hicieron fue dejar en evidencia a Kassai, y por dos veces, pues no pitó ni el fuera de juego ni el penalti.

En teoría, y seguro que en la mayor parte de la práctica, los VARs pueden servir para esclarecer incidentes graves, como goles, penaltis, tarjetas rojas o casos de identidad equivocada, pero siempre con criterio, no dedicándose únicamente a llamar al árbitro a la banda para que sea él quien tome una decisión. Y es que los VARs juegan un papel de apoyo junto con los dos árbitros asistentes y el cuarto árbitro, pero el colegiado principal es el que tiene que tomar la decisión y precisamente por ello debe tener toda la información antes de hacerlo.

“La salsa del fútbol tiene que ver con los errores que se cometen y que cometen los árbitros", soltó hace unos días Jaume Roures en una de sus periódicas -y por tanto extrañas- intervenciones en la Cope,. "La diferencia es que en general nosotros tenemos unos árbitros bastante flojos. Cuando un jugador falla mucho, lo sientan, pero a un árbitro que falla mucho no lo sientan”, añadió el empresario catalán y dueño de los derechos televisivos del fútbol español. “¿Y si sientan al árbitro, de qué hablaríamos?”, le rebatieron para dejarle callado.

Volviendo a lo serio, según informaron desde el máximo organismo del fútbol mundial, los árbitros y los VARs del Mundial de Clubes de Japón 2016 han participado en intensas sesiones teóricas y prácticas organizadas por el Departamento de Arbitraje de la FIFA durante la semana previa a la competición, aunque en la primera oportunidad que se tuvo que echar mano de ellos, la pifiaron y llegó la polémica. Sí, en treinta años hemos pasado de la mano de Dios a los manazas de la FIFA (y el bocazas de Roures). Por suerte o por desgracia, el fútbol es otra historia y eso es precisamente lo que lo hace único.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios